HORARIO DE VERANO EN PROGRAMA DE ORACIÓN

HORARIO DE VERANO EN PROGRAMA DE ORACIÓN

31 de mayo de 2021 0 Por admin

A partir del martes 1 de junio, el programa de oración vespertina en Medjugorje cambia: estos son los horarios …


Programa de oración de Medjugorje (verano)

Esta es una información importante para los feligreses y peregrinos, pero más aún para aquellos creyentes que desean viajar a Medjugorje desde los lugares circundantes para un programa de oración vespertina.
A partir del martes 1 de junio, el programa de oración vespertina cambia.  El programa de oración de verano se desarrollará del 1 de junio al 1 de septiembre.  El Rosario comenzará a las 6 pm y la Santa Misa a las 7 pm.

Adoración del Santísimo Sacramento del altar los martes, jueves y sábados después de la misa vespertina, de 20:00 a 21:00 horas.  El Vía Crucis el viernes y el rezo del Rosario en Podbrdo el domingo será a las 4 pm.
Hoy en Podbrdo rezamos el rosario a las 2 pm y el viernes el Vía Crucis en Križevac a las 4 pm (programa de oración de verano)
 
 
MEDJUGORJE-INFO.COM


El programa de oración vespertino comienza con el rezo del Santo Rosario en la iglesia parroquial a las 18 horas (a las 17 horas en invierno), continúa con la Santa Misa a las 19 horas (a las 18 horas en invierno), seguidamente, las oraciones de bendición y la tercera parte del Santo Rosario. La Adoración al Santísimo Sacramento del Altar se celebra los miércoles y sábados de 22 a 23 horas (de 21 a 22 horas en invierno), y los jueves inmediatamente después de la Santa Misa. La adoración y oración ante la Cruz del Señor se celebra todos los viernes inmediatamente después de la Santa Misa. Cada día, los peregrinos de todo el mundo pueden celebrar la Santa Misa en su propio idioma. Cada domingo se reza el Rosario en el Monte de las Apariciones, a las 16 horas (a las 14 horas en invierno), y cada viernes a la misma hora se realiza el Vía Crucis en el Krizevac.

A las seis menos veinte de la tarde, el tiempo se detiene cada día en Medjugorje. El silencio se hace aún más profundo si cabe en la explanada de la Parroquia de Santiago Apóstol de este pequeño pueblo de Bosnia-Herzegovina. El rezo del Santo Rosario se interrumpe unos breves minutos para recordar la hora en la que la Virgen (la «Gospa») se apareció a «los niños»(Mirjana, Vicka, Ivan, Milka, Marija y Jakov), por primera vez, el 24 y el 25 de junio de 1981.

Cada tarde a la misma hora algunos de los videntes, hasta allí llegan diariamente miles de peregrinos procedentes de todo el mundo. Sobre todo entre los meses de abril y noviembre, cuando el tiempo permite las celebraciones al aire libre, lo que ahora depende también de las disposiciones ante el COVID.

Una multitud que se multiplicaba cada año, y que ahora se reúne también virtualmente por las redes sociales.
«Desde Medjugorje hay un nuevo Pentecostés en la Iglesia Católica», comenta una peregrina que cada año viaja a esta localidad. En 2017, se llegaron a repartir 1,5 millones de comuniones y 38.856 sacerdotes concelebraron misas. Hay días que se llegan a celebrar 20 eucaristías diarias en cuatro idiomas y la jornada para los jóvenes, que tiene lugar en agosto, reune a más de 40.000 jóvenes.

Hasta diez mil personas pueden acoger este espacio frente a la Parroquia de Santiago Apóstol, al que la mayoría de la gente accede en silencio. Unos acariciando el Rosario, otros con paso lento, como si las cruces de muchas vidas, arruinadas por la tristeza, la desesperanza, la soledad o la búsqueda de la paz interior, fuera tan pesada, que les marcara el paso de su propio camino. También los hay escépticos y otros que buscan un efecto sobrenatural, pero que se van con el gozo de la gracia, renovados en su propia Fe.

Porque a Medjugorje, como dice Cristina, una joven católica bosnia que acompaña a los peregrinos, «no se viene a ver a los videntes, ni a ver el sol o una luz extraña. Lo importante es el encuentro personal con Dios y aquello que hace que cada peregrino sienta la necesidad de regresar».

La fuerza del recogimiento y el ambiente de oración es tan importante, que el centro de la actividad diaria es el programa vespertino en la gran explanada junto a la parroquia.