En Medjugorje el mes de septiembre está dedicado a los Ángeles. 

En Medjugorje el mes de septiembre está dedicado a los Ángeles. 

1 de septiembre de 2021 0 Por admin

EN LOS MENSAJES DE MEDJUGORJE:

… dale a mis ángeles la oportunidad de cantar en tu corazón

Yo estoy contigo, y con los santos y ángeles intercedo por ti.

Hoy me regocijo con todos mis ángeles.


El Catecismo de la Iglesia Católica subraya lo que muchos santos han testificado: “La existencia de seres espirituales e incorpóreos, que la Sagrada Escritura suele llamar ángeles, es una verdad de fe. El testimonio de la Escritura es tan claro como la unanimidad de la tradición ”.

También sabemos que el Señor ha reservado un ángel para cada una de sus criaturas . Cada uno de nosotros está confiado a un ángel de la guarda, que no tiene otro propósito que esperar nuestras peticiones de oración. 

“Cuando estés tentado, invoca a tu ángel. Él quiere ayudarte, ¡más de lo que tú quieres que te ayuden! Ignora al diablo y no le tengas miedo; tiembla y huye al ver a tu ángel de la guarda ”, nos dijo San Juan Bosco.

Hay ángeles y ángeles: ¡mantente alerta!

Los ángeles, seres creados por Dios, mucho antes que el hombre, no permanecieron todos fieles a él. No debemos olvidar, de hecho, que algunos de ellos decidieron seguir a Lucifer ( originalmente el más brillante de los Ángeles de Dios ), en su orgulloso intento de tomar el lugar del Señor. Estos, encabezados por el mal, se llaman ángeles caídos o demonios y, obviamente, actúan según las órdenes de su amo.

Hay que tener cuidado ya que hay muchos sitios web que engañan, con respecto a estos temas… 


Oración al ángel de la guarda de San Pio:

Oh santo ángel de la guarda, cuida mi alma y mi cuerpo. Ilumina mi mente para que conozcas mejor al Señor y lo ames con todo tu corazón. Ayúdame en mis oraciones, para no ceder a las distracciones, sino darles la mayor atención. Ayúdame con tus consejos, para que pueda ver lo bueno y hacerlo con generosidad.

Defiéndeme de las trampas del enemigo infernal y apóyame en las tentaciones, para que siempre pueda salir victorioso. Compensa mi frialdad en la adoración del Señor: no dejes de esperar mi custodia, hasta que me lleve al Cielo, donde alabaremos juntos al buen Señor por toda la eternidad. Amén.


Homilía de San Juan María Vianney, sobre el ministerio de los ángeles.

«Os enviaré a mi ángel» (Mal 3,1).

Hermanos míos, nuestros ángeles custodios son nuestros más fieles amigos, porque están con nosotros día y noche, en todo tiempo y lugar; la fe nos enseña que los tenemos siempre a nuestro lado. Eso es lo que hizo decir a David: «No se te acercará la desgracia, ni la plaga llegará hasta tu tienda, porque a sus ángeles ha dado órdenes para que te guarden en tus caminos (Sl 90,11). Y para que veamos cuán grandes son sus cuidados para con nosotros, el profeta dice que nos llevan en sus manos como una madre lleva a su hijo. ¡Ah! es que el Señor previó los peligros sin número a los que estaríamos expuestos en la tierra, en medio de tantos enemigos y que todos buscan nuestra perdición. Sí, son los ángeles buenos que nos consuelan en nuestras penas, que hacen nos demos cuenta cuando el demonio nos quiere tentar, que presentan a Dios nuestras oraciones y todas nuestras buenas acciones, que nos asisten en la hora de la muerte y presentan nuestras almas a su soberano juez…

Desde el comienzo del mundo, el trato de los ángeles con los hombres es tan frecuente que la Escritura santa los menciona a cada instante… Casi todos los patriarcas y profetas han sido instruidos por los ángeles acerca de la voluntad del Señor. Incluso a menudo vemos que el mismo Señor se ha hecho representar por ángeles. Pero me diréis, si les viéramos ¿no aumentaría nuestra confianza en ellos? Si esto hubiera sido necesario para la salvación de nuestra alma, el buen Dios los habría hecho visibles. Pero eso tiene muy poca importancia, porque en nuestra religión sólo conocemos por la fe, y esto para que todas nuestras acciones sean más meritorias…

Si deseáis saber el número de ángeles que existen, su función, os diré que son muy numerosos: unos han sido creados para honrar a Jesucristo en su vida escondida, dolorosa y gloriosa, o bien para ser los guardianes de los hombres sin dejar, por ello, de gozar de la presencia divina. Otros están ocupados en contemplar las perfecciones de Dios, o bien velan para que conservemos nuestra vida cristiana proveyéndonos de todos los medios necesarios para nuestra santificación. Si bien es verdad que el buen Dios se basta a sí mismo, no es menos verdad que para gobernar al mundo, se sirve del ministerio de sus ángeles.

Aunque el buen Dios se baste a sí mismo, sin embargo emplea, para gobernar el mundo, el ministerio de sus ángeles… Si vemos a Dios cuidar con tanto esmero de nuestra vida, debemos concluir que nuestra alma es algo muy grande y muy precioso, para que emplee para su conservación y santificación todo lo que tiene de más grande en su tribunal. Nos dio a su Hijo para salvarnos; Este mismo Hijo… nos da a cada uno de nosotros, uno y hasta varios ángeles, que únicamente se ocupan de pedirle para nosotros las gracias y los socorros necesarios para nuestra salvación… ¡Oh, qué poco conoce el hombre lo que es, y el fin para qué ha sido creado! Leemos en la Escritura que el Señor decía a su pueblo: » Voy a enviaros a mi ángel, con el fin de que os conduzca en todos vuestros pasos » (Ex 23,20)…

Debemos invocar a menudo a nuestros ángeles de la guarda, respetarlos y, sobre todo tratar de imitarlos en todas nuestras acciones. La primera cosa que debemos imitar en ellos, es el pensamiento de la presencia de Dios… En efecto, si estuviéramos bien penetrados de la presencia de Dios, ¿cómo podríamos hacer el mal? ¡Nuestras virtudes y todas nuestras buenas obras, serían mucho más agradables a Dios!… Dios le dice a Abraham: «¿Quieres ser perfecto? Camina en mi presencia» (Gn 17,1).

¿Cómo puede ser que olvidemos tan fácilmente al buen Dios, si lo tenemos siempre delante de nosotros? ¿Por qué no tenemos respeto y reconocimiento hacia nuestros ángeles, que nos acompañan día y noche?… «Soy demasiado miserable, diréis, para merecer esto”. No sólo, hermanos míos, Dios no os pierde de vista un instante, sino que os da un ángel, que no deja de guiar vuestros pasos. ¡Oh, inmensa felicidad, tan poca conocida por los hombres!