San José, Patriarca obediente al Padre

San José, Patriarca obediente al Padre

16 de marzo de 2022 0 Por admin

«Levantaos, tomas el niño y a su madre, huid a Egipto y permaneced allí hasta que se os ordene volver…»

PREPARACIÓN PARA CONSAGRARSE COMO ESCLAVO DE CONFIANZA AL CASTO CORAZÓN DE SAN JOSÉ 


San José, mi padre y señor, tú que fuiste guardián fiel del Hijo de Dios y de su Madre Santísima; la Virgen María, alcánzame del Señor la gracia de un espíritu recto y de un corazón puro y casto para servir siempre mejor a Jesús y María. Amén.


Oración de San Juan XXIII
¡San José, guardián de Jesús y casto esposo de María, tu empleaste toda tu vida en el perfecto cumplimiento de tu deber. Tu mantuviste a la Sagrada Familia de Nazaret con el trabajo de tus manos. Protege bondadosamente a los que se vuelven confiadamente a ti. Tu conoces sus aspiraciones y sus esperanzas. Ellos se dirigen a ti porque saben que tu los comprendes y proteges. Tu también supiste de pruebas, cansancio y trabajo. Pero, aun dentro de las preocupaciones materiales de la vida, tu alma estaba llena de profunda paz y cantó llena de verdadera alegría debido al íntimo trato que gozaste con el Hijo de Dios que te fue confiado a ti a la vez a María, su tierna Madre. Amén.


DÍA 23
ACTO DE CONTRICIÓN
¡Oh, Dios Omnipotente!, arrepentido por las muchas culpas que he cometido contra tu divina majestad en este día, vengo a solicitar de tu misericordia infinita tu generoso perdón. Por la valiosa intercesión del Santísimo Patriarca Señor San José te suplico humildemente que me concedas nuevas gracias para servirte y amarte, a fin de que después de haber combatido denodadamente en esta vida, tenga la dicha de alcanzar el galardón eterno a la hora de la muerte. Así sea.


CATECISMO DE SAN JOSÉ
24-¿Porque se refugió José en Egipto?Herodes engañado por los magos y temiendo que el niño que iban a adorar fuese un día el que le echara de su trono, dio orden de asesinar a todos los niños de menos de dos años que se hallaran en Belén y sus alrededores, creyendo que por estas medidas, el niño que había nacido y que le habían dicho que era el Mesías, seria incluido en el asesinato, y no escaparía a su venganza.Pero el cielo velaba por su conservación y mientras que Herodes meditaba su cruel designio, un ángel se apareció a José en sueños, y le dijo: “levantaos, tomas el niño y a su madre, huid a Egipto y permaneced allí hasta que se os ordene volver: porque Herodes se dispone a buscar al niño, para hacerle morir.” Y José, añade la escritura santa, se levantó al punto, huyo con el niño y su madre, y se retiró a Egipto. Luego si José huye de su querida patria, y conduce a Jesús y a María a Egipto, es por obedecer las órdenes del cielo: es para evitar que el niño que le ha sido confiado caiga bajo los golpes del furor de Herodes.El lugar del destierro está muy distante; hay cerca de ciento cuarenta leguas del país natal; el viaje será, por consecuencia, pesado, durará cerca de quince días; no importa, el cielo habla, el niño está en peligro y José obedece. ¡Que fe! ¡Que obediencia!


Aquí se rezan 7 Padre Nuestros y 7 Ave Marías en honor de los dolores y gozos del Señor San José.


Revelación de los siete dolores y de los siete gozos.



Tercer dolor.La circuncisión de Jesús. El octavo día después del nacimiento de Jesús, María y Jose llevaron el niño al templo de Jerusalén, para que fuese circuncidado.  Primera efusión de la sangre redentora, calvario preparatorio del Niño Jesús.  Entregando su carne virginal al cuchillo, el Hijo de Dios hizo acto de obediencia a las leyes religiosas de su país; no era bastante, puesto que tenia por punto de mira una ley mas terrible para el en sus consecuencias, cual era la de constituirse, con respecto a su Padre y a su justicia, pecador público, único, universal y víctima expiatoria del genero humano.  En tanto que el pontífice le marca con la incisión legal, Jesús abre su corazón a la acción del Sacerdote eterno y le súplica que grabe en el  la ley terrible pero consoladora del rescate del genero humano. ¡Cuánto debió oprimirse el corazón de José al ver los primeros sufrimientos de este querido niño cuyo divino origen conocía!  No obstante, sometido a la voluntad de  Dios, no vacila: se le pide su hijo y lo entrega con admirable y valerosa resignación. Jesús os da las primicias de su sangre; dadle las  primicias de su sangre; dadle  las primicias de vuestro corazón.  Jesús quiere de vosotros un corazón.  Jesus quiere de vosotros un corazón limpio, un corazón inmolado, un corazón pronto para todos los sacrificios. Imitemos a José y demos a Jesús el corazón que pide. Privémonos algunas veces de los placeres legítimos, a fin de que seamos mas intrépidos  en la práctica de la virtud, la cual no vive sino de sacrificios.  San José nos ayudará.



Tercer gozo.   Imposición del nombre dc Jesús.
Cuando, en el día de la circuncisión, el cuchillo del sacrificador hubo tocado la carne del divino Niño, parece que Dios quiso cicatrizar la llaga de la víctima imponiéndole este nombre de Jesús como un bálsamo lleno de dulzura y de unción. Nombre que procedía del cielo: fué el ángel quien lo designó á San José. Y sólo él, el primero de todos los mortales, él, José, abrió sus labios para decir y repetir este nombre tan corto y sin embargo tan lleno de cosas: ¡Jesús! a cuyo nombre todos se arrodillan en el cielo, en la tierra y en los infiernos;  ¡Jesús! delicia de los ángeles ; ¡Jesús! , «dulce melodía» en los labios de los niños;  ¡Jesús! , «panal de miel» en boca de los ancianos.


M E M O R A R E
Acordaos, ¡oh castísimo esposo de la Virgen María, San José, mi amable protector, que nunca se ha oído decir que ninguno de los que ha invocado vuestra protección o implorado vuestros auxilios, hayan quedado sin consuelo. Lleno de confianza en vuestro poder, llego a vuestra presencia, y me recomiendo con fervor!¡Ah! No desdeñéis mis oraciones, oh vos, que ha­béis sido llamado padre del Redentor, sino escu­chadlas con benevolencia, y dignaos recibirlas favo­rablemente. Así sea.
Trescientos días de indulgencias (una vez por día) apli­cables a los difuntos. (Breve de N. S. P. el Papa León XIII.)


ORACIONES
Oh custodio y padre de vírgenes San José, a cuya fiel custodia fueron encomendadas la misma inocencia Cristo Jesús y la Virgen de las vírgenes María. Por estas dos queridísimas prendas, Jesús y María, te ruego y te suplico me alcances que, preservado de toda impureza, sirva siempre con alma limpia, corazón puro y cuerpo casto a Jesús y a María. Amén.
Haz, oh José, que nuestra vida transcurra tranquila y que siempre sea segura bajo tu patrocinio.


¡Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía!¡Jesús, José y María, asistidme en vida y en mi última agonía!¡Jesús, José y María, expire en paz con Vos el alma mía!

San José, mi padre y señor, tú que fuiste guardián fiel del Hijo de Dios y de su Santísima Madre, la Virgen María, alcánzame del Señor la gracia de un espíritu recto y de un corazón puro y casto para servir siempre mejor a Jesús y a María. Amén.


Súplica a San José
José dulcísimo y Padre amantísimo de mi corazón, a ti te elijo como mi protector en vida y en muerte; y consagro a tu culto este día, en recompensa y satisfacción de los muchos que vanamente he dado al mundo, y a sus vanísimas vanidades. Yo te suplico con todo mi corazón que por tus siete dolores y goces me alcances de tu adoptivo Hijo Jesús y de tu verdadera esposa, María Santísima, la gracia de emplearlos a mucha honra y gloria suya, y en bien y provecho de mi alma. Alcánzame vivas luces para conocer la gravedad de mis culpas, lágrimas de contrición para llorarlas y detestarlas, propósitos firmes para no cometerlas más, fortaleza para resistir a las tentaciones, perseverancia para seguir el camino de la virtud; particularmente lo que te pido en esta oración (hágase aquí la petición) y una cristiana disposición para morir bien. Esto es, Santo mío, lo que te suplico; y esto es lo que mediante tu poderosa intercesión, espero alcanzar de mi Dios y Señor, a quien deseo amar y servir, como tú lo amaste y serviste siempre, por siempre, y por una eternidad. Amén.


Oración para todos los días
¡Glorioso Patriarca San José!, animado de una gran confianza en vuestro gran valimiento, a Vos acudo para que seáis mi protector durante los días de mi destierro en este valle de lágrimas. Vuestra altísima dignidad de Padre putativo de mi amante Jesús hace que nada se os niegue de cuanto pidáis en el cielo. Sed mi abogado, especialmente en la hora de mi muerte, y alcánzame la gracia de que mi alma, cuando se desprenda de la carne, vaya a descansar en las manos del Señor. Amén.


Jaculatoria. 
Bondadoso San José, Esposo de María, protegednos; defended a la Iglesia y al Sumo Pontífice y amparad a mis parientes, amigos y bienhechores.


La verdadera devoción a San José consiste esencialmente en la confianza ilimitada en la intercesión de este Santo Varón, en la imitación de sus virtudes y en el amor filial que se le profese. Ser su devoto quiere decir tratar de amar al Padre Celestial como él lo hizo; y poner la vida, los bienes y todos los actos del día bajo su paternal patrocinio.Los que quieran ser fieles devotos del Padre Protector de la Iglesia, y verdaderos servidores de su culto, deben consagrarse a él como sus esclavos. Pero como se ama lo que se conoce, es fundamental para esta alianza admirarse con su vida a través del Catecismo de San José, incluido en esta preparación.La esclavitud del santo exige una fórmula que será publicada el día 31 de marzo, y que indica la dedicación de la vida entera al servicio de su piedad. Significa alabar al benditísimo Patriarca desde que aparece la primera luz del día hasta que se va al lecho, para lo cual, también el último día de este mes, entregaremos una pequeño Devocionario Josefino con las oraciones del cristiano al amparo de San José.Quienes deseen manifestarse como verdaderos devotos del Castísimo Esposo de Nuestra Santa Madre, deben luchar por ser almas de oración que frecuenten los sacramentos, amantes del silencio, la pureza, modestia y humildad, tener una encendida caridad y una vida que se realice en la laboriosidad y el ocultamiento. Y para alcanzar tan altas aspiraciones, es que a él recurriremos diciendo cada día en el Acordaos: “que nunca se ha oído decir que ninguno de los que ha invocado vuestra protección o implorado vuestros auxilios, hayan quedado sin consuelo”.