Los obispos católicos de Ucrania piden ayuda al mundo

Los obispos católicos de Ucrania piden ayuda al mundo

27 de febrero de 2022 0 Por admin

Después de que las tropas rusas atacaran Ucrania, los obispos católicos de Ucrania pidieron ayuda.


En el segundo día del ataque militar ruso a Ucrania (25 de febrero), la capital, Kiev, hogar de unos 4 millones de personas, está bajo una presión particular. Debido a los cohetes de la capital ucraniana, la gente de Kiev tuvo que pasar la noche en estaciones de metro y otros refugios.

El obispo católico romano de la diócesis de Kiev-Zhytomyr, Vitaly Kryvytsky, escribió en su perfil de Facebook el jueves 24 de febrero: “Hoy hemos despertado en una nueva realidad. Tenemos el comienzo de una guerra a gran escala, lanzada por Rusia y Bielorrusia bajo su control. Ponemos toda nuestra esperanza en el Señor. Él es nuestra ayuda y escudo.

Oramos por nuestros defensores, las autoridades, todos aquellos que ayudarán a superar este desafío de tiempo.

Cada uno de nosotros puede ayudar a prevenir la propagación de la muerte y el sufrimiento. Antes que nada, recuerda, estamos todos juntos. ¡Mantengamos la calma, ayudémonos unos a otros y oremos por Ucrania en cada minuto libre! «¡Dios Omnipotente, salva a Ucrania!»

El mismo día, la Conferencia Episcopal de Ucrania proclamó la consagración del país al Inmaculado Corazón de María y llamó a los fieles a perseverar en la oración y defensa de la patria. “Que las parroquias y los grupos de oración se conviertan en un lugar de comunión y un centro desde el cual rezar por la paz y la protección de Dios.

No sabemos lo que nos espera en el futuro, pero que las comunidades parroquiales no dejen el caso en manos de los más amenazados y necesitados, independientemente de su filiación religiosa. Rodéate de cuidados especiales a los ancianos y enfermos.

El príncipe de este mundo gana en batallas individuales. Que la Palabra de Dios, así como la Verdad suprema, que es Cristo, sea nuestra ayuda en nuestra búsqueda de la verdad. No sucumba al pánico, que puede ser sembrado por el agresor.

Preparémonos para defender nuestra patria de acuerdo con nuestras capacidades y responsabilidades, en el ejército o en nuestro lugar de trabajo, en hospitales o brindando primeros auxilios, apoyo material o palabras de consuelo, oración o sacrificio de sufrimiento. Respondamos con audacia a la inspiración del Espíritu Santo, que dará su luz en el momento oportuno”.

En la mañana del viernes 25 de febrero, el jefe de la Iglesia greco-católica ucraniana, el arzobispo Sviatoslav Shevchuk, informó desde Kiev. «Sobrevivimos al primer día de la guerra, rezamos por Ucrania. Oramos por la paz en Ucrania. Oramos y bendecimos a los defensores de nuestra patria.

Me gustaría expresar mi más sincera gratitud a todos aquellos que se autoorganizan y apoyan a nuestro estado ucraniano hoy, los esfuerzos de nuestro gobierno, los esfuerzos de todos aquellos que defienden nuestra libertad e independencia hoy.

En este tiempo trágico, toda nuestra esperanza está en Dios. En este trágico momento, el destino de Ucrania depende de nuestra capacidad de autoorganizarnos y actuar con responsabilidad, asumiendo la responsabilidad por el futuro de nuestro país”, dijo.

El ex obispo de Kiev y ahora exarca de los ucranianos de rito bizantino en Alemania y Escandinavia, el obispo Bohdan Dzurakh también advirtió sobre el peligro que enfrenta Ucrania. «El régimen de Putin de Rusia ha lanzado un ataque abierto contra el estado ucraniano.

Nuestro pueblo está en peligro mortal. El enemigo ataca pueblos y aldeas en diferentes partes de Ucrania. No preguntes por las víctimas: ¡nuestros 44 millones de habitantes en Ucrania y más de 12 millones de nuestras regiones y sus descendientes en el extranjero se han convertido en víctimas!

Hoy es una nueva etapa del gran sufrimiento del pueblo ucraniano, pero también un tiempo de gran unidad nacional y amor a la patria. Para aquellos de nosotros que vivimos o estamos temporalmente en otros países, este es sobre todo un tiempo de oración y ayuno intensos por la salvación de Ucrania y por la liberación de nuestra patria de ocupantes e invasores.

En los países donde estamos, seamos los voceros de nuestro pueblo que sufre: hablemos de las injusticias y opresiones que han sufrido durante siglos por parte de nuestro prójimo agresivo, especialmente durante estos últimos ocho años inéditos y ahora abiertos!

Preparémonos para un mayor apoyo humanitario a nuestros compatriotas que han sido víctimas de nuevas agresiones y sufren sin precedentes. ¡Hacemos un llamado a los gobiernos del mundo occidental para que muestren una solidaridad decisiva y efectiva con Ucrania en este difícil momento histórico!”, exhortó.

El 23 de febrero, el Consejo de Iglesias de Ucrania apeló al presidente ruso Putin. «Con autoridad y unanimidad, testificamos que el pueblo ucraniano no quiere la guerra y consideramos el deber común de los fieles detenerla antes de que sea demasiado tarde.

El mandamiento supremo ‘No matarás’ determina el valor absoluto de la vida humana y el severo castigo de Dios para el asesino. «La guerra agresiva es un gran crimen contra el Altísimo», dijo el Consejo.

Según cifras oficiales, 137 soldados y civiles, incluidos niños, fueron asesinados en Ucrania el 24 de febrero. Los cohetes alcanzaron instalaciones civiles en Kiev y Kharkiv. Los ucranianos piden oración y ayuda.


Fuente: medjugorje-noticias.com