Visita al Santísimo de San Alfonso Mª Ligorio

Visita al Santísimo de San Alfonso Mª Ligorio

31 de julio de 2022 0 Por admin

A cualquier alma que visita a Jesús en el Santísimo Sacramento, le dice el Señor las palabras que dijo a la Sagrada Esposa: Levántate, date prisa, amiga mía, hermosa mía, y ven. Alma que me visitas, levántate de tus miserias que aquí estoy yo para enriquecerte de gracias.


Date prisa, llégate cerca de mí, sin temer mi Majestad, que se humilla en este Sacramento para quitarte el temor y darte confianza. Amiga mía: ya no eres mi enemiga, sino mi amiga, porque me amas y yo te amo. Hermosa mía: la gracia te hermosea. Y ven, ven acá; abrázate conmigo y pídeme lo que quieras con suma confianza.

Decía Santa Teresa que este gran Rey de la Gloria se ha ocultado bajo las especies de pan en el Sacramento y ha cubierto su Majestad, para animarnos a llegar con más confianza a su divino Corazón.

Acerquémonos, pues, a Jesús con gran confianza y afecto; unámonos con ÉL y pidámosle mercedes.

¡Cuál debe ser mi gozo, oh Verbo eterno hecho hombre y Sacramento por mí, sabiendo que estoy delante de Vos, que sois mi Dios, Majestad infinita, infinita bondad, que tanto amor tenéis a mi alma! ¡Almas que amáis a Dios, dondequiera que estéis, en el Cielo o en la tierra, amadle también por mí! María, madre mía, ayudadme a amarle; y Vos, Señor amadísimo, sed el único objeto de todos mis amores. Imperad en mi voluntad y poseedme por entero.

Os consagro mi entendimiento, para que piense siempre en vuestra bondad; os consagro mi cuerpo, para que me ayude a complaceros; os consagro mi alma, para que sea enteramente vuestra. Quisiera, amado de mi alma, que todos los hombres conociesen el tierno amor que les tenéis, a fin de que todos viviesen sólo para honraros y complaceros, como deseáis y merecéis. Viva yo a lo menos siempre enamorado de vuestra belleza infinita.

De hoy en adelante quiero hacer cuanto pueda para agradaros. Propongo abandonar cualquier cosa que entienda no ser de vuestro gusto, por mucho trabajo que me cueste, aunque hubiese de perderlo todo, hasta la vida. ¡Dichoso yo si lo perdiese todo para ganaros a Vos, Dios mío!

Oh, insensatos mundanos! –dice San Agustín-; desdichados, ¿adónde vais para satisfacer vuestro corazón? Venid a Jesús , que sólo Él puede daros el contento que buscáis.” Alma mía, no seas tú tan insensata; busca sólo a Dios, busca el bien en el que están todos los bienes, como dice el mismo Santo. Y si quieres hallarle pronto, aquí le tienes cerca de ti; dile lo que deseas, pues está en el Sagrario para oírte y consolarte.

No todos, dice Santa Teresa, consiguen hablar al rey; lo más que algunos logran es hablarle por medio de tercera persona. Mas para hablar con Vos, oh Rey de la Gloria, no se necesitan mediadores: todos os hallan siempre dispuesto a darles audiencia en el Sacramento del altar. Cualquiera que os desea os halla siempre aquí y os habla familiarmente. Llegar a la persona del rey y hablarle cara a cara , puesto que alguno lo consigue, ¿qué de diligencias no supone? Porque los reyes de la tierra dan audiencia pocas veces al año. Pero Vos, en este Sacramento, siempre que nosotros queremos, nos dais audiencia, lo mismo de noche que de día.

¡Oh, Sacramento de amor, que ya dándoos en la Comunión, ya permaneciendo en los altares, sabéis, con los dulces hechizos de vuestro amor, atraer a tantos corazones que enamorados de Vos, pasmados por tanta bondad, arden felicísimos en vuestro amor y piensan siempre en Vos!: atraed también este miserable corazón mío, que desea amaros, y vivir esclavo de vuestro amor.

Por mi parte entrego, de hoy en adelante, en manos de vuestra bondad, todos mis intereses, todos mis afectos y esperanzas, mi alma y mi cuerpo y todo mi ser. Aceptadme, Señor, y disponed de mí como os agrade. No quiero, no quejarme más de vuestras santas disposiciones; pues sé que, procediendo de vuestro amoroso Corazón, amorosas y para mi bien han de ser todas ellas.

Bástame que las queráis Vos, para quererlas yo también en el tiempo y en la eternidad. Haced en mí y de mí cuanto queráis; únome enteramente a vuestra voluntad, que es soberanamente buena, y bella, y perfecta, y amable. ¡Oh, voluntad de mi Dios, cuan agradable eres para mí! Quiero vivir siempre y morir unido y sujeto a ti. Tu gusto es mi gusto; y quiero que tus deseos sean mis deseos.

Dios mío, Dios mío, ayudadme; haced que desde hoy viva sólo para Vos, sólo para querer lo que queráis sólo para amar vuestra amable voluntad. Muera yo por vuestro amor, ya que Vos moristeis por mí, y por mí os hicisteis alimento del alma.

Maldigo aquellos días en que hice mi voluntad con tanto disgusto vuestro. Os amo, ¡oh, voluntad de Dios!, cuanto amo a Dios, puesto que sois Dios mismo. Os amo con todo mi corazón, y a Vos me entrego sin reserva.


San Alfonso María de Ligorio, Visitas al Santísimo Sacramento y a María Santísima