La Puerta Angosta

La Puerta Angosta

12 de enero de 2021 Desactivado Por admin

Esclavitud de Amor a María Reina de la Paz. Día 2


ENTRAR POR LA PUERTA ANGOSTA

San Mateo 7, 1-14

 “No juzguéis y no seréis juzgados”

“¿Cómo ves la paja en el ojo de tu hermano y no ves la viga en el tuyo?”

 “Pedid, y se os dará; buscad y hallaréis…”

“Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y espaciosa la senda que lleva a la perdición”


Mensaje, 11 de septiembre de 1986

“¡Queridos hijos! En estos días, en que llenos de alegría ustedes celebran la Fiesta de la Cruz, Yo deseo que también para ustedes su cruz se transforme en alegría. De modo particular, queridos hijos, oren para poder aceptar la enfermedad y los sufrimientos con amor, tal y como Jesús los ha aceptado. Sólo así podré darles con alegría las gracias y curaciones que Jesús me concede. Gracias por haber respondido a mi llamado! ”


“Los que son de Cristo –la Sabiduría encarnada- han crucificado sus bajos instintos con sus pasiones y deseos, llevan ahora y siempre en su persona la muerte de Jesús, se hacen violencia continuamente, llevan la cruz todos los días, están, finalmente, muertos con Jesucristo. Son éstas, expresiones del Espíritu Santo, que muestran con luz más que meridiana cómo, para obtener la Sabiduría encarnada, Jesucristo, es necesario que te mortifiques y renuncies al mundo y a ti mismo.”  (Amor de la Sabiduría Eterna, 194).

“Hermano mío, tú que eres imagen viviente de Dios (Gn 1, 26) y has sido rescatado con la sangre preciosa de Jesucristo (1Pe 1, 19), Dios quiere que te hagas santo como El (Mt. 5, 48) en esta vida y que participes de su gloria por toda la eternidad. Tu verdadera vocación consiste en adquirir la santidad de Dios. A ello debes orientar todos tus pensamientos, palabras y acciones, tus sufrimientos y todas las aspiraciones de tu vida”.  (Secreto de María 3)

San Luis Mª:   “Y tú, alma, ¿cómo lo conseguirás? ¿Qué medios vas a escoger para levantarte a la perfección a que Dios te llama? Los medios de salvación y santificación son de todos conocidos; señalados están en el Evangelio, explicados por los maestros de la vida espiritual, practicados por los santos. Todo el que quiera salvarse y llegar a ser perfecto necesita humildad de corazón, oración continua, mortificación universal, abandono en la Divina Providencia y conformidad con la voluntad de Dios.” (El Secreto de María)


Mensaje, 25 de febrero de 1987

“¡Queridos hijos! Hoy deseo envolverlos con mi manto y conducirlos a todos hacia el camino de la conversión. Queridos hijos, les ruego, entreguen al Señor todo su pasado, todo el mal que se ha acumulado en sus corazones. Yo deseo que cada uno de ustedes sea feliz, pero con el pecado nadie puede serlo. Por tanto, queridos hijos, oren y en la oración, ustedes conocerán el nuevo camino del gozo. El gozo se manifestará en sus corazones y así podrán ser testigos gozosos de lo que Yo y mi Hijo deseamos de cada uno de ustedes. Yo los bendigo. Gracias por haber respondido  a mi llamado! ”