Krizevac,  88 años

Krizevac, 88 años

15 de marzo de 2022 Desactivado Por admin

La gran Cruz Blanca en Medjugorje se completó el 15 de marzo de 1934


Aproximadamente a un kilómetro en línea recta desde la iglesia de Medjugorje se eleva la montaña Krizevac que, uniéndose a la montaña Crnica, forma un ángulo. En su cima (520 metros sobre el nivel del mar) el entonces párroco y los habitantes de Medjugorje levantaron una cruz de hormigón armado de 8,56 metros de altura. En la cruz grabaron estas palabras: «A Jesucristo, Redentor de la humanidad, como signo de fe, amor y esperanza en recuerdo del 1900 aniversario de la Pasión de Cristo». Tiene una reliquia importante, procedente de Roma, un pequeño trozo de la cruz  en la que crucificaron a Jesucristo y cuyo mayor trozo se encuentra en la iglesia de la Santa Cruz de Jerusalén en Roma. La cruz se completó el 15 de marzo de 1934. Posteriormente, se consolidó la costumbre de celebrar la Santa Misa a sus pies el primer domingo posterior a la Natividad de la Virgen María en memoria de la exaltación de la Santa Cruz. 

Ni siquiera Krizevac atrae a muchos peregrinos por su belleza natural o por la importancia de su cruz, sino solo porque muchos dicen que, tras el inicio de las apariciones de la Virgen, vieron una luz u otros «signos» en la cruz.Todos los relacionaron con las apariciones de la Virgen y con los mensajes de las apariciones de Medjugorje, con la paz entre Dios y los hombres y en medio de los hombres. Se ha entendido que el camino hacia esa paz conduce a esta cruz y la gente también ha incluido la veneración de la cruz en su devoción y en la práctica de las peregrinaciones.  Subiendo por el difícil o casi imposible camino hacia Krizevac, los peregrinos siguen el camino de la cruz. Por eso, al final del camino hacia el monte Krizevac hay placas con relieves de bronce y en todos ellos está representada la imagen de la Virgen. Nuestra Señora sigue a Jesús, como nosotros, por el camino de la cruz de nuestra vida.

El 24 de noviembre de 2001, primer aniversario de la muerte del padre Slavko Barbaric, se colocó un memorial en el lugar donde entregó su alma al Señor: el relieve del padre Slavko en bronce, grabado en piedra. Entre dos estaciones del Vía Crucis, quedará como recordatorio y recordatorio del hombre que dijo lo que pensó y que hizo lo que dijo, siguiendo el Evangelio y los mensajes de la Reina de la Paz.

Originalmente esta montaña se llamaba Sipovac . El Padre Bernardin Smoljan en la tarde del 21 de enero de 1934 propuso a los feligreses adherirse a la invitación del Papa Pío XI de construir una Cruz en las alturas más significativas de la tierra en memoria perenne del Año Santo Extraordinario desde la Pascua de 1933 hasta la de 1934 en el “1900º aniversario de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor”.  Desde entonces, la montaña ha tomado el nombre de «Krizevac», que es «montaña de la Cruz». El Krizevac se encuentra en la aldea de «Miletina». En sus mensajes, la Reina de la Paz afirmó que «La Cruz que construiste formaba parte de un plan divino» y con frecuencia invitaba a los peregrinos a ir a la montaña a rezar. Por ello, a lo largo de los años, a lo largo del camino empinado y empedrado  que conduce a la cruz, se han colocado 16 paneles de bronce que representan el «Vía Crucis» realizados por el artista italiano Carmelo Puzzolo. Las mayores peculiaridades de este Vía Crucis son que comienza con la estación de Jesús agonizante en Getsemaní y que en todas las estaciones el artista también representó a la Virgen. Junto a cada estación hay una cruz de madera. Desde hace muchos años, la Parroquia de Medjugorje, organiza el Vía Crucis todos los viernes en esta montaña que, hasta el 24 de noviembre de 2000, estuvo dirigida por el querido Fray Slavko Barbaric. 

El camino de Krizevac es muy difícil de recorrer y, precisamente por eso, también podemos adentrarnos un poco físicamente en lo que fue el sufrimiento de Jesús por nuestra salvación. Es bueno que, como se hace al rezar el Santo Rosario, en Podbrdo (Monte de las Apariciones), que todos recen espontáneamente frente a cada estación. Fray Slavko dijo que para encontrarnos con el Señor en oración debemos dedicar tiempo a la oración. ¡Oremos, pues, con calma!


Estas indicaciones nos dan los guías al subir el Monte de la Cruz «KRIZEVAC»

1. El monte Krizevac es un lugar sagrado de silencio y oración. 

2. Aquí rezas a las 16 Estaciones del Vía Crucis.

3. Acompañamos a Jesús en el sufrimiento, mientras cargaba su cruz. 

4. Hay que respete a los demás peregrinos y no perturbar sus oraciones. 

5. En la cima, en la Cruz, se reza en silencio. 

6. Se desciende en silencio. No molestar a los que están subiendo y rezando. 

7. En el monte Krizevac no se compra ni se vende nada.

8. No se encienden velas, no se debe dejar basura. 

9. Está prohibido celebrar la Santa Misa. 

10. Que el Señor os conceda la paz por intercesión de la Reina de la Paz.