Nuestra Señora dijo: «Orad con el corazón».

Nuestra Señora dijo: «Orad con el corazón».

24 de marzo de 2022 0 Por admin

Nunca nadie ha escrito o explicado lo que realmente significa orar con el corazón.

«Los niños vinieron a mí: Padre, danos un Rosario porque Nuestra Señora quiere que oremos…»

Padre Jozo


Nuestra Señora comenzó a rezar el Rosario con los niños en la montaña. Vinieron a mí: Padre, danos un Rosario porque Nuestra Señora quiere que oremos. «Le di un Rosario a cada uno de los niños. Desde ese día siempre repartí un Rosario bendecido a todos los peregrinos que venían a mi parroquia.

Nuestra Señora nos invita a rezar el Rosario.

Durante nuestra reunión, quiero hablarles sobre su valor. ¿Qué significa rezar el Rosario? ¡Significa meditar en la vida de Cristo!

Nuestra Señora dijo: «Orad con el corazón».

¿Qué significa? No puedes entenderlo sin la gracia.

Nunca nadie ha escrito o explicado lo que realmente significa orar con el corazón.

«Mis caminos no son vuestros caminos» (cf. Is 55, dice el Señor. Y también Nuestra Señora elige un camino particular:

Queridos hijos, cuando oréis, id delante de la Cruz.

Orar juntos ante la Cruz. Adorar la Cruz.

¿Qué significa para ti hacer la señal de la cruz o rezar ante la cruz?

Medita como en la cruz Jesús dijo: «Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen» (Lc 23,34). El Señor oró de esta manera por nosotros. Y, cuando el Padre escuchó la oración del Hijo, dijo: «¡Todo está consumado!» (Juan 19:30).

Desde entonces, hemos sido reconciliados con Dios, en Cristo. “Él es, en efecto, nuestra paz, Aquel que hizo de los dos un solo pueblo, derribando el muro que los separaba, es decir, la enemistad, trayendo la paz y reconciliando a ambos con Dios en un solo Cuerpo, por medio de la Cruz., poniendo así fin a la enemistad” (Efesios 2:14-16).

Mirar la Cruz significa comprender que Dios me ama, creer que Dios me perdona.

Si soy incapaz de perdonar también a mis enemigos, nunca podré entrar en el misterio de «orar con el corazón».

Tengo que empezar a orar por mis enemigos. «Orad por los que os persiguen. Amad a vuestros enemigos» (Mt 5,44). Ama como yo he amado, dijo Jesús.

Todos tenemos enemigos.. En el corazón de los hermanos surge la envidia, el odio y nos desprecian, hablan mal de nosotros, traman contra nosotros… Si no puedo orar por mis enemigos, si no puedo poner delante de ellos al Padre y decir con Jesús: «Padre, perdónalos…», nunca sabré lo que significa «orar con el corazón… Nunca podré ser apóstol de paz, porque paz significa reconciliación.

Es el «Consummatum est» (Jn 19,30) de la reconciliación en el Padre y en el Hijo (cf. Ef 2, 17-1.

Hoy hay muchos conflictos, muchas peleas en las familias, en los corazones, en la Iglesia. No se puede «orar con el corazón» si falta la reconciliación.

Al principio, Nuestra Señora dijo: «Ustedes pueden detener la guerra con la oración», pero orando como oró Jesús, para obtener la reconciliación en Él.

Cierra los ojos… Párate frente a la Cruz…

Únete al Corazón de Cristo y empieza a sentirte como Él y con Él…

Todos tenemos enemigos… los de mi familia… los de la Iglesia… ahora todos están conmigo ante la Cruz…

Perdónate a ti… perdona a tu prójimo… a los tuyos

hermano… tu amigo y tu enemigo…

Perdona a tu prójimo… Reconciliate con todos…

reconciliar…

Empieza a orar con Jesús: Creo en Dios Padre Todopoderoso…

¡Gracias por sus oraciones!

Orar no significa perder el tiempo, sino llenar el tiempo de gracia, luz, paz, amor, bendición.


(Fr. Jozo Zovko, ofm)