“¿Qué es la oración? ¿Por qué es tan importante?”

“¿Qué es la oración? ¿Por qué es tan importante?”

23 de abril de 2022 0 Por admin

Responde P. Jozo

La reflexión de Jozo sobre la oración nos ayuda a ser fieles cada día.


Nuestro Señor Jesucristo, como leemos en el Evangelio, siempre ha antepuesto la oración a toda elección y acción.

Oración silenciosa, la mayoría de las veces nocturna. Oración continua, con los Apóstoles. Oración de alabanza, en el templo de Jerusalén. La Iglesia ha estado en actitud orante desde sus inicios cuando los Apóstoles, con María, rezaban en el Cenáculo y en ese momento el Espíritu de Jesús Resucitado descendía en cada uno de ellos. Nuestra Señora en Medjugorje, en varios mensajes pidió, casi podemos decir «rogó», para orar con fuerza, fidelidad y confianza. Pero a menudo nos preguntamos: “¿Qué es la oración? ¿Por que es tan importante? «. El padre Jozo del monasterio de Siroki Brijeg nos ayuda a responder a estas preguntas.

“… ¿Qué es la oración? No podemos decir qué es. Es un regalo, un regalo. Tiene una dimensión divina; nunca podemos decir: «lo que es» porque siempre es más de lo que podemos definir. No podemos decir qué es, pero podemos ver qué frutos da y qué frutos da hoy en la comunidad y en la iglesia. La oración es un encuentro activo con nuestro Dios, verdadero, verdadero, activo. Encuentro sincero con nuestro Dios en quien el Señor nos habla verdaderamente; en la que podamos abrirle nuestra vida y darle amor, gloria y acción de gracias a Él. Es Él quien se encuentra con nosotros. Su encuentro siempre cambia al hombre. Tal como cambió Zaqueo. Al escuchar a Jesús que había entrado en su casa, Zaqueo decidió: “Tengo que dar a los pobres, he hecho daño a otros, he robado; por eso ahora quiero dar, dar y repartir a los necesitados; devolver a todos aquellos a quienes he dañado”. Verás, él nunca lo había pensado así. Pensó: «No importa de qué manera pueda obtenerlo». Lo importante era tener, tener haciendo el mal. Pero no sabía qué significaba «tener». Cuando conoció a Cristo, entonces supo, aprendió; por primera vez sintió la necesidad de dar: Cristo es oración.

El hombre que siempre tiene que dar, que siempre hace el bien; el hombre que ora es el que ha aprendido de Cristo a hacer buenas obras. Bendice, ayuda, cura, ilumina el camino de todos, protege a todos: el hombre que ora es profeta. El hombre que ora escucha la voz de Dios y sabe vivir esta voz; es capaz de colaborar con esta voz. El hombre que reza responde a esta llamada y sabe transmitir el mensaje a los demás. El hombre que ora es como David, que defiende su propia Jerusalén. Es un profeta que defiende a la Iglesia. Es por eso que Nuestra Señora dijo: «Puedes detener la guerra con el Rosario». No con la política; ¡Mira cómo fracasan los políticos! ¡Ellos fallan! Porque no somos capaces. Porque hay una confusión. Hay familias en crisis. Los maridos dicen: “Cuando deje a mi mujer seré libre, ¡estaré en paz! ¡Cuando me escapo de mi familia!”. Los cristianos sabemos que esto es tristeza, ruina; la mayor violencia. No es paz. Por otro lado, muchos creen que esto es paz. ¡Mira cómo no nos entendemos! Muchos que van a matar a su hijo, van a abortar, piensan: “Me voy a liberar”. Y decimos: no, esto es violencia, una guerra seria, un asesinato. Y los demás dicen: «Ahora estoy bien». ¡Pero no estoy bien! Piensan mal. El hombre que no ora no puede encontrar la paz. No sabe qué es la libertad, qué es la paz. Dejar a la esposa o aceptar a la esposa: ¿cuál es mayor? «Me voy a liberar». Y decimos: no, esto es violencia, una guerra seria, un asesinato. Y los demás dicen: «Ahora estoy bien». ¡Pero no estoy bien! Piensan mal. El hombre que no ora no puede encontrar la paz. No sabe qué es la libertad, qué es la paz. Dejar a la esposa o aceptar a la esposa: ¿cuál es mayor? «Me voy a liberar». Y decimos: no, esto es violencia, una guerra seria, un asesinato. Y los demás dicen: «Ahora estoy bien». ¡Pero no estoy bien! Piensan mal. El hombre que no ora no puede encontrar la paz. No sabe qué es la libertad, qué es la paz. Dejar a la esposa o aceptar a la esposa: ¿cuál es mayor?

El hombre que ora sabe defender y obtener la paz en el propio hogar y en la Iglesia. «Se puede, con la oración…» Y la Iglesia aceptó la oración. Necesitamos el milagro de la paz. Por esto por favor. Cualquier ley de cualquier país no cambia nada. Es la gracia de Dios que cambia al hombre, nos hace comprender lo que significa Dios, la vida, la paz, el matrimonio, el hijo, el sacerdote, Cristo, el Papa, la Iglesia, la Biblia, el Sacramento. No se puede entender esto con la ley. La pobre Iglesia puede imprimir libros, pero a través de los libros, ¿qué haces? ¿Quiénes se convirtieron porque leyeron un libro? Tienes que conocer al hombre testigo. Cristo se hizo hombre, verbo, palabra. Para convertirse en testigo. Su testimonio es amor. Dios es amor. Dios ama, Dios perdona, Dios es nuestra paz. Sin él no lo lograremos. Estamos llamados a la conversión. Volved al Padre, como hijos pródigos. Vamos a casa.


medjugorje.altervista.org