Oraciones del Padre Slavko Barbaric

Oraciones del Padre Slavko Barbaric

25 de noviembre de 2021 0 Por admin

Mi corazón está gastado como piedras y lleno de espinas como zarzas. Padre, permite que la Virgen me tome en sus brazos, como sostuvo al Niño en sus brazos…

Oración en la Colina de las Apariciones

  ¡Gracias, María, porque con tu cariño maternal has abierto tantos corazones y tantas almas, convenciéndolas para que se pongan, como tú, a la disposición de Dios!

Padre celestial, con María, que nos llama en tu nombre, te repito: ¡Aquí estoy, listo para cumplir tu voluntad! No será difícil para mí, porque me sustenta el amor y la paz que siento en mi corazón. 

Me abro a tu palabra, como se abrieron los ojos de los videntes en el momento en que les permitiste encontrarse con tu fiel sierva y nuestra Madre. 

Padre, permítele tocar mi vida y mi corazón, como tocó estas piedras, estas zarzas y estas espinas.

 Mi corazón está gastado como piedras y lleno de espinas como zarzas. Padre, permite que la Virgen me tome en sus brazos, como sostuvo al Niño en sus brazos el primer día de las apariciones, mostrándolo desde lejos a los veganos. La vida me ha golpeado y herido. ¡Que ella me abrace para que pueda curarme y tener paz! 

Rezo por los que todavía están lejos, cansados ​​y todavía en camino. ¡Que todos sientan la alegría que nos traes con tu venida, como tú mismo te regocijas con cada uno de nosotros! Que superen todos los obstáculos y encuentren nuevos caminos hacia la comunión y la unidad. 

Por favor, oh María, por el mundo entero, por los líderes de pueblos y naciones. ¡Dirige sus corazones a la paz! ¡Bendícelos para que sepan caminar en la vida de paz y guiar a los demás!

Oh buena Madre, quiero que mi corazón sea plenamente dócil como el tuyo; que se purifique, como lo fue el tuyo desde tu concepción. Quiero vivir en la luz, envuelto en tu manto de amor y seguridad. Siguiendo tu ejemplo, quiero pisotear cada mal y cada pecado, quiero aplastar la cabeza de Satanás. Oh María, quiero ser todo tuyo. ¡Gracias por decir que tú también quieres transformar mi corazón, para que sea similar a tu corazón maternal! Con esta transformación quiero volver a casa, entre la gente de mi familia y el mundo.

Ya no sé qué decirte, solo quiero sentir tu amor y tu presencia en mi corazón y en mi alma; apoyado en estas rocas, quiero escuchar los latidos de mi corazón, imaginando que estoy en tus brazos. Calma mi corazón, para que entre en él tu paz … Mamá querida, dame tu bendición … Amén.

Oración al Espíritu Santo

«Baja sobre nosotros …. Maranatha»

Padre, Dios creador, esta noche te damos gracias por nuestra vida y por todo lo que has creado. Te damos gracias porque en tu Hijo Jesús, prometiste enviarnos el Espíritu Santo.

Con María, como los Apóstoles, te pedimos que nos des el espíritu de oración y el espíritu de sacrificio: a nosotros personalmente, a nuestras familias, a todos los grupos de oración, a las comunidades ya toda la Iglesia. Que podamos convertirnos verdaderamente en una Iglesia que ora en estos días. Que entendamos que estás con nosotros, que Tú, como Dios creador, quieres renovarnos. Danos la gracia de que podamos abrir nuestro corazón y decir «sí»; para que puedas transformarnos y cambiarnos. Te pedimos perdón, oh Señor, por todas las veces que no te hemos dejado trabajar en nuestro corazón, por cuando hemos abierto nuestro corazón al mundo y al pecado, por cuando hemos permitido que el mal nos cambie y no a ti. . Perdónanos y danos la gracia de poder decir «sí» con María a tu voluntad.

Danos la gracia, Señor, te pedimos con María, que nuestro corazón esté preparado para escuchar, vivir y creer en el proyecto que el Espíritu Santo tiene para cada uno de nosotros.

Sana nuestros corazones heridos, especialmente los corazones de los que no comprenden el sentido de su vida y no creen en el amor, especialmente en Tu amor, oh Señor.

Llénanos del Espíritu de verdad para que podamos continuar en nuestro camino hacia la vida eterna. Te pedimos la gracia para todos los enfermos: que estén dispuestos a traer el sacrificio de su sufrimiento por su salvación personal y por la salvación del mundo entero, como tu Hijo ofreció Su sufrimiento por todos nosotros. Te pedimos, Señor: escúchanos en estos días; concédenos la gracia de ser Tuyos, como María. Bendecirnos; Bendice sobre todo a los jóvenes que han perdido el sentido de su vida, para que lo descubran y lo acepten. Y danos la gracia de creer en tu amor.


Oración   por las familias

Jesús, te amo, ahora quiero darte las gracias por tu familia. Fuiste obediente a María y José que se respetaban y amaban. Seguramente no hubo peleas ni discusiones en tu familia. Se amaban y se respetaban al experimentar paz y serenidad. Oraste y trataste de cumplir plenamente la voluntad del Padre. Y creciste en sabiduría y sabiduría ante Dios y ante los hombres.

Te agradezco que pensando en nuestras familias les dijiste a los apóstoles: En cualquier ciudad o pueblo al que entres, pregunta si hay alguien digno y quédate ahí hasta tu partida. Al entrar en la casa, salúdala. Si esa casa es digna, que tu paz descienda sobre ella.

Ahora te ofrezco mi familia. Por favor, haz que mi familia sea digna de tu paz. Danos la fuerza para amarnos unos a otros por el bien de mi familia, por amor y paz. Conoces todas nuestras debilidades, pecados y transgresiones. Conoces todas las heridas y la maldad que hay en mi familia.

Eres consciente de cada momento de nuestra vida, de nuestras ofensas y cuando estamos enojados unos con otros, y con nuestro comportamiento hemos traído agitación, desasosiego en nuestros corazones. Por favor, fortalezca el bien entre nosotros ahora. Que el bien sea más fuerte que cualquier mal. Cura las heridas en el corazón de todas las madres, padres e hijos. Las heridas provocadas por la falta de amor y comprensión. Te ofrezco familias donde hay violencia, alcoholismo, drogas, infidelidad, desobediencia y desconfianza; ¡Jesús, sánalos!

Les ofrezco las familias separadas y los hijos de estas familias. Que nadie divida más lo que Tú has unido. Mira con misericordia a los niños que sufren desórdenes y riñas en la familia, y se les roba su infancia alegre, obligados a vivir en la pobreza espiritual y material. Sana a estos niños y dales la gracia de crecer en sabiduría.

Les ofrezco todas las familias donde se han realizado abortos de inocentes y suicidios. Libéralos de todas las consecuencias del pecado, dales la gracia de vivir en paz.

Haz oh Jesús que todas las familias son dignas de tu paz. Ofrezco la situación de mi familia y oro. amén

Oración el día del ayuno

¡Señor Dios, creador del universo y mi creador!

Hoy quiero agradecerles por dar al mundo un orden tan maravilloso. Gracias por dar fertilidad a la madre tierra que nos produce todo tipo de frutos. ¡Gracias por la comida que se prepara con los frutos de la tierra! Padre, estoy lleno de alegría por todas tus criaturas, por los frutos y ¡te doy gracias! Gracias porque necesitamos pan todos los días y porque necesitamos saciar nuestra sed todos los días.

Padre, gracias porque me creaste para nutrirme todos los días con los frutos de la tierra, para crecer y servirte. Te doy gracias, Padre, por aquellos que con su inteligencia y su esfuerzo descubren nuevas posibilidades de vida en la tierra. Gracias por los que tienen tantos bienes y se los dan a los demás. Gracias por quienes, en el mismo momento de comer este pan terrenal, sienten también el hambre del Pan celestial. Padre, gracias también por los que hoy no tienen qué comer, porque estoy convencido de que enviarás tu ayuda a través de personas llenas de bondad.

Padre hoy he decidido ayunar. Con eso no quiero despreciar las cosas que has creado, no quiero renunciar a ellas, pero quiero descubrirlas de nuevo. Decidí ayunar porque tus profetas también ayunaron, porque tu hijo Jesucristo, sus apóstoles y sus discípulos también ayunaron. Decidí ayunar porque tu sierva, la santísima virgen María, también ayunó. Ella misma me invitó a ayunar:

«¡Queridos niños! Hoy los invito a ayunar de corazón. Hay mucha gente que ayuna, pero lo hacen porque otros lo hacen. Se ha convertido en un hábito que nadie querría romper. Le pido a la parroquia que ayune en señal de agradecimiento, porque Dios me ha permitido quedarme en esta parroquia durante tanto tiempo. ¡Queridos niños! ¡Ayune y ore con el corazón! Gracias por haber respondido mi llamada. «

Hoy quiero aprender a volverme más hacia Ti a pesar de las cosas que me rodean. Con el ayuno que libremente escogí hacer hoy quiero rezarte por todos los que padecen hambre y por eso crean agitación en el mundo, te ofrezco mi ayuno también por la paz en el mundo. Las guerras vienen porque estamos apegados a los bienes materiales y queremos defenderlos, procurarlos y por eso venimos a matar. Padre, te ofrezco mi ayuno por todos aquellos que son esclavos de su apego a los bienes materiales y no ven ningún valor.

Oro por aquellos que viven en contraste con los demás porque están cegados por sus riquezas. Padre, con este ayuno me abres los ojos para ver todas las cosas que tengo como tu regalo, para poder darte las gracias y darle el justo valor a todo.

Padre, hoy he decidido alimentarme solo de pan para comprender mejor el valor del Pan celestial: la presencia de tu Hijo en la Eucaristía. ¡Que la fe y la confianza crezcan en mí a través del ayuno!

Padre, decidí ayunar porque sé que hace que el deseo por ti crezca en mí. A través del ayuno quiero escuchar y vivir a tu Paola con más compromiso. Con alegría y gratitud recuerdo las palabras de tu Hijo: «Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos». Padre, hazme pobre delante de ti. ¡Dame la gracia de entender ayunando cuán necesario eres! ¡Haz que mi deseo por ti crezca con el ayuno, que mi corazón te anhele como la cierva anhela manantiales y el desierto suspira por nubes de lluvia!

Padre, a través de este ayuno, aumenta en mí la comprensión y la solidaridad hacia los que tienen hambre y sed, hacia los que no tienen bienes materiales. Ayúdame a entender lo que no necesito de las cosas que tengo para dar a los necesitados.

Padre, concédeme la gracia de entender que soy un peregrino en esta tierra y que cuando pase al otro mundo no podré llevarme nada más que amor y buenas obras. Asegúrate de que a pesar de tener bienes, soy consciente de que no tengo nada mío, pero que lo he recibido todo como si fuera un administrador fiel.

Padre, dame la gracia a través de este ayuno mío para ser más humilde y estar listo para hacer tu voluntad. Por tanto, límpiame del egoísmo y del orgullo, líbrame de todo mal hábito, aplaca mis pasiones, acrecienta las virtudes en mí.

Padre, deja que este ayuno mío abra mi alma a Tu gracia que me purifica y me llena.

Ayúdame a ser similar a Tu Hijo en cada tentación y en cada prueba, a rechazar toda seducción del mal aceptando Tu Palabra.

Oh María, estabas completamente libre en tu corazón, no estabas atada a nada más que a la voluntad del Padre: ¡Pídeme la gracia de hacer un ayuno gozoso para cantar contigo el canto de gratitud! Permíteme ser fuerte y perseverante en mi decisión de ayunar. Quiero ofrecer la dificultad y el hambre que sentiré hoy por todos los hombres. María, ¡ruega por mí! Por tu intercesión y por la fuerza de tu protección, que todo mal y todas las tentaciones diabólicas sean quitadas de mí. Enséñame, oh María, a ayunar y orar para que día a día me parezca más y más a ti y a tu Hijo Jesucristo en el Espíritu Santo. Amén.

 Oración a la Virgen Madre María

Por la intercesión de la Virgen Madre María y en el nombre de Tu Hijo Jesús, o Dios Padre, te pedimos: danos el Espíritu, abre nuestro corazón a la oración, danos amor y deja que la oración se convierta en nuestra alegría y la de todos. .que rezan. Llena a nuestras familias de Tu Espíritu, para que se decidan por la oración.

Inspíranos para que podamos formar grupos de oración y experimentar gozo y compañerismo. Señor, abre nuestros corazones a Tu voluntad y danos la gracia de dar testimonio de Tu amor con alegría.

Oramos por todos los que no rezan, por todos los que no se deciden por la oración. Bendice a los videntes, a la parroquia, a todos los peregrinos y a todos los que han formado los grupos de oración, para que sean guiados por Tu Espíritu.

Bendice a nuestros enfermos, los moribundos; bendice a los jóvenes ya todos los que se han apartado de ti. María, gracias por tu bendición; ayúdanos a permanecer en tu corazón y recibir tu bendición maternal.

Por tu intercesión, haznos todos testigos de tu amor. Bendice a todos los que se consagrarán a Tu Corazón en estos días. El Señor los bendiga: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén.