El poder de la Bendición

El poder de la Bendición

13 de diciembre de 2021 0 Por admin

 Dice el  Padre Amorth:  Las bendiciones anulan las maldiciones

El poder de la bendición sacerdotal se desprende del poder del sumo y Eterno Sacerdote. Su poder eficaz descansa en los méritor del Verbo Encarbado e Inmolado por nosotros.

La Bendición Maternal de María, fundada es su misión de Madre para con nosotros, corresponde a la súplica de una Madre que clama, como en las bodas de Caná, el favor del poder de su Hijo y nuestro Señor.

También es una súplica, del justo y del fiel de la Iglesia, pedir la mano providente de Dios, sobre aquellos que necesitan de su Misericordia.

Ante una sociedad que vive en tinieblas y con frecuencia deseael mal a su prójimo, es muy eficaz poner el práctica la enseñanza de nuestro Señor, que se funda en la abundancia de su poder: «bendice al que te maldice» es decir, desea el bien a quien te desea el mal. En ese momento. triunfa el Reino de Cristo sobre tí.


Les presentamos un texto extraído de algunas declaraciones del Padre Amorth antes de su reciente fallecimiento. En este caso el sacerdote hablaba de las bendiciones como instrumento para anular la maldición tomando aparición de las sagradas escrituras, y luego darnos los métodos necesarios para ahuyentar el maleficio. Padre Amorth partió de la palabra de Dios trata del evangelio según Luca: ′′ Bendita al que te maldice «, y luego continuar con una observación al respecto seguida de la cita esta vez de Juan: ′′ El que se cierra al don de Cristo se maldice solo, porque se autoexcluye de la bendición: ′′ Si alguien escucha mis palabras y no las observa, yo no lo condeno; porque no vine a condenar al mundo, sino a salvar al mundo. Quien me rechaza y no acoge mis palabras, tiene quien lo condene: la palabra que anuncié lo condenará en el último día «.
Más adelante contó la historia de una mujer que vivía en Roma junto al estudio de una maga. Esta maga de vez en cuando se asomaba y mirando hacia la señora le hacía algunos gestos, la mujer preocupada de que fueran maldiciones le pidió auxilio al padre Amorth quien le sugirió que la bendiga: ′′ Sabes lo que debes hacer? Tan pronto como te das cuenta que la maga hace marcas hacia ti, tú con los vidrios cerrados para que ella no vea lo que haces, mándale bendiciones pidiéndole con fe al Señor que la bendiga «.
A partir de ese momento la mujer no tuvo inconformidad. Las bendiciones anulan las maldiciones y por eso debemos bendecir a las personas. Todos tenemos a quien bendecir y todos podemos hacerlo en cualquier momento, así Padre Amorth: ′′ Creo que cada uno de nosotros puede bendecir a una persona diciendo: te bendiga el Señor en el nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo. Esto siempre se puede hacer «.

A continuación les traemos una oración de bendición útil contra las personas adversas y las siete Santas Bendiciones, útiles tanto para liberarse a sí mismos como para liberar a nuestro prójimo.




Oración contra las personas adversas

Lava oh Señor Jesús en Tu Preciosísima Sangre a mis enemigos y envía sobre ellos continuamente Tu Santa Bendición y bendición de María Inmaculada unidas a las de todos los ángeles y de todos los Santos. Yo también me uno a estas bendiciones y me bendigo a mi y a ellos en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.




Y aquí están las siete Santas Bendiciones

(Es bueno recordar que podemos bendecir a cualquier criatura, pero no a los objetos y personas que sirven para el culto permanente. Además hay que entender que las oraciones funcionan única y exclusivamente por intercesión de Dios y que toda bendición debe ser seguida de un agradecimiento a Dios por ser efectiva):
Me bendiga el poder del Padre Celestial + la sabiduría del Hijo Divino + el amor del Espíritu + Santo. Amén.
Me bendiga Jesús crucificado, por medio de su preciosa sangre. En el nombre del Padre + y del Hijo + y del Espíritu + Santo. Amén.
Me bendiga Jesús desde el tabernáculo, por medio del amor de su Divino Corazón, En el nombre del Padre + y del Hijo + y del Espíritu + Santo. Amén.
Me bendiga María desde el Cielo, Madre celestial y Reina y llene mi alma de un mayor amor a Jesús. En el nombre de Padre + y del Hijo + y del Espíritu + Santo. Amén.
Me bendiga mi ángel guardián, y todos los santos Ángeles vengan en mi ayuda para repeler los ataques de los espíritus malignos. En el nombre del Padre + y del Hijo + y del Espíritu + Santo. Amén.
Me bendigan mis Santos patrones, mi santo patrono de bautismo y todos los Santos del Cielo. En el nombre del Padre + y del Hijo + y del Espíritu + Santo. Amén.
Me bendigan las almas del purgatorio y las de mis difuntos. Que sean mis intercesores en el trono de Dios para que yo pueda alcanzar la patria eterna. En el nombre del Padre + y del Hijo + y del Espíritu + Santo. Amén