El grupo de oración «Reina de la Paz» en Medjugorje.

El grupo de oración «Reina de la Paz» en Medjugorje.

7 de julio de 2021 0 Por admin

La HISTORIA del grupo de oración fundado por invitación de Nuestra Señora el 04.07.1982 en su Aniversario Nº 39


Muchos peregrinos están interesados en el grupo de oración «Reina de la Paz» en Medjugorje. Para que la verdad no se distorsione. Aquí se dará a conocer «de primera mano» a través del testimonio directo extraído del diario editado y meticulosamente escrito por un miembro del grupo. 

Nació el 04.07.1982 en el día de celebración de los combatientes y veteranos comunistas. El grupo de oración fue fundado por invitación de la Virgen en el monte de las apariciones, durante una aparición extraordinaria al visionario Iván. 

El grupo de oración todavía existe hoy. 

Todo comenzó así: en el balcón de la antigua casa familiar de la visionaria Vicka, se reunieron los jóvenes de su familia, algunos jóvenes del pueblo y yo de Metkovic. Estaba preparándome para la boda. Con nosotros también estaba el visionario Iván. En un momento nos encontramos en una situación desagradable y me propuse ir a la montaña de las apariciones, a pesar de que era de noche y estaba prohibido por la policía.

Ivan acepta de inmediato, con él los nueve presentes. En la montaña, Iván, en medio de la oración (siete Padre Nuestro, Ave María y Gloria), tuvo una aparición extraordinaria después de la cual nos dijo que Nuestra Señora nos invitaba a venir dos veces por semana, cuando hubiéramos decidido, y que no teníamos que temer a nada porque ella estaría con nosotros para protegernos. Los demás me preguntaron cuándo podían venir, les respondí martes y viernes.

La próxima vez, otras personas también vinieron con nosotros. Pero Nuestra Señora, recuerdo que solo nos pidió a los nueve que fuéramos dos veces por semana. Desde entonces 04.07.1982 año, hasta hoy 1999. Madonna dirige y protege nuestro grupo de oración a través del visionario Iván, con Sus maravillosas enseñanzas de Madre, mensajes tan numerosos que ella puede escribir libros. 

El motivo de la invitación de Nuestra Señora al grupo de oración es que la ayudamos con la oración a llevar a cabo sus planes. Nos enseñó cómo en una escuela, paso a paso, con suavidad, conociendo nuestras posibilidades y deseos. 

Inicialmente, solo los miembros del grupo de oración estaban presentes en las apariciones, más tarde Nuestra Señora siempre decía cuándo podían venir todos los que lo desearan. ¡Así es hoy! Poco a poco se incorporaron nuevos miembros al grupo, en particular, y otros se retiraron de sí mismos. Nuestra Señora ha buscado muchas veces en el grupo la oración, la unión, la sencillez, la humildad, el sacrificio, pero también que testifiquemos a los demás de su presencia, que somos signo, luz, ejemplo para el prójimo.

Quizás muchos esperaban de nosotros que fuéramos santos, sobrenaturales, carismáticos, que pusiéramos nuestras manos y curamos a otros y quién sabe qué más, en cambio Nuestra Señora quería de nosotros algo completamente diferente, que crezcamos naturalmente como una flor, que no se marchitará. al día siguiente, porque no se riega con «concentrados», sino con agua corriente. Entonces se expresó, quiere que crezcamos de forma natural.

Ella no nos pidió nada más allá de nuestras posibilidades y voluntad, pero como los niños que primero rezan al «ángel de la guarda» y luego cada vez más, así nos educó del 5 al 7 Padre Nuestro, a una parte del rosario, luego tres partes, luego a la adoración al Santísimo Sacramento que comenzó con nuestro grupo de oración, antes de la adoración actual en la iglesia, finalmente meditaciones personales y comunitarias.

Hoy creo que Nuestra Señora no insistió en que tuviéramos un guía espiritual porque ¡Ella sola era suficiente para que no nos perdiéramos! Sin embargo, recomendaría a todos aquellos que deseen crecer espiritualmente, colocados en grupos de oración o personalmente, que busquen un sacerdote que los guíe en la oración y la meditación. Sobre todo en la meditación, porque siempre existe el peligro de que las personas que rezan mucho, no busquen mucho de Dios, incluso busquen lo que Dios no quiere dar, porque sabe que no es bueno para esa persona. Muchos desean tener visiones en meditación, escuchar voces sobrenaturales, etc. Luego, como no reciben inmediatamente, o nunca, lo que buscan, continúan buscando destruyéndose a sí mismos con ayunos antinaturales, pueden surgir oraciones incesantes y aislamiento espiritual, o una enfermedad física y espiritual. Recuerdo a una persona que ayunó anormalmente durante más de un mes con pan y agua. Cuando se le preguntó por qué hace esto, por qué se destruye a sí misma, su respuesta fue: «¿Cómo puedo comer cuando tantos de mis hermanos en el mundo no tienen nada para comer y se mueren de hambre?»

Crecimos normalmente y gracias a Dios, seguimos siendo personas normales viviendo con sus familias, trabajando normalmente, orando normalmente. Quizás la única diferencia es que el grupo de oración no reza por sus propios pequeños intereses, sino que ofrece su oración a Nuestra Señora por la realización de sus planes para los cuales Dios la envió a la tierra, mientras ella, como nos dijo en sus mensajes reza por nosotros, por nuestras necesidades. Hoy, además de dos niños, todos los miembros del grupo han formado una familia. 

Algo más bonito que la Virgen, que nos ha pedido muchas veces, es que le ofrezcamos nuestros problemas, dificultades, enfermedades, todo, ¡y que nos alegrémos! Creo, por mi experiencia personal, que no lo logramos, que primero confiamos en nuestra fuerza, y luego solo cuando ya no había salida te lo ofrecimos todo. En verdad, nunca logramos salir. nuestra. «piel humana», nuestra debilidad nos ha perseguido como la sombra. En estos 17 años ha habido tantos hechos, tanto buenos como malos, por eso es difícil encerrar todo en un simple escrito. Ahora diría que no me arrepiento, que todo lo reviviría si fuera posible volver atrás, solo eliminaría de todo, mis debilidades, mis pecados y en ocasiones mi orgullo. Por gracia, Creo que Nuestra Señora dejó en el alma de todos el conocimiento de su propia indignidad para este don extraordinario. Sentido me pregunté, mirando nuestra imperfección, qué encontró él en nosotros, especialmente cuando veo a mi alrededor cómo y cuánto rezan los demás, que todos son mejores que yo, ¿por qué me eligió a mí, a nosotros?

Hubo días en los que también rezábamos cinco o más rosarios, asistíamos a la Santa Misa, luego rezábamos en la montaña, y al final de todo, siempre me quedaba el descontento conmigo mismo, el pensamiento de que podría haber dado más, que en la oración fue sólo un «tartamudeo», que es inútil, que incluso esa noche me acerqué a María con las manos vacías. Así es también hoy, creo que le he dado a la Virgen solo lo mínimo, y a él mismo lo máximo, satisfaciendo los deseos que no pude cumplir de niña.

Pero ahora, resumiendo todo, veo cómo nuestra Madre nos guió, de la manera correcta. No nos hemos vuelto carismáticos, a los ojos de los demás somos tan normales, como realmente lo somos, pero nos hemos mantenido constantes, firmes, decididos a seguir a Nuestra Señora hasta el final, porque somos su instrumento con el que ella usará para que las personas que vienen en nuestro camino, en nuestra vida diaria, con el ejemplo, sin forzar y muchas palabras, mostramos que con Dios en el corazón se puede ser feliz en este mundo. 

El mayor regalo que la Virgen nos ha dado para mí es este: sentir siempre en mi corazón que Dios me ama, sentir siempre en sus manos, sentir siempre su cercanía, incluso en los compromisos diarios, incluso en la conversación con los demás. Me gustaría decírselo a todos: «Ustedes también pueden tener este don, quizás no de la misma manera que el nuestro, pero con oración constante lo recibirán, no buscándolo, sino en momentos de enfermedad, cruz, dificultad. tendrá esta seguridad «. Nuestra Señora también lo dijo, cuando se realicen los secretos que les dio a los videntes, quienes recen, la sigan a ella y a su Hijo, que vivan sus mensajes, sentirán paz en sus corazones incluso cuando todo esté cumplido. Quien ha vivido esta paz en el corazón, que Dios da de ese sentimiento de seguridad, de ese amor, puede considerarse rico.

En un mensaje (no entregado a nuestro grupo de oración) Nuestra Señora dijo que nadie se haría rico por ella: Y esto está sucediendo aquí, hoy. Muchos se han volcado exclusivamente a la consecución de riquezas materiales, construyendo hoteles-casas, emprendiendo muchos negocios, olvidando lo más importante que aquí nos ha ofrecido Nuestra Señora. Quizás incluso lograron riquezas materiales, pero siguieron siendo pobres de alma, perdiendo esa maravillosa paz de corazón, seguridad y satisfacción. 

Estas personas muchas veces se encuentran sin paz, llenas de rabia e insatisfacción, descuidando también aquellos valores humanos como la familia y la amistad, perdiendo el sentido de la vida, la alegría de las pequeñas cosas. 

Dios no está en contra de la riqueza cuando esta no se convierte en nuestro dios.

Nuestro Dios es un Dios celoso. Quiere ser el primero en nuestra vida, no el segundo. Y quien, en la escala de valores, no pone a Dios en primer lugar, a la familia en segundo lugar, sin olvidar al prójimo necesitado, no se enriquecerá por cuenta de Nuestra Señora, seguirá siendo pobre aunque posea No sé qué riquezas.

 Desdichadamente en Croacia, Bosnia y Herzegovina, la guerra duró de 1991 a 1995. Nuestra Señora dirigió el grupo de oración incluso entonces. Ya no cantamos cuando nos encontramos con un grupo de oración en la colina, fuimos reemplazados por los jóvenes italianos de la Comunidad «Cenacolo». Simplemente no podíamos cantar mientras nuestros jóvenes murieron en la guerra. Nuestra Señora no estaba tan alegre como de costumbre, en muchos momentos como por ejemplo. media hora antes del bombardeo de apljina, vino triste y no sabíamos la razón… Nuestra Señora siempre ha estado alegre cuando nosotros también lo estamos, o triste cuando estamos tristes. Como cualquier buena madre, compartía los sentimientos de sus hijos. Siempre nos ha animado y nos ha dicho que no temamos nada, porque estamos bajo su protección. No éramos «robots» que sólo rezábamos cuando lo pedían, al contrario, Ella nos guiaba durante todo el año, nos preparaba con consejos sobre cómo vivir la Navidad, Cuaresma, Pascua, Pentecostés, Asunción, su cumpleaños (5 de agosto). , el aniversario de las apariciones (25 de junio) y el aniversario de la fundación del grupo de oración, para todas las grandes solemnidades. 

¡También fuimos corregidos por Nuestra Señora! Nos preparó para reuniones nocturnas, antes de la medianoche, a veces incluso después de la medianoche, incluso una vez a las 3 de la mañana. Ni la “bora”, ni la nieve, ni la lluvia y el mal tiempo la condicionaron a llamarnos, y fuimos a pesar de todo. Que yo sepa por experiencia personal, pero también por otros, nunca nadie se enfrió por el frío o la lluvia, aunque a veces volvíamos completamente mojados. A veces en el monte de la cruz debido al poder de la “bora” no podíamos estar de pie, nos sentamos detrás de la cruz y durante más de una hora cantamos canciones religiosas y rezamos el rosario antes de la reunión. Y lo más extraño es que esos fueron los encuentros más alegres porque, tanto durante el encuentro como después del mismo. 

En estos 17 años de grupo, una vez hemos sido corregidos, cuando nos sentimos, creo, como los apóstoles en Getsemaní que ante la invitación de Jesús a orar y velar para que no cayeran en la tentación porque el espíritu es fuerte pero el la carne es débil, cada vez que se durmieron. Nuestra Señora nos había llamado, solo al grupo, al monte de la cruz. Hacía mucho frío, tanto que aunque estábamos muy bien cubiertos, con bufanda, gorro, sentimos que el frío nos penetraba los huesos. todos temblamos como hojas, y Nuestra Señora nos había invitado a rezar, después de la aparición, tres partes más del rosario: los misterios gozosos, dolorosos, gloriosos.

Nos agachamos detrás de la cruz para que la bora no nos golpeara directamente y nos pusimos a rezar. De alguna manera resistimos el primer rosario mientras que en el segundo casi nos dormimos y nuestros pensamientos estaban orientados hacia el calor de la casa y más. De repente, en medio del segundo rosario, de repente viene la Virgen, nos agradece y nos dice que no tiene sentido seguir rezando así, que nuestros pensamientos están muy lejos y que teníamos que volver a casa y terminar los rosarios. Bajando de la montaña, nos quedamos abatidos, tristes e infelices, no pudimos soportar la derrota que habíamos vivido. Sin embargo, ya bajando de la calle, Iván nos dijo que Nuestra Señora estaba sonriendo y dijo que nos habíamos corregido después de que ella nos llevó de regreso de esta manera. Sin embargo, los encuentros de este tipo pueden contarse con los dedos de la mano, mientras que los numerosos encuentros más bellos no podrían especificarse de forma tan sencilla. Desde el primer día see escribo el diario del grupo y todo lo que pasó, así como otras reuniones transcritas personalmente por Iván o por Vicka cuando lo reemplazó. 

A pesar de todo, los encuentros más bellos fueron en Navidad, cuando llegó la Virgen vestida de oro, con el pequeño Jesús en brazos, vestida con un vestidito dorado, rodeada de tres o cinco ángeles. A menudo le he preguntado a Iván cómo son Jesús, María y los ángeles, pero él mismo reconoce que no hay palabras para describirlos. En la Semana Santa antes de Pascua, especialmente el Viernes Santo, la Virgen estaba particularmente triste, a veces lloraba, recordando la pasión de Su Hijo, pidiéndonos que rezáramos para que le fuera más fácil y pidiéndonos que compartiéramos su dolor. Nuestra Señora quería que viviéramos la pasión de nuestro señor que murió por nosotros en la cruz, mostrándolo a veces durante la aparición, después de lo cual Iván estaba visiblemente conmocionado, describiendo a Jesús coronado de espinas, 

Estábamos muy felices cuando Nuestra Señora estaba particularmente alegre por un plan realizado, nunca nos dijeron qué era, pero si tenía motivos para estar tan feliz por esto, tenía que ser algo grandioso. No nos ha dado esta satisfacción de saber lo que Nuestra Señora ha logrado con la ayuda de nuestras oraciones, porque esto nos habría llevado al orgullo. 

¡Todo lo que pudimos haber logrado! Si Nuestra Señora nos dijera que las guerras se pueden detener con la oración, ¿no nos habríamos enorgullecido si hubiéramos aprendido que, por ejemplo, en un lugar, un día no fue bombardeado, o que una persona no está muerta? 

Al final quisiera enfatizar que por hermoso que sea haber sido elegido de una manera particular, es igualmente difícil cumplir con lo que se nos pide, considerando que Satanás continuamente acecha, perturba, destruye donde puede amar, alegrarse, paz, satisfacción! ¡Cuántas veces él ha tratado de destruir al mismo grupo desde adentro, de una manera pérfida, astuta, corrupta, pero, gracias a Dios, Nuestra Señora no lo permitió! 

Pedimos a los lectores de esta página que recuerden en sus oraciones también nuestro grupo de oración para que seamos fieles hasta el final, ¡no para nuestra gloria sino para Dios y nuestra Madre, Nuestra Señora, la Reina de la Paz! 

¡Gracias y rezaremos por ti, por la paz en todo el mundo! 


Fuente: medjugorje.altervista.org