UCRANIA PIDE ORACIÓN

UCRANIA PIDE ORACIÓN

20 de febrero de 2022 0 Por admin

NOTICIA DE MEDJUGORJE INFO

Los cristianos ucranianos rezan al aire libre, en la nieve, por su país en peligro de guerra. Mañana será un día de ayuno y oración organizado por funcionarios locales de la iglesia en Ucrania. Oremos por nuestra familia cristiana en Ucrania en estos momentos especialmente críticos; que Dios dé sabiduría, discernimiento, fortaleza, coraje, protección a sus hijos, autoridades y a toda la población!

(Medjugorje Info)


«¿Correrá Europa hacia el abismo, hacia un verdadero suicidio? ¿Se reducirá el mundo civilizado a un campo de muerte? Así, inspirados en la carta de Benedicto XV «a los jefes de los pueblos beligerantes» de agosto de 1917, en plena Primera Guerra Mundial, los participantes en la asamblea plenaria de la Congregación para las Iglesias Orientales, recibidos en audiencia en la mañana de este 18 de febrero por el Papa Francisco, hicieron un llamamiento a la paz en Ucrania, donde los vientos de guerra aún no se han calmado.

Durante la audiencia con el Papa Francisco, este 18 de febrero, a través del saludo del cardenal prefecto Leonardo Sandri, los participantes en la plenaria de la Congregación para las Iglesias Orientales, junto con ocho patriarcas y arzobispos mayores de esas Iglesias, repitieron las fuertes palabras a favor de la paz de Benedicto XV en 1917, ante «la amenaza de nuevos sufrimientos y conflictos en la ya probada Ucrania».

Con el corazón y la mente a «nuestros hermanos y hermanas en Ucrania»
Lo expresaron a través de las palabras del Cardenal Leonardo Sandri, Prefecto del Dicasterio Vaticano, que cerró su saludo al Papa en la audiencia con el llamamiento, recordando que la Congregación para las Iglesias Orientales nació el 1 de mayo de 1917 precisamente por decisión del Papa Benedicto XV. Junto con los participantes en la conferencia por el 25 aniversario de la Instrucción «El Padre Incomprensible», para la aplicación de las prescripciones litúrgicas del Código de Cánones de las Iglesias Orientales, dirigieron «el pensamiento y el corazón» a «nuestros hermanos y hermanas de Ucrania». Empezando por el arzobispo mayor de la Iglesia greco-católica, Sviatoslav Shevchuk, «que ha querido permanecer cerca de su pueblo en estos días, y abrazando a todos los hijos e hijas de ese país, greco-católicos y católicos latinos, ortodoxos y miembros de otras confesiones y religiones».

Con Benedicto XVI contra la «locura universal» de la guerra
Sus palabras son las del Papa Benedicto XV y sus sucesores hasta Francisco, contra la «locura universal» que amenaza con arrollar a Europa. «Ante la amenaza de nuevos sufrimientos y conflictos en la ya probada Ucrania», dijeron los patriarcas y arzobispos mayores de las Iglesias orientales católicas presentes, con los delegados de sus comisiones litúrgicas y los miembros de la Congregación, «elevamos una vez más el grito por la paz, y renovamos un caluroso llamamiento a quienes tienen en sus manos el destino de las naciones». Lo hacen, explicó el cardenal Sandri, «movidos por un deber de conciencia y escuchando el grito de la humanidad: ‘Nunca más la guerra'».

«Nada se pierde con la paz, todo con la guerra»
«Reflexionen – son las palabras de Benedicto XVI retomadas en el llamamiento-sobre su gravísima responsabilidad ante Dios y ante los hombres; de sus resoluciones dependen la paz y la alegría de innumerables familias, la vida de miles de jóvenes, la misma felicidad de los pueblos, que ustedes tienen el deber absoluto de procurar». Que el Señor, «que es el Rey de la justicia y de la paz -continúa el llamamiento-, los inspire a tomar decisiones sabias para la humanidad que los mira: recuerden que ‘nada se pierde con la paz, todo se pierde con la guerra'». En el futuro, concluye el mensaje leído por el Cardenal ante el Papa, «puedan ser llamados bienaventurados, porque han construido la paz, y han transformado las lanzas y las armas de hoy en guadañas e instrumentos de prosperidad y bienestar para los pueblos».

Una conferencia al estilo de compartir y escuchar
Por último, el cardenal Sandri agradeció al Pontífice «por seguir siendo para nosotros y nuestras Iglesias católicas orientales, Padre y artífice de la paz y la reconciliación». Antes, en su saludo, recordó que en la preparación de la conferencia, que comenzó precisamente ayer en el Agostinianum hasta el 22 de febrero, los trabajos de los miembros de la Congregación con los delegados de las comisiones litúrgicas de las Iglesias orientales católicas comenzaron el miércoles 16, con la esperanza de que «el estilo de compartir y escuchar caracterice no sólo estas jornadas romanas, sino la vida cotidiana de nuestra Iglesia».

El pasado 26 de enero, el Santo Padre convocó una jornada de oración por la paz. En aquel entonces pedía a todos los católicos del mundo «rezar por la paz con el Padre Nuestro: es la oración de los hijos que se dirigen al mismo Padre, es la oración que nos hace hermanos, es la oración de los hermanos que imploran la reconciliación y la concordia». Ucrania es un pueblo que sufre; han pasado hambre, han sufrido mucha crueldad y merecen la paz», recalcó el Santo Padre.

La agencia Ayuda a la Iglesia Necesitada, ACN, dió a conocer el trabajo de la religiosa dominica María Mayo, que desde Kiev atienden a la Casa de los Niños de Dim Ditey, destinada a ayudar a los menores más desfavorecidos.
Andriy Zelinskyy,

En el programa Perseguidos pero no olvidados de Radio María y la fundación pontificia ACN, ha mandado un mensaje de agradecimiento y tranquilidad: «Muchas gracias por las oraciones, son muy necesarias. Pero aquí vivimos con normalidad, llevamos ocho años de guerra en el este del país y vivimos con tranquilidad este momento de tensión».

La religiosa lleva, tal y como cuenta Josué Villalón para ACN, diez años viviendo en Ucrania aunque antes ha estado en distintos países de África, donde, también entonces, ha tenido que lidiar con las tensiones propias de un conflicto armado. «Recuerdo que en aquel entonces las madres catequistas de la misión nos daban las gracias por seguir con ellos pese a la guerra. Ahora está claro que no queremos irnos. Cuando llegue ese momento habrá que volver a discernir si ponemos a los demás en riesgo por hacerlo. Pero cuando lleguemos a ese puente ya cruzaremos ese río», reconoce la religiosa.

Ucrania es un país de mayoría cristiana, donde los ortodoxos suponen más del 70 % de la población, según datos del Informe Libertad Religiosa en el Mundo 2021 de ACN. Los católicos son solo un 10 %, unos cinco millones de personas, de los cuales, la mayoría, son de rito bizantino, aunque también hay un pequeño grupo de católicos de rito latino, cerca de 500.000 fieles. Según cuentan desde Ayuda a la Iglesia Necesitada, desde hace más de 40 años, la ACN lleva trabajando en Ucrania, antes incluso de la caída del comunismo. Solamente en 2020, el país del este de Europa fue el segundo que más ayuda requirió. Los fondos destinados por la fundación pontificia fueron destinados, principalmente, para la formación del clero y la reconstrucción de iglesias, monasterios, seminarios y casas parroquiales; de los cuales muchos de ellos fueron confiscados o destruidos durante el control soviético.

La Casa de Dim Ditey, por su parte, ha recibido también apoyo de ACN para la reparación del tejado de este hogar y, en los últimos tiempos, para la atención sanitaria de los niños frente a la COVID-19. La dominica Mayo agradece este apoyo y resalta «su presencia constante, no solo ahora frente a este conflicto, sino siempre dando visibilidad a Ucrania, un país que ha sufrido mucho en el pasado comunista, pero que sigue sufriendo».