El sufrimiento del Padre Jozo

El sufrimiento del Padre Jozo

20 de agosto de 2022 0 Por admin

En la cárcel no se le permitía celebrar la Eucaristía ni tener la Biblia, ni recibir cartas ni visitas.

El Padre Jozo Zovko, llamado uno de los testigos de Medjugorje, que fue detenido el 17 de agosto de 1981, hoy continúa ejerciendo su ministerio y predicando ejercicios espirituales en la isla Badija.

¿Las razones? El odio a la fe católica por parte de los comunistas y los celos hacia ella dieron lugar a una persecución despiadada.


En un país de régimen comunista, no podía permanecer indiferente esa primavera cristiana que brotaba con fuerza en la parroquia de Medjugorje y el párroco aparecía como principal responsable.

Fray Jozo nunca aceptó la presión de la policía para suprimir la Santa Misa en su parroquia. Un día, durante la Santa Misa, «los astutos oyentes de sus homilías» -que no eran precisamente expertos en las Escrituras- buscaron una falsa alusión. Tergiversaron las palabras del Padre Jozo refiriéndose al Éxodo, dándole un sentido político. El éxodo de cuarenta años de los israelitas a través del desierto, fueron interpretados deliberada y falsamente como cuarenta años de gobierno comunista en Yugoslavia. En consecuencia se produjo la denuncia y el padre Jozo fue injustamente juzgado y condenado, como «enemigo del pueblo», a tres años y seis meses de prisión. El 22 de octubre de 1981 se dictó la terrible sentencia. En la cárcel no se le permitía celebrar la Eucaristía ni tener la Biblia, ni recibir cartas ni visitas.

¡Cualquier cosa! ¡Soledad absoluta significa criminales de todo tipo! Al encontrarse en esa situación de aislamiento total, todos pensaron que había desaparecido. Incluso se pensó que podría estar muerto. Entonces, sólo los videntes podían tener alguna noticia. Cuando expresaron su preocupación a Nuestra Señora, la Santísima Virgen les dijo: «El padre Jozo está vivo y yo lo cuido». Las numerosas cartas que llegaron al presidente de Yugoslavia, especialmente de Italia, acortaron la pena a dieciocho meses.

Sufrió maltratos y torturas pero Fray Jozo nunca los menciona. Solo cierra los ojos y sonríe con tristeza. ¡Es imposible pedirle más! Es lo que San Francisco llamó: «el secreto del Rey». Lo ocurrido pertenece a este santuario íntimo, cerrado con el perdón, que nadie puede profanar.

¡Dejó Herzegovina y se retiró a un islote deshabitado de Badija cerca de Korčula! Noticia que sorprende a todos los conocedores de los hechos de Medjugorje y a muchos peregrinos de todo el mundo, pues hasta el momento no había indicios de que el popular franciscano abandonaría el monasterio franciscano de Široki Brijeg, donde vivió y apoyó la autenticidad de Medjugorje en el últimos años.

¿Cuál es la razón?

Proteger el Mensaje e Medjugorje. Padre Jozo esta en la Isla Badija, orando, en el silencio y la distancia, en un antiguo Convento y en las riunas de una Iglesia debastada por los comunistas, inmolando cada día su vida por nuestro Señor, su confidente y Maestro, y con María Santísima, por cuyos planes, desde Badija, dona su vida como sacerdote y fraile franciscano.

¿QUIÉN ES EL PADRE JOZO ZOVKO?

Es un franciscano croata perteneciente a la Orden de los Frailes Menores, profundamente vinculado al acontecimiento de Medjugorje. Nació en Uzarici, un pequeño pueblo de Herzegovina, el 19 de marzo de 1941, fiesta de San José, en el seno de una familia campesina de diez hijos. Fabijana, su hermana, es monja franciscana mientras que dos hermanos fallecieron a temprana edad, uno ahogado en el pequeño río que atraviesa el pueblo. El Padre Jozo estudió primero en Sarajevo y luego en Ljubljana y Graz en Austria. Hizo sus votos religiosos en 1962 en el monasterio franciscano de Siroki Brijeg en Herzegovina. Fue ordenado sacerdote el 6 de agosto de 1967. Es un hombre activo, enérgico, emprendedor y al mismo tiempo profundamente espiritual y místico.
Lo llamaban “El párroco más famoso del mundo” porque era párroco en Medjugorje cuando comenzaron las apariciones y asumió la difícil tarea de encaminar la fe de los fieles hacia la vida sacramental y explicar el significado religioso y cristiano más profundo. de los Mensajes de la Santísima Virgen.
Fue llamado «El Nuevo Moisés» por su carisma de intercesión. Su oración nace de una fe muy profunda que no desfallece. No habla mucho. Cuando alguien le expone un problema o le muestra sus lágrimas, instantáneamente cierra los ojos y se reúne en oración, impone sus manos, bendice… y sale corriendo. Una anécdota, entre las muchas que podríamos contar, demuestra lo que estamos diciendo, quería decirle algo más sobre su inquietud. Fray Jozo la miró asombrado: «¡Pero si ya hemos rezado! Debes estar en paz». Para él es obvio que, después de presentar nuestra oración al Señor, cualquier tipo de inquietud debe ser cancelada.

(Video de Silvana Pivac)



Libero.it