María, la Madre en Belén

María, la Madre en Belén

6 de mayo de 2022 0 Por admin

“María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón” (Lc 2, 19)

«Abran vuestros corazones para que Jesús entre en ellos» (Mensaje 25 de Diciembre del 2000)


Mensaje, 25 de diciembre de 2000

“¡Queridos hijos! Hoy cuando Jesús ha nacido y con su nacimiento ha traído un inmenso gozo, amor y paz, de manera especial los invito a que digan su Sí a Jesús. Abran vuestros corazones para que Jesús entre en ellos, habite en ellos y empiece a actuar a través de ustedes. Sólo así podrán comprender la genuina hermosura del amor, del gozo y de la paz de Dios. Queridos hijos, regocíjense por el nacimiento de Jesús y oren por todos aquellos corazones que no se han abierto a Jesús, a fin de que Jesús pueda entrar en cada uno de sus corazones, pueda comenzar a actuar a través de ellos, y para que cada hombre sea un ejemplo de auténtico ser humano a través del cual Dios actúa.”


Leamos la Catequesis sobre María Santísima Madre del Niño Dios y Madre nuestra del Papa Benedicto XVI:

“María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón” (Lc 2, 19). El primer día del año está puesto bajo el signo de una mujer, María. El evangelista san Lucas la describe como la Virgen silenciosa, en constante escucha de la Palabra eterna, que vive en la palabra de Dios. María conserva en su corazón las palabras que vienen de Dios y, uniéndolas como en un mosaico, aprende a comprenderlas. En su escuela queremos aprender también nosotros a ser discípulos atentos y dóciles del Señor…
…Siguiendo el ejemplo de la Virgen santísima, queremos dejarnos guiar siempre y sólo por Jesucristo, que es el mismo ayer, hoy y siempre (cf. Hb 13, 8). (Benedicto XVI, 1 de enero de 2006)

La familia natural, fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, es “cuna de la vida y del amor” y “la primera e insustituible educadora de la paz”. Precisamente por eso la familia es “la principal “agencia” de paz” y “la negación o restricción de los derechos de la familia, al oscurecer la verdad sobre el hombre, amenaza los fundamentos mismos de la paz” (cf. nn. 1-5). Dado que la humanidad es una “gran familia”, si quiere vivir en paz, no puede por menos de inspirarse en esos valores, sobre los cuales se funda y se apoya la comunidad familiar.
El Niño que emite vagidos en el pesebre, aun siendo en apariencia semejante a todos los niños del mundo, al mismo tiempo es totalmente diferente: es el Hijo de Dios, es Dios, verdadero Dios y verdadero hombre. Este misterio —la encarnación del Verbo y la maternidad divina de María— es grande y ciertamente no es fácil de comprender con la sola inteligencia humana.
Sin embargo, en la escuela de María podemos captar con el corazón lo que los ojos y la mente por sí solos no logran percibir ni pueden contener. En efecto, se trata de un don tan grande que sólo con la fe podemos acoger, aun sin comprenderlo todo. Y es precisamente en este camino de fe donde María nos sale al encuentro, nos ayuda y nos guía. Ella es madre porque engendró en la carne a Jesús; y lo es porque se adhirió totalmente a la voluntad del Padre. San Agustín escribe: “Ningún valor hubiera tenido para ella la misma maternidad divina, si no hubiera llevado a Cristo en su corazón, con una suerte mayor que cuando lo concibió en la carne” (De sancta Virginitate 3, 3). Y en su corazón María siguió conservando, “poniendo juntamente”, los acontecimientos sucesivos de los que fue testigo y protagonista, hasta la muerte en la cruz y la resurrección de su Hijo Jesús.
…En la noche de Belén, cuando “dio a luz a su hijo primogénito” (Lc 2, 7), se cumplieron las profecías relativas al Mesías. “Una virgen concebirá y dará a luz un hijo”, había anunciado Isaías (Is 7, 14). “Concebirás en tu seno y darás a luz un hijo” (Lc 1, 31), dijo a María el ángel Gabriel. Y también un ángel del Señor —narra el evangelista san Mateo—, apareciéndose en sueños a José, lo tranquilizó diciéndole: “No temas tomar contigo a María tu mujer, porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo” (Mt 1, 20-21).
(Benedicto XVI, 1 de enero de 2008)


Querida familia , devotos de la Reina de la Paz:

El Niño que emite vagidos (tiernos gemidos) en el pesebre, aun siendo en apariencia semejante a todos los niños del mundo, al mismo tiempo es totalmente diferente: es el Hijo de Dios, es Dios, verdadero Dios y verdadero hombre. Este misterio —la encarnación del Verbo y la maternidad divina de María— es grande y ciertamente no es fácil de comprender con la sola inteligencia humana.
Sin embargo, en la escuela de María podemos captar con el corazón lo que los ojos y la mente por sí solos no logran percibir ni pueden contener. En efecto, se trata de un don tan grande que sólo con la fe podemos acoger, aun sin comprenderlo todo.

“…oren por todos aquellos corazones que no se han abierto a Jesús, a fin de que Jesús pueda entrar en cada uno de sus corazones…”.


Atentamente

Padre Patricio Romero