«LA VIRGEN TRIUNFARÁ  CON UN PEQUEÑO RESTO» Sor Emmanuel Maillard

«LA VIRGEN TRIUNFARÁ CON UN PEQUEÑO RESTO» Sor Emmanuel Maillard

8 de julio de 2021 1 Por admin

No solo la Iglesia sufre agonía, sino que toda la humanidad 


′′No solo la Iglesia está en agonía, sino toda la humanidad. Si estamos hoy en la agonía, significa que estamos cerca del triunfo del Inmaculado Corazón de María.

Marthe Robin predijo que Dios prepara un nuevo Pentecostés de amor. Decía: Llegará un momento a la Iglesia y parecerá que ya no hay nada que hacer. En cambio la Virgen prepara pequeños grupos de fervor: grupitos de oración, este es el futuro de la Iglesia, lo había visto Ratzinger. La Iglesia será pobre, escondida, perseguida sin poder, pero la autoridad de Jesús está: He aquí el futuro de la Iglesia. La Virgen nos invita a crear pequeños grupos de oración, el Espíritu Santo trabaja en el mundo mediante los grupos de oración y los grupos de oración están abiertos a la voluntad de Dios. Ellos serán los únicos fuertes: no las parroquias, no las diócesis. Ella apunta esto para el triunfo de la Iglesia.»

La Virgen nos ha dicho, “no olviden que el objetivo y fin de nuestra vida es el cielo”. Pero nos desvían la atención con el modernismo. ¿Qué es el modernismo?: es un pensamiento equivocado que nos hace pensar que solamente existe la tierra. Estamos apegados a las cosas materiales,  así que tenemos tendencia a olvidar cual es nuestro objetivo y destino de la vida terrenal. Eso se vuelve tan importante que ocupa todo nuestro campo de conciencia, y sin darnos cuenta nos desconectamos de la verticalidad que es nuestra salvación.

Estamos viviendo en una época de apostasía gravísima. Como dice la Virgen; “hemos hecho avanzar mucho la civilización pero sin Dios…construidos nuestros propios Dioses…” Por ello “los invito a que pongan  a Dios en el primer lugar de nuestras vidas”. Sin embargo,  todo esto exige trabajo, reflexión tiempo, paciencia… Y lo cierto es que tendremos que sufrir y seguir sufriendo hasta que no nos pongamos de rodilla ante Dios como pueblo: mientras tanto dejamos le dejamos al demonio las puertas abiertas para que haga y deshaga a su antojo.

¿Hoy en día dónde está la fe? El poder, el dinero y el bienestar material se han convertido en Dioses. La Virgen dice; “hijos míos, mis ojos se nublan de tristeza porque están perdidos. Han escogido un camino equivocado. Escuchen mis mensajes, vívanlo, quiero guiarlos por el camino de Jesucristo…” Además tener presente que el plan del maligno se concentra como primer punto destruir a la familia,  porque sabe que así destruye la humanidad: detesta la vida humana y su objetivo es acabar con los más inocentes. El  segundo objetivo es destruir la iglesia y naturalmente los sacerdotes: por ejemplo, quiere disuadir (desudar)  a los sacerdotes para que abandonen el sacerdocio o seguir modelos de vida inadecuados que hacen vaciar las iglesias. Lo alarmante es que pareciera que lo está logrando: todo está derrumbándose, no solamente la familia y la iglesia… incluso la economía.


La Virgen nos ha traído remedios:

1) Adorar: “queridos hijos los invito a que se enamoren del Santísimo Sacramento del Altar.  Cuando adoran a mi hijo está uniendo al mundo entero”. Es  decir, se paralizan las guerras y todo lo que conlleva (plagas y hambruna).  Es el fracaso del odio si adoramos al hijo que es nuestra unidad.

2) Rezar en familia: “la oración en familia es el remedio para curar el mundo de  hoy en día…cuando se reza en familia Jesús llega a nuestra casa….” Una vez que está dentro de nuestra casa naturalmente hace un trabajo divino entre nosotros. A uno le dará la paz, a otro el consuelo, la curación, la liberación, etc. Hará que crezca entre nosotros la unión de corazones y así se va hacer un miembro de nuestra familia: Jesucristo. Por tanto es menester que recemos en familia todos los días: decisión de tomar necesariamente por lo que un núcleo familiar que reza continuamente se construye una barrera de contención-protección…

3) Ayunar: “solo mediante el ayuno y la oración se pueden impedir las guerras o parar las guerras si ya han empezado o suspender eventos naturales…” Hacer un ayuno especial los miércoles y los viernes a pan y agua, como los primeros cristianos.  ¿Recuerdan del Evangelio donde Jesús mandó a sus discípulos  de dos en dos para evangelizar? Una vez que volvieron no habían conseguido expulsar un demonio de un niño, entonces en privado luego que Jesús lo había expulsado le preguntaron por qué nosotros no hemos conseguido expulsar el demonio, y Jesús les contestó, porque esa clase de demonios solo se pueden expulsar mediante el ayuno y la oración: los apóstoles no habían ayunado esa vez. Por tanto, si ayunamos les cerramos la puerta a los demonios más poderosos y más violentos.

4) Leer, meditar y aplicar el Evangelio: si aprendemos a conocer la palabra de Dios conoceremos la voluntad de Dios y el plan que tiene para todos nosotros que es la salvación y liberación verdadera. Hoy en día somos bombardeados por mensajes que nos envía la televisión y el internet: la mayor parte de ellos contienen veneno. Ya no sabemos distinguir entre lo que es verdadero y lo que es falso, pero si estudiamos comprensivamente  la palabra de Dios,  nos va dar la verdad porque es palabra viva.

5) Confesar: “los  invito a purificar el corazón del pecado, porque con el pecado nadie puede ser feliz. Con el pecado no habrá paz. Por eso los invito a una confesión mensual, porque no hay nadie sobre la tierra que no necesite confesarse por lo menos una vez al mes”.

6) Asistir a Misa: centro de atención por Jesucristo…


 Se prepara un nuevo Pentecostés para el mundo. Será un Pentecostés para toda la humanidad…