Mons. Henryk Hoser

Mons. Henryk Hoser

17 de agosto de 2021 0 Por admin

Un polaco herzegovino

El Papa Francisco ciertamente enviará un obispo a Medjugorje que completará el trabajo que Mons. Hoser comenzó…


La misa fúnebre de Mons. Henryk Hoser se celebrará el viernes 20 de agosto a las 12.00 horas en la catedral de la diócesis de Varsovia-Praga, y estará presidido por el cardenal Kazimierz Nycz, arzobispo y metropolitano de Varsovia. La homilía estará a cargo del arzobispo Tadeusz Wojda, metropolitano de Gdansk. La Santa Misa será seguida por el rito fúnebre y la deposición del cuerpo del difunto en la cripta de la catedral de la diócesis de Varsovia-Praga.

El día anterior, jueves 19 de agosto de 2021, se celebrará una misa conmemorativa a las 12.00 horas en la iglesia del seminario en Ołtarzew, y a las 18.00 horas del mismo día en la Catedral de San Miguel Arcángel y San Florián Mártir.

La Misa conmemorativa del arzobispo Mons. Henryk Hoser se celebrará en Medjugorje, en los días siguientes al funeral, de acuerdo con la Nunciatura Apostólica en Bosnia y Herzegovina.


La noticia de la muerte de Mons. Henryk Hoser caminó hasta Medjugorje el viernes por la noche. 

Estuvo siempre presente los viernes después de la misa vespertina, en la que Mons. Hoser participó con regularidad. Pero su presencia en tales oraciones solo mostraba su naturaleza humilde y sencilla , porque nunca se distinguió por su apariencia, sino que se retiró a las últimas filas, detrás de todos los sacerdotes, y silenciosamente hizo la adoración. 

 Así llegó a Medjugorje hace poco más de cuatro años. Sin gran pompa, Francisco lo envió como su enviado personal para separar el trigo de la paja en el turbulento fenómeno de Medjugorje. Al humilde Mons. Hoser (79), que había estado anteriormente en Ruanda (donde la Santísima Virgen comenzó a aparecer en Kibeh a solo seis meses de Medjugorje y donde las apariciones fueron reconocidas oficialmente), como si todo estuviera claro en las 24 horas de estancia en Medjugorje. Agarró todas las cuerdas con una velocidad increíble y quedó muy impresionado con las largas filas frente a los confesionarios en esos primeros días. Sacudió la cabeza con incredulidad porque en el mundo de hoy esto es prácticamente inexistente. Sabiendo que los oponentes de Medjugorje critican constantemente el fenómeno, pronto envió al Papa Francisco el primer informe que fue más que positivo. El énfasis, como quería el Papa, estaba en los frutos de Medjugorje, que es una vida sacramental centrada en la Eucaristía y una serie de devociones desde el Rosario hasta el Vía Crúcis. 

Una vez le preguntamos si conocía la situación de las apariciones en Medjugorje, Mons. Hoser respondió: «¡Oh, déjalo ir, él cree más que los frailes!» Esta broma, de hecho, revela que Hoser conocía muy bien la situación en Medjugorje, por lo que habló públicamente de los visionarios como personas completamente normales, comunes y familiares, en marcado contraste con su imagen en los medios de comunicación, que los ridiculizaba y se burlaba de ellos. . Además , Hoser no pensó solo en los videntes, sino también en los feligreses de Medjugorje , a quienes fue enviado en 2018 como visitante apostólico, y con quienes se reunió en sus casas, fue a sus funerales, los encontró en el campo. .y en los viñedos. En la primera celebración del santo patrón de la Parroquia de Santiago y él mismo se clasificó como feligrés diciendo «nosotros los ciudadanos de Medjugorje». Sin embargo, esta fusión con el entorno en el que entró no le privó del sentimiento de obligación de participar en la resolución del estado del fenómeno de Medjugorje, por lo que gracias a él el Papa Francisco ha levantado la prohibición a sacerdotes, obispos y cardenales de ir en peregrinación a Medjugorje. Fue un paso casi revolucionario, pero encaja perfectamente en la historia que el vaticanista Andrea Tornielli publicó en su blog poco antes de la llegada de Hoser a Medjugorje. El caso es que el Vaticano reconocerá los primeros siete días de las apariciones, enviará a su administrador a Medjugorje, levantará la prohibición de las peregrinaciones para los sacerdotes y declarará a Medjugorje santuario pontificio. Lo último queda por hacer, es decir, reconocer oficialmente el estado del santuario de Medjugorje.

 Este año, Hoser también empujó a Medjugorje a un  maratón de oración  entre los santuarios marianos (reconocidos). Gracias a él, todas las fuerzas de cardenales y arzobispos acudieron al Festival de la Juventud hace dos años, y el año pasado, cuando esto no fue posible, el Papa Francisco envió una carta a los jóvenes. Como este año, hace dos semanas. No se dejó desanimar. 

A la espera de más eventos, el Papa Francisco ciertamente enviará un nuevo Hoser a Medjugorje, es decir, un obispo que completará el trabajo que Mons. Hoser comenzó 

 El Vaticano ha seguido el curso de su enfermedad y todas las malas noticias que han llegado a Medjugorje en las últimas semanas también han llegado a Roma. Así que la búsqueda del sucesor de Hoser, cuyo nombre podría surgir con relativa rapidez, ya debe haber comenzado. Porque le está destinada la misma misión, es decir, el camino que el Papa Francisco ha trazado para Medjugorje, y ese es el estatuto de santuario, que será gestionado por la Santa Sede. Lástima que el humilde y bienintencionado Mons. Hoser no lo conoció. Medjugorje, por tanto, llora con razón por  Mons. Henryk Hoser, un polaco que en estos cuatro años se ha convertido en mitad de herzegovino, porque Herzegovina lo ha aceptado como su hijo. Lo hizo principalmente porque vino a Medjugorje con buenas intenciones, un corazón abierto y sin prejuicios. No se dejó desanimar por subterfugios o adulaciones, creó una imagen objetiva que transmitió al Vaticano, que gracias a la confianza en Mons. Hoser y la misión que le confió ahora tienen una visión de la situación y los acontecimientos reales en Medjugorje. Por lo tanto, puede dar frutos abundantes en el futuro como antes.


 Darko Pavičić

vecernji.ba