El dolor, la alegría y la voluntad de Dios

El dolor, la alegría y la voluntad de Dios

20 de junio de 2022 0 Por admin

Comentario del P. Slavko Barbaric


¿Cuántas personas comenzaron a orar solo cuando un dolor llamó a la puerta de su corazón? Entonces, ¿deberíamos preguntarnos por qué esperamos que un dolor toque la puerta de nuestro corazón para decidir abrirlo a Dios? Pero éste es el momento de decirnos y creer que, al final, todo se vuelve bueno. Y es por eso que no es correcto pensar que por la voluntad de Dios por lo que sufrimos. También se lo decimos a otros, ¿qué pensarán estos de nuestro Dios? ¿Qué imagen te harás de Dios, si piensas que es Él quien quiere nuestro sufrimiento?
Cuando sufrimos, cuando las cosas van mal, entonces, no debemos decir solo que es la voluntad de Dios, sino que la voluntad de Dios quiere que nosotros, a través de nuestro sufrimiento, podamos crecer en su amor, en su paz y en su fe. Para entenderlo mejor, pensemos en un niño que sufre y le dice a sus amigos que sus padres lo hacen sufrir.¿Qué piensan los amigos de esos padres? Naturalmente nada bueno.
 Es tan importante comprenderlo que en el silencio de nuestro corazón, pensamos de nuevo sobre  nuestro comportamiento y en dejar lo que cierra las puertas de nuestro corazón a Dios, o buscar lo que nos ha ayudado para abrirnos a la alegría, que es una alegría evangélica, de la cual Jesús también nos habla en los Evangelios.
Es una alegría que no excluye el dolor, los problemas, las dificultades, las persecuciones, porque es un gozo que los trasciende a todos y conduce a la revelación de la vida eterna junto con Dios, en el amor y en el gozo eterno. Alguien dijo una vez: «La oración no cambia el mundo, pero cambia a la persona, que a su vez cambia el mundo».
 Queridos amigos, los llamo ahora en nombre de María, aquí en Medjugorje, para decidirse por la oración, para decidir acercarse a Dios y buscar en Él el propósito de su vida. Nuestro encuentro con Dios cambiará nuestras vidas y luego gradualmente podremos mejorar la relación con nuestra familia, con la Iglesia y en todo el mundo. Con esta apelación, aún te invito a orar …


Queridos hijos, incluso hoy los invito a todos a orar. Ustedes saben, queridos hijos, que Dios concede gracias especiales en la oración; por lo tanto, busca y ora, para que puedas entender todo lo que te ofrezco aquí. Los invito, queridos hijos, a orar con el corazón; sepa que sin oración no puede comprender todo lo que Dios programa a través de cada uno de ustedes: por lo tanto, ore. Deseo que a través de cada uno el plan de Dios se realice, que todo lo que Dios te ha dado en tu corazón crezca. (Mensaje del 25 de abril de 1987)



Dios, nuestro Padre, te agradecemos por ser nuestro Padre, por llamarnos a ti y desear estar con nosotros. Te agradecemos porque con la oración te podemos encontrar. Líbranos de todo lo que sofoca nuestro corazón y nuestro deseo de estar contigo. Libéranos del orgullo y el egoísmo, de la superficialidad y despierta nuestro profundo deseo de conocerte. Perdónanos si a menudo nos alejamos de ti y si te culpamos por nuestro sufrimiento y nuestra soledad. Te agradecemos porque deseas que oremos, en tu nombre, por nuestras familias, por la Iglesia y por todo el mundo. Te imploramos, concédenos la gracia de abrirnos a la invitación a la oración. Bendice a los que oran, para que puedan encontrarte en oración y a través de ti encuentres un propósito en la vida. Dar a todos aquellos que también rezan la alegría que proviene de la oración. También oramos por aquellos que han cerrado sus corazones a ustedes, que se han apartado de ustedes porque están bien ahora, pero también oramos por aquellos que les han cerrado sus corazones porque están sufriendo. Abre nuestros corazones a Tu amor para que en este mundo, a través de Tu Hijo Jesucristo, podamos ser testigos de Tu amor. Amén.



P. Slavko Barbaric