«LA ORACIÓN DEL PERDÓN»

«LA ORACIÓN DEL PERDÓN»

20 de septiembre de 2021 0 Por admin

«Cuando Dios perdona a un pecador que confiesa humildemente su pecado, el diablo pierde su dominio sobre el corazón que había tomado …» (San Bernardo de Claraval, doctor de la Iglesia)

Testimonio del P. Jozo:


«Después de que Nuestra Señora en Medjugorje  el 4 ° día de las Apariciones nos hiciera confesarnos, agregó: «Antes de orar, todos deben perdonar a sus enemigos, ofrecerlos al Padre y desearles gracia y bendición». 

 Los feligreses y ellos respondieron «sí», pero luego hubo un silencio como un desierto durante veinte minutos. Luego pedí pedir la gracia para poder perdonar y así empezar a orar nuevamente. Luego María nos dio un gran regalo. Un caballero en el centro de la iglesia gritó en voz alta: «¡Señor, he perdonado, perdóname!» Y comenzó a llorar. Y entonces todos lloramos como si se hubiera abierto un grifo de agua y se hubiera formado un solo coro en la iglesia. Él dijo: «Señor Yo tambien he perdonado, Perdóname» repitiéndolo muchas veces.

Luego fuimos testigos de un espectáculo inusual: las primeras familias enemigas se invitaron a almorzar, luego se dieron regalos, luego invitaron a los vecinos a la fiesta. Fue el triunfo de la gracia de la reconciliación…

El tema del perdón y la reconciliación con Dios y con los hombres es particularmente relevante hoy. Incluso la Reina de la Paz, casi como sello final del ciclo de las grandes Apariciones Marianas que comenzó en la Rue du Bac en 1830 y luego se desarrolló en Lourdes en 1858 y en Fátima en 1917, lo ha estado preparandolo durante más de veintiséis años. con su extraordinaria presencia de gracia en Medjugorje.

 Desde el segundo día de las apariciones, el 26 de junio de 1981, en el Podbrdo, Nuestra Señora reveló el motivo central de su llegada a Medjugorje y el propósito esencial del mensaje: «He venido para que los hombres y mujeres se reconcilien con Dios y ¡juntos!» y poco después, apareciendo de nuevo a Marijia, vuelve a dirigir al mundo un apasionado llamamiento a recibir y dar ese amor incesantemente ofrecido por el «Padre de las misericordias»: «¡Paz! ¡Paz! ¡Reconciliaos!».

La invitación de María al perdón se expresa en tres direcciones fundamentales:

1. Purificación del corazón mediante un camino radical de conversión a Dios, para poder acoger plenamente el don del amor misericordioso ofrecido a los hombres por el Padre «Dives in Misericordia».

2. La capacidad de quienes han acogido el Amor y el perdón, «derramado en nuestro corazón por el Espíritu», para ofrecerlo incondicionalmente a los demás en situaciones existenciales concretas.

3. La disponibilidad a la acogida incondicional del hermano, por amor al Hijo de Dios presente en él, aunque sea crucificado y sepultado por pesadas capas de pecado y limitaciones humanas insoportables.

Este es el «Camino Santo» que nos indica María, a través del cual la vida de la Santísima  Trinidad puede derramarse concretamente sobre la tierra y, mediante la acogida de corazones humildes abiertos al don de la gracia, derramarse en un torrente de luz espiritual de paz y salvación por todo el mundo. Este es el «gran sacrificio» del agrado de Dios, al que la Reina de la Paz nos recuerda incansablemente en sus mensajes: 

«Queridos hijos, quiero agradecerles todos los sacrificios y los invito al mayor sacrificio: el sacrificio de amor. … los invito a comenzar a vivir el amor en sus corazones «(Mes. 27/03/86),» los invito a traer siempre armonía y paz … con amor, cambien todo lo que Satanás quiere destruir y de lo que él quiere apropiarse para siempre «(Mess. 31/07/86),» … 

Sin embargo, la Virgen, en perfecta sintonía con la norma evangélica: «Ama a tus enemigos, haz bien a los que te odian, bendice a los que te maldicen» (Lc 6, 27-28), nos invita a ir más allá del simple perdón de ofensas recibidas, para compartir los mismos niveles de Amor puro y ardiente presentes en Su Inmaculado Corazón:

 «… quiero que amen a todos, buenos y malos, con mi amor. Solo así el amor se apoderará del mundo» ( Mensaje 25/05/88), invitándonos incluso a implorar de Dios la gracia de «amar a cada hombre como ella amó a Jesús» (Oración a la Madre del bien, del amor y de la misericordia «dictada en Jelena, Jueves Santo 1984).

La Reina de la Paz también desea que las almas sean plenamente sanadas y liberadas de las devastadoras consecuencias del pecado, que en el transcurso de la historia personal de cada uno ha cavado inevitablemente heridas más o menos profundas en el corazón, abrumando y volviéndolo incapaz de un auténtica experiencia de comunión con Dios y con los hermanos.

María nos guía a una profunda sanación interior. Nuestra Señora quiere guiarnos por un camino de curación de los niveles más profundos y enfermos del alma, para introducirnos gradualmente, a través de una purificación cada vez más radical del corazón, en la alegría inefable de una comunión ardiente con el Santísima Trinidad: 

«Los invito a preparar su corazón para estos días en los que el Señor desea especialmente purificarlos de todos los pecados de su pasado. Ustedes, queridos hijos, no pueden hacerlo solos, por eso estoy aquí para ayudarlos. Oren, queridos Hijos, así podrán conocer todo el mal que hay en ustedes y presentarlo al Señor, para que el Señor purifique completamente sus corazones «. (Mensaje 25/06/88).

En numerosos mensajes, la Virgen, para poder realizar un camino serio y concreto de purificación interior, también nos recuerda la importancia fundamental de la dimensión propiamente sacramental del perdón, a través de la práctica comprometida y frecuente de la confesión (Mensajes de 6 de agosto de 1982, diciembre de 1983, 25 de marzo de 1985, 7 de noviembre de 1983, 25 de febrero de 1987, 25 de enero de 1995, etc.).

El camino de la purificación profunda que nos propone la Virgen requiere, sin embargo, una disponibilidad incondicional no solo para acoger el amor y el perdón dados por Dios, sino para convertirse en auténticos y activos instrumentos de la misericordia del Padre para los demás hermanos. Para ello necesitamos un cambio fundamental que nos lleve de un nivel de simple perdón dado y recibido, a una decisión libre y madura de ofrecer nuestra vida a Dios por la salvación del mundo. Esto representa un paso fundamental en la pedagogía concreta de la Reina de la Paz ofrecida en Medjugorje: 

«Queridos hijos … ustedes saben que los amo y por amor vengo aquí para mostrarles el camino de la paz y la salvación de sus almas. … Testifiquen con su vida y sacrifiquen sus vidas por la salvación del mundo. Yo estoy con ustedes y les doy las gracias … «(Mensaje 25/02/88).

Solo a través del ofrecimiento incondicional de la vida es posible aceptar plenamente el perdón dado por el Padre. De hecho, el amor de Dios es uno y solo quien lo da a los demás realmente lo posee. Sólo así es posible vivir el precepto evangélico con verdad y plenitud: «Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso» (Lc 6, 36) y el otro igualmente exigente: «Este es mi mandamiento: amaos los unos a los otros. Como yo. Te he amado. Nadie tiene mayor amor que este: dar la vida por los amigos «(Jn 15, 12-13).

 Aquí reside el verdadero núcleo y la esencia más profunda de la llamada espiritual de María a Fátima y Medjugorje, y esta es también la nota espiritual característica que se encuentra en los grandes testigos de santidad suscitados por el Espíritu en este siglo (Santa Teresa de BG, S. Faustina Kowalska, Madre Speranza, P. Maximiliano Kolbe, P. Pio de Pietrelcina, etc.).

 Nos parece un signo luminoso de gran esperanza que el Jubileo del tercer milenio, «el año de la gracia del Señor», haya sido preparado misteriosamente, por la presencia especial de María entre los hombres, por una extraordinaria efusión del amor misericordioso de el Padre en el mundo.

La perspectiva de la victoria final del amor y del perdón de Dios ilumina ahora como nunca, con la luz muy viva del Cordero Inmolado, el camino real de quienes están dispuestos a dar su consentimiento incondicional a la llamada de María, por el triunfo definitivo. de su Inmaculado Corazón sobre todos los poderes de las tinieblas presentes en el corazón y la historia de los hombres.

=======================

Mensaje dado por Nuestra Señora el 2 de junio de 2012 a Mirjana (una de las videntes de Medjugorje):

“Queridos hijos, estoy continuamente entre ustedes porque, con mi Amor infinito, deseo mostrarles la puerta del Cielo. Quiero contaros cómo se abre: por el bien, la misericordia, el amor y la paz, por mi Hijo. Por tanto, hijos míos, no perdáis el tiempo en la vanidad. Solo el conocimiento del Amor de mi Hijo puede salvarlos. A través de este Amor Salvífico y del Espíritu Santo, Él me ha elegido y yo, junto con Él, los escojo a ustedes para ser apóstoles de Su Amor y Su Voluntad. Hijos míos, ustedes tienen una gran responsabilidad. Quiero que, con tu ejemplo, ayudes a los pecadores a volver a ver, a enriquecer sus pobres almas y traerlas de vuelta a mis brazos. Por lo tanto, ora, ora, ayuna y confiesa regularmente. Si comer a mi Hijo es el centro de tu vida, entonces no tengas miedo: puedes hacer todo. Estoy con usted. Rezo todos los días por los pastores y espero lo mismo de ti. Porque, hijos míos, sin su guía y el fortalecimiento que les llega a través de la bendición no pueden seguir adelante. Gracias.”

«Nuestra Señora nos dice que VIVAMOS los santos mensajes que ella nos da,

no parar solo para una simple lectura… «


Respondemos con el corazón a la llamada de nuestra tierna y dulce Madre … A menudo oramos y confesamos … para que tengamos la fuerza necesaria para dar testimonio del Amor de Dios y de María y ser Sus manos extendidas. en este mundo que quiere vivir sin Dios …


LA ORACIÓN DE PERDÓN:

Señor Jesús, hoy recurro a ti para pedirte la gracia de perdonar a todos los que me han ofendido durante mi vida. Sé que me darás la fuerza para perdonar. Te agradezco porque me amas más de lo que yo me amo a mí mismo y quieres mi felicidad más de lo que yo puedo desearla. Señor Jesús, quiero liberarme de los resentimientos, angustias e inflexibilidad que he tenido hacia ti. Les pido perdón por todas las veces que pensé que estaban enviando muerte, sufrimiento, dificultades económicas, castigos, enfermedades a mi familia. Purifica mi mente y mi corazón hoy. Señor, ahora quiero perdonarme a mí mismo por mis pecados, defectos y fracasos. Quiero perdonarme por todo lo que está realmente mal dentro de mí o lo que creo que es malo…

También me perdono por cualquier participación en el ocultismo, en el juego de las cartas del tarot, me perdono por creer en los horóscopos, por consultar a los adivinos y adivinos, por tener o usar amuletos … Renuncio a todas estas supersticiones y te elijo solo a ti como mi Señor y Salvador. Lléname de tu Espíritu Santo. Me perdono por haber nombrado tu Nombre en vano o por haber blasfemado, por no haberte adorado, por no haberte honrado como debiera … por no haber asistido a la Santa Misa. 

También me perdono por oponerme a mis padres … por emborracharme, drogarme … me perdono todos los pecados contra la pureza: adulterio, aborto … por robar … por las mentiras que dije. De todo esto me arrepiento y me perdono sinceramente.

GRACIAS MI SEÑOR POR LA GRACIA QUE ME DAS EN ESTE MOMENTO.

Perdono sinceramente a mi MADRE. La perdono por las veces que me ofendió … por cuando se enojó conmigo … por cuando se enojó conmigo y me reprendió … la perdono por las veces que prefirió a mis hermanos antes que a mí. La perdono por todas las palabras hirientes que me dijo, como tonta, estúpida, mala… por las veces que me llamó “el peor de sus hijos…”,  por culparme de costarle mucho dinero a la familia…. por decirme que no me querían, que nací por error, que no era ese niño que ella hubiera querido … por haber visto siempre la parte negativa en mí.

EL PERDÓN DE TODO CORAZÓN.

Perdono a mi PADRE por las veces que no me ayudó en mis necesidades … por su desamor, falta de  cariño, falta de atención hacia mí … lo perdono porque no tuvo tiempo de seguirme cuando lo necesitaba . Lo perdono por las veces que se emborrachó … que peleó y peleó con mi madre y mis hermanos. Lo perdono por la severidad de sus castigos … por abandonarnos, por salir de casa, por divorciarse de mi madre e irse con otras mujeres …

HOY LO PERDONO CON TODO CORAZON.

Señor, quiero extender mi perdón a mis HERMANOS y HERMANAS. Perdono a quienes me rechazaron … quienes dijeron mentiras sobre mí … quienes me odiaron … quienes guardaron rencor … quienes fueron mis rivales en robar el amor de los padres. Perdono a quienes me han hecho daño física o espiritualmente … a quienes me han sido particularmente duros al imponerme castigos o dificultarme la vida, como sea que lo hayan hecho …

LOS PERDONO.

Señor, perdono a mi ESPOSO / ESPOSA por su falta de amor, cariño, apoyo, consideración, atención, ternura, comprensión .. Lo perdono por sus faltas, sus errores, sus defectos … y por todas las palabras o acciones realizó que me lastimara o molestara.

LO / A PERDONO DE TODO CORAZÓN.

Jesús, perdono a mis HIJOS por su falta de respeto, obediencia, amor, atención, ayuda, comprensión … los perdono por decir cosas falsas sobre sus padres … por sus malos hábitos … por haber abandonado la religión y la Iglesia … y por cualquier otra acción o palabra suya que me hizo sufrir …

HOY LOS PERDONO DE TODO EL CORAZÓN.

Señor, ayúdame a perdonar a mis FAMILIAS: abuelos, tíos, primos, sobrinos que de alguna manera se entrometieron en nuestra familia … Los perdono por ser posesivos, por imponer su voluntad, por causar confusión y discordia entre familiares que se enfrentan.

SEÑOR, LOS PERDONO HOY.

Dios mío, hoy perdono a todos mis FAMILIARES ADQUIRIDOS: suegro, suegra, yerno, nuera, cuñados y cualquier otra persona de la familia de mi cónyuge que trató mi familia mal, sin amor … los perdono por sus críticas, los pensamientos, acciones y omisiones que me han hecho daño o me han hecho sufrir.

¡HOY PERDONALOS, SEÑOR!

Perdono a mi COMUNIDAD RELIGIOSA, a los hermanos y hermanas de mi congregación por el daño que me han hecho … Perdono a mi hermano SACERDOTES por cualquier odiosidad,  falta de acuerdo…

HOY PERDONALOS, SEÑOR.

Jesús, ayúdame a perdonar a mis EMPRESAS DE TRABAJO que me repugnan y me hacen la vida imposible … Perdono a los que me acusan del trabajo que deben hacer los demás … Los perdono por sus murmuraciones, por negarse a cooperar, por sus intentos de echarme de mi trabajo.

LOS PERDONO, SEÑOR.

Incluso mis VECINOS necesitan ser perdonados por el ruido que hacen, por el descuido de la propiedad, por sus perros que molestan, porque no ponen la basura en los contenedores apropiados … por sus prejuicios … porque crean discordia en el barrio … no me hablan, se pelean y guardan rencor.

HOY PERDONALOS.

QUIERO PERDONAR DE CORAZÓN A LOS SACERDOTES, LAS HERMANAS Y LA IGLESIA, por toda la falta de ayuda, por sus cierres, por la inconsistencia y los escándalos que me han alejado de la fe. Los perdono de corazón, Señor, y por favor los bendigo. También perdono a mi párroco por la falta de apoyo … por sus explicaciones poco claras, los sermones aburridos … por la mezquindad, la falta de amistad … por no animarme como debería haberlo hecho … perdono a los responsables de mi parroquia porque no confían en mí, no me estiman, no me utilizan adecuadamente, confiándome aquellas tareas que yo estaría apto para realizar. También los perdono por cualquier otro daño que me hayan hecho a mí oa los miembros de mi familia, tanto en el pasado como en el presente.

HOY PERDONALOS.

Señor, perdono a las personas que tienen IDEAS DIFERENTES a las mías, puntos de vista diferentes … Perdono a los que me acusaron, me ridiculizaron, discriminaron … se burlaron de mí … también me dañaron económicamente. Perdono a los que tienen una FE DIFERENTE a la mía y por eso me agredieron, discutieron conmigo tratando de imponerme su opinión o trataron de distanciar a mi familia de la fe.

HOY PERDONALOS.

Señor, perdono a todos los PROFESIONALES que me han hecho daño de alguna manera: médicos, enfermeras, abogados, jueces, políticos, policías, bomberos, conductores de transporte público … personas que han hecho pequeñas reparaciones en mi casa y han exigido indemnizaciones de lo que ellos deberían o hicieron mal su trabajo.

SEÑOR, LOS PERDONO.

También perdono a mi EMPLEADOR porque no me paga adecuadamente … no aprecia mi trabajo … es cruel y razonable … porque está enojado conmigo y es hostil conmigo … porque no lo hizo darme ascensos a los que hubiera tenido derecho, ni me felicitó nunca cuando lo merecía.

SEÑOR, HOY LO PERDONO COMPLETAMENTE.

Señor, perdono a mis MAESTROS e INSTRUCTORES del presente y del pasado. Perdono a los que me castigaron, insultaron, humillaron … a los que me trataron injustamente y se burlaron de mí … a los que me juzgaron incapaz, estúpido o me dieron otros títulos ofensivos … perdono a los que me han castigado por permanecer en clase al final de la clase. Señor, perdono a los AMIGOS que hablaron mal de mí o no me defendieron cuando otros lo hicieron … los que no me apoyaron, los que no estuvieron disponibles cuando necesité su ayuda … los que interrumpieron cada contacto conmigo … .los que no me devolvieron el dinero que les había prestado…

HOY, SEÑOR, LOS PERDONO.

Señor Jesús, te imploro hoy que me concedas la gracia de perdonar A LA PERSONA QUE MÁS ME HIZO EN TODA MI VIDA … Dame, Señor, la capacidad de perdonar a mi peor enemigo, aquel a quien le dije que nunca lo haría. perdonado … aquel a quien me cuesta mucho conceder mi perdón. Gracias Jesús, porque me estás liberando del mal que viene de no perdonar. Haz los arreglos para que el Espíritu Santo me llene con su luz, de modo que todas las áreas de mi mente que todavía están inmersas en la oscuridad estén iluminadas.

¡AMÉN, ALELUJA!

1 Padre Nuestro, 1 Ave María, 1 Gloria al Padre.

(P. Robert De Grandis)

——————

Fuente: Medjugorje Periódico