Los que odian y blasfeman

Los que odian y blasfeman

25 de enero de 2022 0 Por admin

«Orad por aquellos que, a pesar de estar en la Iglesia, odian y blasfeman» – Comentario de Fray Slavko Barbaric


Mensaje de Medjugorje, 25 de marzo de 1999

“Queridos hijos, los invito a la oración con el corazón. De manera particular, hijos, los invito a orar por la conversión de los pecadores, de aquellos que traspasan mi Corazón y el Corazón de mi Hijo Jesús, con la espada del odio. y la blasfemia diaria. Oremos, hijitos, por aquellos que no quieren conocer el amor de Dios, aunque están en la Iglesia. Oremos para que se conviertan, para que la Iglesia resucite en el amor. Sólo con el amor y la oración, hijitos, podéis vivir este tiempo que os es dado para la conversión. Poned a Dios en primer lugar y luego Jesús resucitado se hará vuestro amigo. Gracias por haber respondido a mi llamada”.

Comentario de Fray Slavko Barbaric

Este mensaje es muy rico.

«Oración con el corazón»: Nuestra Señora la pidió muchas veces. La oración con el corazón comienza cuando uno de nosotros, con amor, decide hacer lo que la Virgen le pide, sin preguntarse «¿cómo lo hago?», sino sólo con esta decisión (ej. encuentro el tiempo, un rincón de mi casa , con mi familia,… llevo la biblia, el rosario, el crucifijo, un cuadro…). Entonces creo las condiciones, es decir, lo que depende de mí.

Y entonces, si estoy cansado, rezo como cansado, si enfermo, triste, desesperado y lleno de alegría, no importa: cada oración es una oración del corazón, cuando hemos hecho lo que podíamos hacer. Si alguien dice “no sé rezar”, pero hago lo que me pide la Virgen, “comienza la oración del corazón. Esto es sólo el principio, luego habrá crecimiento.

Nuestra Señora nos pide que oremos por la conversión de los pecadores. Todos somos pecadores y todos necesitamos conversión. Pero hoy Nuestra Señora especificó dos aspectos del pecado: el primero es de aquellos que llevan odio en sus corazones y traspasan el Corazón de María y el Corazón de Jesús como una espada.El odio surge cuando uno no perdona, no ama y el alma comienza a «generar» fuerzas negativas que primero destruyen a la persona que lo alimenta: destruye su alma y su cuerpo. Quien odia se enferma en todos los niveles.

Perdonar significa deshacerse de esta espada que nos atraviesa a nosotros mismos ya los demás. Y por supuesto, traspasa el Corazón de María y el Corazón de Jesús.

El otro aspecto es la blasfemia. Todas las excusas (lo digo, pero no lo creo… se me escapa… ya me acostumbré…) son inválidas. La verdadera razón de la blasfemia es un corazón que no es puro, que tiene odio en sí mismo, que no es tocado por el amor de Dios y su bondad.

Entonces, debemos orar por amor, porque donde hay amor a Dios, no hay blasfemias. ¡Oyendo blasfemias debéis reaccionar y tener el coraje de defender a vuestro Dios que es vuestro Padre, y defender a María que es vuestra Madre!

Después de que Nuestra Señora dice «vamos a orar». Suele decir «orar». Esta vez dice: «Oremos por los que no quieren conocer el amor de Dios, aunque estén en la Iglesia».

Vosotros sabéis que desde el 2 de agosto de 1987, la Virgen reza los días 2 de cada mes con Mirijana, para que los no creyentes puedan experimentar el Amor de Dios ¡Por esta intención tan importante, todos rezamos también!

El buen cristiano no sólo observa algunos Mandamientos (no mates, no robes…), sino que lleva en lo más profundo de su corazón el deseo de conocer el Amor de Dios y dejarse cambiar por este Amor infinito.

María nos pide que oremos por la Iglesia, para que resucite en el Amor. Sabemos bien que si falta el amor, la Iglesia se seca… Aquí: ¡orar por la resurrección de la Iglesia en el Amor es verdaderamente una gran intención! Si cada uno de nosotros es criado en el amor, una parte de la Iglesia es resucitada…

Finalmente, Nuestra Señora nos invita a comprender que este tiempo nos es dado para la conversión, para decidir poner a Dios en primer lugar.

Hoy es la fiesta de la Anunciación. María siempre ha puesto a Dios en primer lugar: de esta manera pudo decir «hágase tu voluntad». Al aceptar hacer la voluntad de Dios, María se convierte en la Madre del Salvador, la nueva Eva. La primera Eva no puso a Dios primero, sino que obedeció al maligno.

Poner a Dios en primer lugar significa hacer todo por amor al Señor, a la luz de su Palabra y de sus Mandamientos.

Así Jesús Resucitado se hará nuestro amigo.

Padre Slavko Barbaric ‘

LA EXPLOSIÓN

Quien blasfema:

a) Ofende a Dios directamente y de la manera más brutal;

b) corresponde el amor de Dios con el odio de Satanás;

c) hiere íntimamente la fe y la piedad de los creyentes;

d) propague el escándalo más grave, especialmente entre los más pequeños;

e) se degrada por debajo de cualquier nivel social.

La blasfemia es el vicio más infame del pueblo cristiano y es vicio sólo del pueblo cristiano, de ese pueblo que ha tenido los signos y las pruebas del amor infinito de Jesús y el privilegio de ser su pueblo elegido.

Donde quiera que vayas escuchas un coro de blasfemias: entre campesinos, entre obreros, entre soldados, etc.; hasta las mujeres blasfeman. Dios, su Hijo Jesús, María, los Santos, son continuamente vilipendiados.

Todas las injurias más infames, todas las palabras más sucias, todas las injurias más vergonzosas son dirigidas al Santísimo y sensible Jesús ya su dulcísima Madre por aquellos a quienes Él todavía obstinadamente sigue amando.

Ni la billonésima parte de los insultos que se le hacen a Jesús en un solo día se le dice al mayor criminal, al peor pícaro de toda su vida.

Muchos dicen que no lo hacen a propósito, que juran por costumbre, que se arrepienten, que no pueden quitarse esa costumbre. No es verdad. Si amaban a Jesús, no lo blasfemarían.

San Jerónimo dice: «¡Cualquier otro pecado es leve en comparación con la blasfemia! «. Este, de hecho, a diferencia de los otros pecados, va directamente contra Dios.

Santo Tomás lo confirma: «¡La blasfemia es peor que el mismo asesinato y, si se habla con odio, es más grave que cualquier otro pecado!» ¡El diablo blasfema porque está herido por la justicia de Dios, pero el hombre hace aún peor si se atreve a blasfemar mientras el Señor lo rodea de beneficios en esta vida y le ofrece la felicidad eterna en la próxima!

En el Antiguo Testamento, ¿qué sanción había para los blasfemos? ¡Dios mismo, después de haber prohibido en el Decálogo hasta el más mínimo abuso de su Santísimo Nombre, ordenó a Moisés que castigara a los blasfemos con la muerte por lapidación!

¿Y en el Nuevo Testamento? Aquí hay unos ejemplos:

El emperador Justiniano juzgó a los blasfemos culpables de muerte más que a cualquier otro criminal, ¡y Felipe II los ahogó con una gran piedra alrededor del cuello! El Santo Rey Luis IX hizo perforar la lengua de los blasfemos con un hierro candente y dijo que él mismo sufriría esta tortura para eliminar la blasfemia de su reinado.

¿Y hoy? En la práctica, debido a la temible decadencia moral, no hay castigo.

Arreglemos al menos las blasfemias:

a) con una mirada muy expresiva hacia los que blasfeman y, si se tiene la posibilidad o la oportunidad, con una intervención discreta;

b) con exclamaciones mentales y similares: ¡Bendito sea Dios! – ¡Bendita sea María! – ¡Señor, ten piedad de los que te insultan! – ¡Jesús, te amo por los que te blasfeman! – ¡Jesús María te amo, salva almas! (este último acto de amor fue sugerido por el mismo Jesús a sor Consolata Betrone y le dijo: con este acto de amor reparas mil blasfemias);

c) diciendo, posiblemente: ¡Por favor, no jures!

Fuente: medjugorje tutti giorni