«Los visionarios durante el éxtasis realmente hablan con alguien»: Giancarlo Comeri

«Los visionarios durante el éxtasis realmente hablan con alguien»: Giancarlo Comeri

10 de julio de 2022 Desactivado Por admin

(Doctor del primer equipo de investigación en Medjugorje – INTERVIEW)

  Giancarlo Comeri es cirujano especialista en urología, se graduó en 1968 en la Universidad de Pavía, trabajó en Varese, Como, Castellanza. Todavía Urólogo Jefe del Hospital Multimedia de Castellanza. 


Enseñó durante 8 años en la escuela de posgrado de Urología de la Universidad de Milán en los años 90. Presidente del Consorcio de Salud del Área Varese 3 de 1975 a 1980. Director de la Clínica “La Casa” en Varese de 1980 a 1988. Casado desde 1970, tiene 4 hijos adoptados.

En 1984 participó en el primer equipo médico italiano para la evaluación informal de los videntes de Medjugorje cuando las apariciones se producían diariamente a 5 videntes (Mirjana había dejado de tener apariciones en la Navidad de 1982). Desde entonces ha acompañado más de 90 peregrinaciones a Medjugorje, creyendo firmemente en la veracidad de las apariciones no solo por la evidencia que la ciencia ha podido dar y confirmar a lo largo de los años, sino sobre todo por los frutos de la curación física y espiritual que él presenciado. El año pasado estuvo ocupado con varios amigos, médicos y otros, incluido su amigo Gigi Leva, presidente de la Asociación «Amici di Medjugorje» de Varese, el notario Carmelo Candore, el Dr. Mario Botta, cirujano cardíaco, y un grupo de amigos de Nápoles encabezada por Antonietta Nocerino, con el apoyo de los frailes del santuario bosnio, en un intento de crear una red de socorro tipo 118 que satisfaga las necesidades que existen actualmente en Medjugorje, lamentablemente sin lograr resultados concretos debido a los cierres y la oposición que han surgido en el lugar. Es miembro de la junta de la Asociación «Amici di Medjugorje» de Varese.

El Dr. Comeri dice: «La perspectiva actual es dar a conocer al mayor número posible el amor maternal con el que María nos ha acompañado” como a sus queridos hijos  «desde hace casi 33 años porque tenemos que realizar nuestra vida poniendo a su Hijo Jesús en primer lugar «.

El Dr. Comeri también escribió el prefacio del libro de Antonello De Giorgio «Todavía no soy una foto en una lápida» y su testimonio en el libro fotográfico titulado «Medjugorje» de Riccardo Ranza de Varese.

Dr. Comeri, fue a Medjugorje por primera vez con un equipo médico en 1984, exactamente el 25 de marzo. Fuiste llamado a conocer desde un punto de vista científico el carácter excepcional de las apariciones. ¿Cuáles fueron tus conclusiones?

De hecho, mi participación fue fortuita, gracias a mi amigo Mario Botta, cirujano cardíaco, quien, habiéndose interesado por los acontecimientos de Medjugorje a finales de 1983, había recibido una invitación de los frailes de Medjugorje para realizar encuestas científicas sobre el visionarios en su posterior viaje al país bosnio. Mario me habló de estas apariciones en curso y la posibilidad de conocerlas de cerca, así que decidí ir con él a Medjugorje, con la única intención de participar en una aparición, en la que nunca había pensado, ni había tenido la oportunidad. oportunidad de hacerlo, y esto coincidió con el gran acontecimiento de la consagración de Rusia y del mundo entero por el joven Pablo II en unión con todos los obispos de la tierra, cumpliendo así el pedido de la Virgen hecho a sor Lucía en 1925 , Consagración memorable que tuvo lugar el 25 de marzo de 1984 en el cementerio de San Pedro en presencia de la estatua original de Nuestra Señora de Fátima, y que cambió el curso de la historia. El mío fue un viaje lleno de fe, junto con otros tres amigos médicos del Hospital S. Anna en Como, donde yo trabajaba en ese momento, que no tenía en absoluto el objetivo de hacer hallazgos científicos para los que no nos habíamos preparado. Al llegar, sin embargo, después de ser recibidos calurosamente, todos fuimos invitados a «ver» de alguna manera el estado de éxtasis de los videntes durante la aparición. Aparte de Mario Botta que había traído un dispositivo de Italia para realizar la prueba Holter, es decir, registrar continuamente el electrocardiograma de los videntes antes, durante y después de la aparición, para nosotros los demás médicos del equipo improvisado se trataba de inventar algo, no de haber montado equipo de ningún tipo. Por otro lado, a Bernadette en Lourdes también la habían estudiado sólo con una gran aguja de tejer que la había apuntado sin que ella se diera cuenta y con una vela que se había encendido bajo sus manos entrelazadas durante el éxtasis sin provocar ninguna reacción por parte de la gente. vidente. El caso es que, muy emocionado de participar por primera vez en mi vida en un evento sobrenatural como ese, inventé para poner a prueba los reflejos de Aquiles de uno de los visionarios durante la aparición, arrodillado detrás de Vicka. Sin saber en realidad qué era un éxtasis, ni haber tenido la oportunidad de estudiarlo hasta entonces, terminé haciendo un examen que, en el contexto de un estado de éxtasis no pudo probar nada ya que el éxtasis produce variaciones solo a nivel sensorial y no a nivel de reflejos profundos. Nuestra Señora me lo pensó para saber con mucho cuidado cuando, al final de esa aparición, Vicka le dijo al Padre Tomislav Vlasic, presente en la pequeña habitación de la aparición, en croata, que me dijera que «estas cosas no eran importantes», Eso no ayudó a establecer el estado de éxtasis de los visionarios (en otras palabras, había hecho una prueba que era inútil) Como no era posible que Vicka hubiera inventado tal cosa, una vez comprobé que los reflejos no podían variar en el curso de un éxtasis, tenía la prueba, no solicitada pero aún viniendo del cielo, que los videntes durante el éxtasis realmente le hablen a Alguien a quien no podemos ver y que esta Entidad puede ser de hecho la Virgen María a quien pueden ver en toda Su belleza y en tres dimensiones, oír y tocar. Así que en mi primer viaje tuve la gracia de ver desaparecer de repente todas las dudas sobre la verdad de las apariciones de Medjugorje. Además, no es cierto que mi búsqueda de reflejos no hubiera servido para nada: de hecho, en esa ocasión descubrí que no había reflejos de Aquiles en un solo lado. Unos meses después, Vicka comenzó a sufrir fuertes dolores de cabeza y le diagnosticaron una masa intracraneal (desapareció milagrosamente después de unos años de sufrimiento) que justificaba la asimetría de los reflejos que observé, de alguna manera se «transfiguran» y se hacen capaces de captar una Presencia que nos es misteriosa porque es sobrenatural, pero que para ellos se ha convertido en una razón de vida. Han sido testigos creíbles de ello durante casi 33 años, dado que todos los estudiosos han excluido cualquier fraude, estado alucinatorio u otra patología psíquica. Por otro lado, la ciencia por sí sola no puede probar ni refutar que la Virgen aparece o no a los videntes, así como la Resurrección de Cristo no podría haber sido registrada con instrumentos científicos o cámaras, ni siquiera de pie junto a los guardias romanos en el sepulcro de Jesús. ya que todos los estudiosos han excluido cualquier fraude, estado alucinatorio u otra patología psíquica. Por otro lado, la ciencia por sí sola no puede demostrar ni discutir si la Virgen se aparece o no a los videntes, así como la Resurrección de Cristo no podría haber sido registrada con instrumentos científicos o cámaras, ni siquiera de pie junto a los guardias romanos en el sepulcro de Jesús. ya que todos los estudiosos han excluido cualquier fraude, estado alucinatorio u otra patología psíquica. Por otro lado, la ciencia por sí sola no puede demostrar ni discutir si la Virgen se aparece o no a los videntes, así como la Resurrección de Cristo no podría haber sido registrada con instrumentos científicos o cámaras, ni siquiera de pie junto a los guardias romanos en el sepulcro de Jesús.

Doctor Comeri, en Medjugorje, usted y sus colegas médicos fueron testigos de dos curaciones que la ciencia definió como inexplicables. Cuéntanoslo.

En Medjugorje desde el segundo día de las apariciones ha habido curaciones científicamente inexplicables, inmediatas y duraderas. Unas semanas después de mi primer viaje, en Medjugorje, una de estas curaciones «inexplicables» por parte de la ciencia involucró a una trabajadora administrativa de los Institutos de Posgrado de la Universidad de Milán, Diana Basile, de quien aprendí inmediatamente de otro amigo, el Dr. Luigi Frigerio , actualmente Ginecólogo Jefe de los Hospitales Unidos de Bérgamo. Conocí a Diana después del evento y pude ver toda la documentación médica impecable de la enfermedad de la que se curó: una Esclerosis Múltiple que había llegado a un estadio muy avanzado, a juzgar por todos los especialistas en el campo irreversible, que había llevado a limitaciones muy serias para caminar, ceguera en un ojo e incontinencia urinaria desde hace algún tiempo. Todo desapareció en un momento, durante una aparición de María a los videntes en la misma habitación donde había probado los reflejos de Aquiles de Vicka, con pruebas aún completamente normales 30 años después de la repentina recuperación y un perfecto estado de salud, como he podido. para observar personalmente en el curso de las repetidas peregrinaciones realizadas con ella a Medjugorje en los últimos años.

También en 1984 fui de alguna manera un «espectador directo» de otro caso de curación. Era un joven seminarista de 12 años que fue trasladado una tarde de otoño a la sala de emergencias del hospital S. Anna, mientras yo estaba de guardia, por una hemorragia renal grave. Los exámenes radiológicos realizados de inmediato mostraron un tumor voluminoso que afectaba al riñón izquierdo, con severa anemización del niño por la llamativa pérdida de sangre que no parecía disminuir. Me vi obligado a someterme a una cirugía de emergencia esa misma noche para evitar lo peor, extirpando el riñón del tumor para detener el sangrado. Pude ver con mis propios ojos que la enfermedad ya estaba muy avanzada, es decir, había dejado el riñón para infiltrar todos los ganglios linfáticos paraaórticos que tenían el volumen de muchas patatas americanas. El diagnóstico se confirmó mediante el examen histológico posterior: carcinoma renal de células claras voluminosas, infiltrante de los vasos y con metástasis macroscópicas a los ganglios linfáticos biopsiados. No había posibilidad de extirpar los ganglios linfáticos ni era posible instituir algún tipo de terapia médica con la esperanza de una regresión. Mal pronóstico dentro de los 6 meses aproximadamente: esta es la sentencia que tuve que dar a los padres del niño al llegar el examen histológico. Ante las reiteradas y sentidas peticiones de sugerir una terapia que pudiera reavivar alguna esperanza de supervivencia, consciente de la absoluta imposibilidad de intervenir con quimio o radioterapia de cualquier tipo, Sentí que solo podía sugerir un camino: el de una peregrinación a Medjugorje para pedir la intercesión de la Reina de la Paz. Me tomaron en serio. Después de un primer momento de desconcierto y pocas semanas después de su renuncia, padre y madre llevaron a su hijo enfermo al santuario de Medjugorje, con una carta mía pidiendo a los frailes que permitieran que el niño participara en una aparición. El niño entró con los videntes en el famoso cuartito de las apariciones, y regresó increíblemente curado, como lo demuestran todas las pruebas realizadas a su regreso y en los años siguientes. La curación también fue definitiva en este caso. Después de un primer momento de desconcierto y pocas semanas después de su renuncia, padre y madre llevaron a su hijo enfermo al santuario de Medjugorje, con una carta mía pidiendo a los frailes que permitieran que el niño participara en una aparición. El niño entró con los videntes en el famoso cuartito de las apariciones, y regresó increíblemente curado, como lo demuestran todas las pruebas realizadas a su regreso y en los años siguientes. La curación también fue definitiva en este caso. Después de un primer momento de desconcierto y pocas semanas después de su renuncia, padre y madre llevaron a su hijo enfermo al santuario de Medjugorje, con una carta mía pidiendo a los frailes que permitieran que el niño participara en una aparición. El niño entró con los videntes en el famoso cuartito de las apariciones, y regresó increíblemente curado, como lo demuestran todas las pruebas realizadas a su regreso y en los años siguientes. La curación también fue definitiva en este caso. como lo demuestran todos los exámenes realizados a su regreso y en los años siguientes. La curación también fue definitiva en este caso. como lo demuestran todos los exámenes realizados a su regreso y en los años siguientes. La curación también fue definitiva en este caso.

En otro caso he sido testigo directo de una mejora repentina e inexplicable en la vista de una joven que estaba en mi autobús durante una reciente peregrinación, que ocurrió durante una aparición a Mirjana en la cruz azul.

Pero lo que no puedo contar fueron las curaciones interiores que pude observar en el transcurso de las numerosas peregrinaciones, que provocaron un verdadero renacimiento de muchos peregrinos, entre ellos destacadas personalidades de la Corte de Varese, con quienes una profunda amistad, donde después del 25 y más años se puede constatar una perseverancia continua en la oración y en la vida sacramental y un crecimiento constante en el camino de la fe.

Como cristiano, ¿crees en las apariciones de la virgen María en Medjugorje?

No encuentro ninguna razón seria para no creerlo. A lo largo de la historia de la salvación, Dios ha buscado y establecido la comunicación, la conexión con su criatura con la ayuda de apariciones y visiones. Esta forma de comunicación es adecuada a la estructura físico-espiritual del hombre incluso en la era del racionalismo y las tecnologías avanzadas. Podemos interpretar el fenómeno de Medjugorje de diferentes maneras, pero la honestidad intelectual requiere que nos interesemos por la «verdad» de este evento a la luz de la revelación, el misticismo, las experiencias sobrenaturales y también a la luz de muchas otras experiencias similares, en otras circunstancias. o en otras comunidades religiosas. Y todos me parecen estar de acuerdo en hacer las apariciones, como dice Karl Rahner, una de las más altas teologías de la era moderna, capaz de reavivar la llama de la vida espiritual y, como tal, de ser incluida en la dimensión mística de la Iglesia, que puede extraer de ella un impulso muy fuerte y positivo para la vida espiritual de los creyentes si, como en el mundo actual, parece marchita para la apostasía desenfrenada. Debemos dibujar con San Pablo la famosa amonestación: “¡No apaguéis el Espíritu! ¡No desprecies las profecías! Examina todo y guarda lo bueno ”(1 TS 5, 19-21).

Después de 33 años de apariciones en Medjugorje (incluso si la Iglesia aún no ha emitido un juicio), ¿podemos hablar de un carisma profético?

Sí, en mi opinión podemos hablar de un carisma profético. En sus mensajes, María re-presentó las verdades fundamentales de la Fe, mostró a los videntes el Paraíso, el Purgatorio y el Infierno, como continuamente lo presenciaron, involucró a toda una parroquia en este camino de renovación de la Fe al convertirse en guía y maestra de toda una generación, centrada en la oración, en la Palabra de Dios, en los sacramentos, en el ayuno y en la penitencia, recordada incansablemente en sus mensajes, primero semanal y luego mensual, para llevar a todos a la santidad a través del ofrecimiento de la propia vida como Eucaristía viva. . Este es el verdadero objetivo al que la Virgen quiere llevar a quienes la han acogido, reconociéndola como Madre de Dios y de todo hombre, por el camino de la elevación a la contemplación de Dios. que requiere una ascesis personal y comunitaria con la mirada puesta en la verdadera patria que es la del Cielo, como escribe San Pablo. El encuentro con Cristo su Hijo hoy es el don que María facilita a quien lo pide con el corazón abierto, repitiendo con cada uno esa «visitación» inaugurada con Isabel hace 2000 años. María, como siempre, nos trae a Cristo y nos conduce a Cristo para que la batalla individual de cada día por vencer el mal, por hacer morir al viejo corruptible que está en nosotros, nos lleve a la transformación en el nuevo hombre resucitado. Son los frutos de esta resurrección individual los que podrán cambiar el destino de toda la creación hasta la realización de los «nuevos cielos y la nueva tierra» de los que habla el Apocalipsis. Paul. El encuentro con Cristo su Hijo hoy es el don que María facilita a quien lo pide con el corazón abierto, repitiendo con cada uno esa «visitación» inaugurada con Isabel hace 2000 años. María, como siempre, nos trae a Cristo y nos conduce a Cristo para que la batalla individual de cada día por vencer el mal, por hacer morir al viejo corruptible que está en nosotros, nos lleve a la transformación en el nuevo hombre resucitado. Son los frutos de esta resurrección individual los que podrán cambiar el destino de toda la creación hasta la realización de los «nuevos cielos y la nueva tierra» de los que habla el Apocalipsis. Paul. El encuentro con Cristo su Hijo hoy es el don que María facilita a quien lo pide con el corazón abierto, repitiendo con cada uno esa «visitación» inaugurada con Isabel hace 2000 años. María, como siempre, nos trae a Cristo y nos lleva a Cristo para que la batalla individual de cada día por vencer el mal, por hacer morir al viejo, corruptible en nosotros, nos lleve a la transformación en el nuevo hombre resucitado. Son los frutos de esta resurrección individual los que podrán cambiar el destino de toda la creación hasta la realización de los «nuevos cielos y la nueva tierra» de los que habla el Apocalipsis. María, como siempre, nos trae a Cristo y nos conduce a Cristo para que la batalla individual de cada día por vencer el mal, por hacer morir al viejo corruptible que está en nosotros, nos lleve a la transformación en el nuevo hombre resucitado. Son los frutos de esta resurrección individual los que podrán cambiar el destino de toda la creación hasta la realización de los «nuevos cielos y la nueva tierra» de los que habla el Apocalipsis. María, como siempre, nos trae a Cristo y nos conduce a Cristo para que la batalla individual de cada día por vencer el mal, por hacer morir al viejo corruptible que está en nosotros, nos lleve a la transformación en el nuevo hombre resucitado. Son los frutos de esta resurrección individual los que podrán cambiar el destino de toda la creación hasta la realización de los «nuevos cielos y la nueva tierra» de los que habla el Apocalipsis.

Después del desvelamiento de los 10 secretos anunciados en Medjugorje, este podría ser el resultado del camino de renovación al que está llamada toda la humanidad, en esa predicha «primavera», donde no habrá necesidad de otras apariciones (y la misma María ha repetido afirmó que estas son sus últimas apariciones en la Tierra) porque entonces Cristo será Todo en todos, finalmente reconocido por cada hombre como «el Señor», ante quien toda rodilla se doblará «en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra» como se profetizó en el Antiguo y Nuevo Testamento.

Formas parte de la asociación «Amigos de Medjugorje de Varese». ¿Cuál es el objetivo de esta asociación?

El objetivo principal es el del testimonio. No nos unimos en asociación para fomentar alguna forma de fanatismo hacia Nuestra Señora, sino para hacernos portadores de Su mensaje de paz y salvación. En particular, a través de las numerosas peregrinaciones que organizamos cada año, pretendemos favorecer el acercamiento a Medjugorje sin depender de lo «extraordinario» sino de la posibilidad concreta, de cada uno que va a este lugar, de tener una experiencia directa de » María viva «, con la posibilidad de emprender un verdadero camino de renovación interior siempre que se acerque al» misterio «Medjugorje con el corazón abierto. En nuestras peregrinaciones tratamos de asegurarnos de que aquellos que llegan a Medjugorje se den cuenta inmediatamente de que el Cielo realmente se ha abierto allí y ha permanecido abierto. dando la posibilidad a quienes lo deseen de tener una experiencia muy especial de Gracia, de darse cuenta de que también se le ha encendido una llama que, si se alimenta, podrá seguir ardiendo por el resto de sus días. La otra iniciativa concreta de nuestra Asociación es el encuentro anual de oración, de jornada completa, dirigido a toda la población, que venimos organizando en Varese desde hace algunos años, que cuenta con la atenta participación de miles de personas (más de 5000 en el último edición del 16 de febrero) y que recuerda en todas sus articulaciones (oración litúrgica, rosario, Misa y adoración eucarística, testimonios varios) la invitación de María a poner a su Hijo en el primer lugar de la vida cotidiana. darse cuenta de que también se le ha encendido una llama que, si se alimenta, puede seguir encendida por el resto de sus días. La otra iniciativa concreta de nuestra Asociación es el encuentro anual de oración, un día completo, dirigido a toda la población, que venimos organizando en Varese desde hace algunos años, que cuenta con la atenta participación de miles de personas (más de 5000 en el último edición del 16 de febrero) y que recuerda en todas sus articulaciones (oración litúrgica, rosario, Misa y adoración eucarística, testimonios varios) la invitación de María a poner a su Hijo en el primer lugar de la vida cotidiana. darse cuenta de que también se le ha encendido una llama que, si se alimenta, puede seguir encendida por el resto de sus días. La otra iniciativa concreta de nuestra Asociación es el encuentro anual de oración de jornada completa para toda la población, que venimos organizando en Varese desde hace algunos años, que cuenta con la atenta participación de miles de personas (más de 5000 en la última edición de la última 16 de febrero) y que recuerda en todas sus articulaciones (oración litúrgica, rosario, Misa y Adoración Eucarística, testimonios varios) la invitación de María a poner a su Hijo en el primer lugar de la vida cotidiana.

Para tu profesión, ¿es importante ser un médico que tenga fe?

Creo que sí. Para aquellos que creen que nunca faltan las formas de salir de las situaciones más difíciles que puedan surgir en la vida. Y ante enfermedades graves o incurables, nuestros pacientes necesitan una mirada de fe, un abrazo que solo el Señor es capaz de dar incluso a través del médico. El enfermo es capaz de captar muy bien cualquier actitud o palabra capaz de despertar esperanza. En mi opinión, hay dos condiciones esenciales para que el Espíritu Santo sugiera la solución adecuada en el momento adecuado: la oración personal y comunitaria y la perseverancia en el seguimiento. La primera se ve favorecida por la capacidad de escuchar: encuentro que a través de la oración de las Horas del día la Palabra de Dios nos facilita esta posibilidad. La perseverancia no es obra nuestra,

¿Cuál es el mayor signo que te dejó Nuestra Señora de Medjugorje en tu vida?

La capacidad, al menos como un intento continuo, de crear unidad dentro de uno mismo y con los demás. 

Crear unidad dentro de uno mismo significa no vivir lo cotidiano como algo «diferente» a la vida de fe, sino vivir la propia vida en todas sus facetas como respuesta continua a quienes te llaman y te mantienen en la existencia. 

La unidad con los demás significa comunicar esta experiencia de comunión con el Señor. Y aquí tienes que inventar caminos adecuados a tu situación personal y al tiempo en el que te dan para vivir. He descubierto que incluso las propias redes sociales pueden ser un vehículo adecuado, que no debe pasarse por alto, como el Papa Francisco, siguiendo los pasos del Papa Benedicto, nos muestra todos los días.