Todo puede pasar en muy poco tiempo…

Todo puede pasar en muy poco tiempo…

21 de marzo de 2022 0 Por admin

¿QUÉ SUCEDE EN EL TIEMPO DE LOS SECRETOS A LOS QUE NO SE HAN CONVERTIDO?

Padre Livio – Radio María Italia


Queridos amigos,

Todo puede pasar en muy poco tiempo. Lo que Nuestra Señora nos ha dicho todos estos años, especialmente en el tiempo de la pandemia, se está haciendo realidad ante nuestros propios ojos.

No cabe duda de que hemos entrado en el tiempo de las pruebas, que debemos afrontar espiritualmente preparados y sin miedo, porque Nuestra Señora nos asegura que está y estará con nosotros.

Todo cambió en poco tiempo. No nos dejemos atrapar por la agitación y la confusión, el miedo y el desánimo, sino mantengamos la mirada fija en Jesús, que «es la luz del mundo y en él hay paz y esperanza».

Apliquémonos cada día en lo que debemos hacer, vigilantes en la oración y decididos a hacer el bien, poniendo nuestra vida y nuestra familia en manos del Todopoderoso.

No olvidemos, pase lo que pase, que Nuestra Señora ha preparado un plan, a través del cual conducirá al mundo hacia un tiempo de paz.

Habiendo visitado la tierra para destruirla, invocamos la protección del Arcángel San Miguel, para aniquilarla con la deslumbrante espada de la humildad.

Nuestra Señora no está preocupada por el futuro, incluso si las mentes ciegas y los corazones pervertidos intentan prevalecer con los medios inimaginables que han amenazado.

En los últimos años Nuestra Señora ya ha preservado a la humanidad del holocausto nuclear y en el tiempo de los secretos estará presente para hacer triunfar a su Inmaculado Corazón sobre las hordas infernales.

La Madre, en cambio, está ansiosa por aquellos hijos suyos que entran en el tiempo de la decisión con el corazón endurecido por la incredulidad, el odio y la soberbia.

Entonces será demasiado tarde, porque Satanás está listo para la gran incursión y mantendrá encadenadas a sí mismo las almas que ha capturado.

Qué duro les será sentirse condenados al infierno eterno, después de haber visto derrumbarse el mundo perverso que han construido.

La Madre nos ruega “otra vez, otra vez, otra vez” que oremos por aquellos hijos suyos que no han encontrado el amor de su Hijo.

Ayudemos a Nuestra Señora y seremos ayudados. No perdamos de vista lo único verdaderamente necesario, especialmente en estos tiempos: la salvación eterna de nuestras almas.


Padre Livio Radio María