El testimonio del martitio

El testimonio del martitio

7 de febrero de 2022 0 Por admin

La gente de Siroki Brijeg lleva décadas educando a sus hijos, les dan este testimonio de amor.

Cada hermano, después de arrodillarse y besar a Jesús, sosteniendo la Cruz en su pecho, dijo como San Francisco: «Tú eres mi Dios, mi todo.


Fuente: medjugorje tutti giorni

Eran las 3 de la tarde del 7 de febrero de 1945 algunos partisanos comunistas encontraron treinta religiosos en el monasterio. Los comunistas dijeron: «Dios está muerto, Dios no está aquí, el Papa, no hay Iglesia, no se necesita, vayan al mundo a trabajar. «Con amenazas y malas palabras, trataron de persuadir a la fraternidad para que dejara el vestido religioso, pero ellos respondieron: «Somos religiosos, consagrados, no podemos dejar nuestro vestido religioso». Entonces, un soldado enojado tomó la cruz y la tiró al suelo. «Aquí – dijo – ahora puedes elegir la vida o la muerte». Cada hermano, después de arrodillarse y besar a Jesús, sosteniendo la Cruz en su pecho, dijo como San Francisco: «Tú eres mi Dios, mi todo. «Testigos oculares, entre ellos algunos soldados que formaban parte del pelotón de fusilamiento, informaron más tarde que la fraternidad fue a muerte rezando y cantando las letanías de la Virgen María.


Uno de esos soldados quedó sorprendido por el comportamiento heroico de la fraternidad. Él relató: «Desde que era un niño, en mi familia, siempre he oído de mi madre que Dios existe, Dios existe. Al contrario, Lenin, Stalin, Tito siempre habían dicho y hecho todo lo posible para inculcarnos a cada uno de nosotros: ¡Dios no existe, no existe! Cuando las circunstancias de la vida me pusieron de pie frente a los mártires de Siroki Brijeg y vi cómo esos hermanos enfrentaron la muerte, orando y bendiciendo a sus perseguidores, pidiendo a Dios que perdone los pecados de los responsables, ante las palabras de Lora res onateó conmigo claramente mi madre y pensé: mi madre tenía razón, Dios existe, Dios existe! «Ese soldado, hoy, se ha convertido y tiene un hijo sacerdote y una hija monja. Cuando terminó la ejecución, sus cuerpos fueron rociados con gasolina y quemados. Esto no se paga, los partisanos indignaron y borraron lo escrito en la piedra invocando a Dios y a la Virgen María, colocados arriba de la entrada al convento y destruyeron la biblioteca que contenía unos 150 mil volúmenes, que documentaba el escenario s de la historia Y el sufrimiento del croata pueblo de Herzegovina.


Medjugorje, pequeña aldea en Bosnia y Herzegovina, es conocida por muchos fieles católicos, especialmente italianos, por sus (presuntas) apariciones marianas… Los muchos peregrinos que abarrotan el pueblo pueden visitar, en las inmediaciones de la aldea, el santuario de Siroki Brijeg, titulado a la Asunción en el Cielo, un santuario que constituye el auténtico estandarte religioso de Herzegovina, rico desconocido ev fuera de las fronteras de la pequeña región.


Ese monasterio (el más grande de Bosnia y Herzegovina. ) cofre verdadero y real de la historia y recuerdos del pueblo croata de Herzegovina.
La pequeña ciudad, con su impronunciable nombre, cuenta con un extraordinario primacía en toda Europa: ni un solo divorcio se ha registrado en memoria del hombre entre sus 20 mil feligreses (de 30 mil habitantes), ninguna familia ha sido jamás ha sido dividido. El secreto es un fuerte catolicismo popular combinado con la seriedad con la que vivimos la tradición croata


Fuentes que hablan de esta ciudad explican que el matrimonio se vive como inseparables unidos a la cruz de Cristo y de hecho, según la tradición croata, a la pareja que se prepara para el matrimonio no se le enseña a mirar al p artner como a la pers perfecta en, como él / ella que cumple el destino de el otro, en un sentido platónico. ¡No! El sacerdote les dice: «¡Han encontrado su cruz! Una cruz para amar, para llevar contigo para siempre». La cruz, en el cristianismo, es la condición para la salvación personal, por lo que el marido no tiene la capacidad de cumplir con la esposa, o viceversa, pero ambos son la condición mutua que permite la realización de su propia vocación. Si uno abandona al otro, abandona a Cristo. Traiciona la tarea que se le ha confiado. Esta es la visión cristiana del matrimonio que todavía se vive y se enseña auténticamente en Siroki Brijeg.


Para la gente sencilla de ese pueblo bosnio perdido no hay abogados, pareja de psicólogos, magos o astrólogos. Si hay un problema, entre los dos cónyuges sólo existe la oración común, de rodillas frente a la crucifixión encuentras la fuerza para perdonar, para vencer el orgullo, para llorar, para gritar su propio sufrimiento y para volver a abrazarse. Sentirse perdonado por otro por tu propia pequeñez. Para hacerlo seriamente se necesita, claramente, la conciencia viva de Quién es la que mantiene unidos a los dos esposos en el sacramento. Porque la verdadera unidad es imposible para el hombre.


La gente de Siroki Brijeg lleva décadas educando a sus hijos, les dan este testimonio de amor. El misterio de Dios es aun este, la elección de los pequeños para ser testigos de los grandes. El hijo de un humilde carpintero Nazaret perturba la historia convirtiéndose en el camino, la verdad y la vida. Los pobres e ignorantes pastores de Lourdes y Fátima se convierten en un instrumento para la conversión de millones de personas, intelectuales e intelectuales. De la misma manera, un pequeño y desconocido pueblo europeo se convierte en un testigo silencioso de un amor irrompible, una realidad ahora desconocida para las grandes ciudades occidentales, cuyos habitantes están cada vez más distantes unos de otros. Aplastados por los escombros y lo que queda de sus planes de boda.
Ese monasterio, un verdadero ataúd de la historia y recuerdos del pueblo croata de Herzegovina