Cielo, Purgatorio e Infierno

Cielo, Purgatorio e Infierno

21 de octubre de 2021 0 Por admin

La voz de María se presenta como una dulce melodía “que viene de lejos


Nuestra Señora llevó a los videntes de Medjugorje para que vieran el Purgatorio.
Este mismo lugar ha sido visitado por algunos de aquellos que han tenido experiencias cercanas a la muerte, (incluso que no son católicos).
En algún momento nos enteraremos que hay muchos niveles en la otra vida; de hecho, los niveles podrían ser infinitos de cada uno de estos tres lugares.

Básicamente todo estaría dividido en 3 lugares:

• El Cielo, donde se vive la vida eterna junto a Dios
• El Purgatorio, que es un lugar de penas donde nos purificamos para pasar al Cielo
• El Infierno, que es el lugar de castigo eterno del que nunca se podrá salir.

Los videntes de Medjugorje fueron además llevados al Cielo y al Infierno, como pasó a muchos otros videntes, como los de Fátima y Kibeho entre otros.
En el Purgatorio vieron cosas sorprendentemente dolorosas.

EL SIGNIFICADO DEL PURGATORIO Y SUS NIVELES
De lo que sabemos del Purgatorio, el nivel más bajo es similar al fuego del infierno, el mismo nivel de dolor, pero tienen el conocimiento que finalmente alcanzarán el cielo. Mientras que no estamos en el infierno, estamos salvados.
Eso es porque una vez que morimos ya no hay libre albedrío, ya que no estamos en la tierra y por lo tanto no hay posibilidad de pecado. Tras la muerte, a todas las almas se da una idea de Dios y después de eso nunca considerarían ofenderlo.
El alma solamente anhela volver a verlo. Por eso que la mayor tortura en el purgatorio, se dice, es el deseo del Cielo.
Los niveles más bajos del Purgatorio pueden ser extremadamente graves. A través de revelaciones nos han informado que la soledad, la angustia y el dolor en partes del purgatorio son peores que cualquier cosa en la tierra. Que un minuto en los niveles más bajos es más difícil que toda una vida de dolor. En una palabra, es una cámara de penas.

Otros son torturados por los recuerdos. Ellos reviven cómo hicieron sentir a otros. Experimentan el odio que una vez dirigieron a los demás. Si disfrutaron de cosas sucias, se encuentran ahora en un lugar que está más allá de lo asqueroso. Si disfrutaron de la pornografía, pueden ahora encontrarse con un abrasador dolor en sus ojos.
Según las revelaciones de una monja del siglo XIX, un alma aquí está tan desesperada en busca de ayuda –por una misa, por una sola oración– como un hombre sediento de agua en un desierto.
Se afirma que como parte de su sufrimiento a algunos no se les permite orar por ellos mismos. Y algunos ni siquiera pueden beneficiarse de las oraciones de los demás, hasta que están en un nivel superior. Este no es probablemente un lugar para los peores pecadores sino para los pecadores que en el último momento aceptaron a Cristo y evitaron el infierno.

LA EXPERIENCIA DE LOS VIDENTES DE MEDJUGORJE CON EL PURGATORIO

Después de las experiencias de los videntes de Medjugorje con el Purgatorio, la responsabilidad de orar por las almas del Purgatorio se colocó firmemente en sus corazones. Nuestra Señora les mostró lo mucho que las almas en el Purgatorio sufren y lo mucho que dependen de nuestras oraciones.
Esto sucedió al comienzo de las apariciones, en los años primeros de la década de los ’80.

EL CASO DE VICKA

Vicka estaba profundamente disgustada por lo que experimentó en el Purgatorio, al ver el sufrimiento de las almas del Purgatorio que fueron abandonadas, que no tenían a nadie que rezara por ellas. Entonces le pidió a Nuestra Señora si ella podría ayudar a las pobres almas de alguna manera.
Nuestra Señora le habló a Vicka sobre la gravedad de lo que estaba pidiendo. Nuestra Señora le dijo a Vicka antes de que ella aceptara su petición, que fuera con su director espiritual y confesor, el Padre Janko Bubalo, y hablara con él sobre ello.
El Padre Bubalo le pidió a Vicka orar y ayunar por tres días para que pudiera tener la fuerza y la perseverancia para aceptar cualquier sufrimiento o sacrificio que fuese dado para ayudar a las pobres almas que sufren en el Purgatorio.
Después de orar y ayunar durante tres días, el P. Bubalo dio permiso a Vicka para sacrificarse por las almas sufrientes. Casi inmediatamente después que Vicka habló a Nuestra Señora de esto.
.
Ella fue afectada por un tumor cerebral, y sufrió mucho con un dolor severo, incluso cayó en coma profundo que duraría horas. Vicka aceptó esta enfermedad y el sufrimiento con gran alegría. Sabiendo que estaba ayudando a las almas del Purgatorio que estaban sufriendo, porque en gran medida necesitan nuestras oraciones para llegar al Cielo.
Varios exámenes médicos, radiografías, etc. mostraron evidencia inequívoca de un quiste cerebral inoperable. Nada se podía hacer. Vicka ni siquiera quería ir a los médicos. En un momento, los médicos querían que fuera al hospital de Zagreb para su análisis posterior y para ver si se podía hacer algo.

Vicka no quería ir y sólo fue cuando Jakov preguntó a Nuestra Señora si debía ir. Nuestra Señora dijo el 15 de noviembre 1982:

“Es necesario enviar a Vicka a Zagreb.”
Esto equivale a más pruebas irrefutables de una condición médica que no podía ser curada, un quiste cerebral en una parte de su cerebro que la mataría si intentaban quitarlo.
El sufrimiento y el ayuno fue tan debilitante que Nuestra Señora le dio finalmente una fecha para que se curara milagrosamente de la aflicción milagrosa por las almas del Purgatorio.

Durante una entrevista publicada hace unos años, la vidente Vicka habló sobre la voz de la Virgen María y otros detalles relacionados con su aspecto.

La entrevista con la vidente Vicka, realizada por padre Livio de Radio María, nos permite conocer algunos aspectos poco conocidos de las apariciones marianas. Vicka trató de darle a la mente humana la explicación más comprensible de la voz “melodiosa” de la Virgen María y otros aspectos, como el color de sus ojos.

Vicka explica el color de los ojos de la Virgen.

La pregunta del padre Livio fue breve y concisa: “¿Es posible saber algo más sobre los ojos y la voz de la Virgen?”. La respuesta de la vidente fue muy clara y explicó cómo los ojos de María se presentan en un color que, para los ojos y la mente humanos, parecería “azul”. Sin embargo, dice Vicka, estamos hablando de un azul que no existe aquí [en la tierra]. Por lo tanto, es bueno decir que son azules.

Un discurso similar para la voz
La explicación de la vidente continúa y describe la voz de la Virgen. Con respecto a este aspecto, Vicka explica que el discurso es casi similar: “Lo mismo se puede decir de la voz. No se puede decir ni que cante, ni que hable”. La voz de María, por lo tanto, se presenta como una dulce melodía “que viene de lejos”.

Fuente: Luz de María