El cardenal Ernest Simoni estuvo en Medjugorje

El cardenal Ernest Simoni estuvo en Medjugorje

20 de agosto de 2022 0 Por admin

“El cielo nos ha enviado una invitación para venir a este lugar santo”

EL CARDENAL ERNEST SIMONI DE ALBANIA PREDICÓ MISA EN MEDJUGORJE


El jueves 18 de agosto, en Medjugorje, la Misa vespertina a las 19 horas fue celebrada por el párroco de Medjugorje, P. Zvonimir Pavičić, en la concelebración de 97 sacerdotes.

Al comienzo de la misa, Mons. Aldo Cavalli, visitador apostólico con un papel especial para la parroquia de Medjugorje, saludó a un invitado excepcional: el cardenal Ernesto Simoni de Albania, quien sufrió mucho durante el régimen comunista en ese país.

A saber, para la visita apostólica del Papa Francisco a Albania en septiembre de 2014, el entonces rev. Simoni lo conoció y dio públicamente su testimonio de vida. Fue uno de los encuentros más emotivos del pontificado del Papa Francisco, recogido por casi todos los medios de comunicación del mundo. Precisamente por su vida de testimonio y sufrimiento por Cristo y por la Iglesia, el Papa Francisco lo nombró cardenal en el consistorio celebrado en Roma en noviembre de 2016. El cardenal Simoni dio testimonio a los jóvenes en el 28º Encuentro Internacional de Jóvenes en Medjugorje en 2017

El jueves ( 18 de agosto de 2022) El cardenal Simoni pronunció un sermón apropiado al comienzo del cual afirmó que el Papa Francisco lo envió a Medjugorje por sugerencia suya.

“Como si fueran ángeles celestiales, los cielos nos han enviado una invitación para venir a este lugar santo, para rezar juntos. En primer lugar por el Santo Padre Francisco, por la paz en el mundo, por el pueblo cristiano unido de Jesús. Este fue el mensaje del Papa Francisco que me envió aquí por sugerencia mía. Un gran honor que se me hizo. Todo el mundo sabe que el milagro más grande que ocurre todos los días es la venida de Jesucristo al mundo en las manos de tantos sacerdotes en el mundo. Así como sale el sol para iluminar el mundo, así Jesús viene a traer luz y paz al mundo entero”, subrayó el cardenal Simoni en su sermón en Medjugorje.

Texto: Dragana Pavlovic – Medjugorje Tuttii Giorn

Video de Media MIR Medjugorje ES

Parte de la Homilía Cardenal Simoni

El cardenal Ernest Simoni, presente estos días en Medjugorje, predicó hoy durante la Santa Misa Vespertina a la hermosa edad de 94 años.Es conocido en todo el mundo por ser perseguido por el régimen comunista en Albania, encarcelado y torturado. Forzado a trabajar duro, escapó de la sentencia de muerte dos veces. Liberado después de 18 años, tuvo que seguir trabajando en las alcantarillas de Scutari.Declaró estar presente en nombre del Papa Francisco, y pidió orar por él, por su salud y por él para continuar su misión por la paz mundial.Entonces golpeó su homilía sobre el tema de la salvación como una de las cosas más importantes para el hombre. Nada es más importante en esta vida que poner a Jesús y los mandamientos primero.

El cardenal Ernest Simoni, cuando su relato hizo llorar al Papa Francisco.

Es difícil olvidar el momento vivido el 21 de septiembre de 2014 en la catedral de San Pablo en Tirana (Albania), cuando el Papa Francisco lloró y abrazó emocionado al anciano sacerdote Ernest Simoni, después de escuchar el estremecedor relato de sus torturas a manos del régimen comunista y de su doble reclusión de 18 años primero y 10 después en trabajos forzados en una mina y unas alcantarillas.

Dos años después, el 19 de noviembre de 2016, Francisco elevó al cardenalato a Simoni, un gesto hacia un hombre en su condición de testigo de la fe. Gigliola Alfaro le ha entrevistado para la agencia SIR recordando lo que ha sido su vida y para comentar el giro radical que ha vivido el país tras el fin de la pesadilla:

Ha perdonado a sus verdugos y ha dedicado su vida a la reconciliación entre las personas. La suya es una vida entregada a Dios y a los demás.

Hay vidas que se caracterizan por ser un don para los demás. Vidas entregadas en el amor de Dios y por el prójimo. Vidas que no han retrocedido ni un milímetro tampoco ante las torturas y las persecuciones. En Albania, durante la dictadura comunista de Enver Hoxha, sacerdotes, religiosos y fieles fueron un punto de referencia para los otros. Para el régimen su presencia era un peligro, porque daban esperanza a los que sufrían y la entrega de su vida era un ejemplo para el pueblo. Perseguidos por amor a Cristo, sacerdotes, religiosos y laicos no dudaron en morir por no renegar de su fe.

En Scutari, cerca de la catedral de San Esteban, el 5 de noviembre de 2016 fueron beatificados 38 mártires, asesinados en los tiempos de la dictadura comunista.

Hoy, en el País de las Águilas está garantizada la libertad religiosa y son muchísimos los misioneros que, en las aldeas y montañas, en las que hay muchísima pobreza, afrontan cualquier incomodidad para dar a conocer a Jesús. Una misión que también el cardenal Ernest Simoni ha llevado a cabo hasta avanzada edad, en especial en las parroquias de Barbullush y Trush, en Fushë Arrëz. Como muchos de sus amigos, también el cardenal estaba dispuesto a entregar la vida, pero Dios tenía otros proyectos para él.

El purpurado albanés es hoy un testigo de cómo la fe y el amor por Cristo no pueden ser derrotados por los poderes de este mundo. Asombran su fe granítica, su continuo agradecimiento al Señor por haberle dado la fuerza de superar todas las dificultades y su corazón generoso, que nunca ha cultivado el odio.