Cumpleaños de Madre Elvira

Cumpleaños de Madre Elvira

21 de enero de 2022 0 Por admin

Estoy felizmente casada, con el Hijo del «carpintero de Nazaret «

Fiesta en la hermosa Comunidad Cenáculo

El 21 de enero de 1937 nació Sor Elvira Petrozzi (fundadora de la «Comunidad Cenáculo» de Medjugorje).


Estoy felizmente casada, desde hace muchos años, con el Hijo del «carpintero de Nazaret «, también carpintero de profesión, y cada día más, caminando con él en una perenne novedad de vida y alegría, voy cubriendo eso» servir es reinar. No hay reino más fascinante, más grande, más estupendo, más rico que el corazón del hombre”

RITA AGNESE PETROZZI, conocida como MADRE ELVIRA e identificada por muchos como «la monja de los drogadictos», nació en Sora (FR) el 21 de enero de 1937. Le encanta definirse como «la hija de los pobres». Durante la Segunda Guerra Mundial, junto con su pobre familia, emigró a Alejandría, donde vivió las penurias y miserias de la posguerra, convirtiéndose en la «sirvienta» de todos en casa. A los 19 años ingresó en un convento en Borgaro Torinese, en las Hermanas de la Caridad de Santa Giovanna Antida Thouret, donde de Rita Agnese pasó a ser Sor Elvira.
Hacia mediados de los setenta sintió como “un fuego, un fuerte impulso interior” surgir en su interior de dedicarse a los jóvenes que veía en esos años dispersos, perdidos, perdidos. Después de una larga, paciente y confiada espera, el 16 de julio de 1983, en Saluzzo (CN), fundó la Comunidad Cenáculo, que no es sólo una obra social o asistencial, sino sobre todo una «familia» fundada en la fe, donde el hombre herido puede encontrar un amor que lo acoge gratuitamente, lo ayuda a sanar sus heridas, lo sostiene y lo guía a redescubrir el Camino de la Verdad, un amor exigente que lo educa a la belleza de la verdadera vida.

ORÍGENES DE MADRE ELVIRA

“Mirando hacia atrás en mi historia de hoy, a la luz de mi encuentro con Dios, hoy bendigo que nací en una familia numerosa y pobre que emigró del sur durante la guerra de 1940-45, de Sora a Alejandría. Estoy agradecida por ser «hija de los pobres» y por haber vivido con mis padres y hermanos una vida hecha de tantas penalidades y sacrificios. Entonces experimenté la «pobreza» de la adicción al alcohol de mi padre y por lo tanto el cansancio de mi madre de tener que trabajar largas jornadas fuera de casa para mantenernos: era enfermera y todo el «peso» de la familia recaía sobre ella, pero sin embargo siempre lo llevó con fuerza y ​​dignidad. Por la noche, cuando regresaba exhausta del trabajo, con tantos problemas que enfrentar todos los días, los niños la escuchábamos tararear con serenidad y confianza: La vida me ha enseñado desde niño a pensar siempre en los demás antes que en mí, y hoy reconozco que esa fue mi riqueza y mi primera formación humana y cristiana. Recuerdo un estribillo que mi madre me repetía cada vez que estaba en compañía de mis amigos que eran mucho más acomodados y ricos que nosotros. Cuando teníamos un pedazo de pan en casa -y en la época de la guerra no nos era fácil tenerlo- o cuando había cerezas, “mamá” me decía: “Rita, acuérdate: las bocas son todas hermanas”. ! Y no puedes llevarte algo a la boca sin dárselo también a los demás”. Y así, aunque en el malestar de la pobreza, todavía nos educó en gestos de solidaridad que ya decían familia, comunidad, comunión:
Hoy reconozco que Dios ha guiado mi vida también a través de la fragilidad de mi padre, que a pesar de todo, fue mi maestro de vida porque me enseñó lo que significa el sacrificio, me hizo entender lo que es la humillación… hoy me siento verdaderamente mujer libre, consciente de que en nosotras está el recurso continuo del amor de Dios que nos permite salir de cada situación. He experimentado que en el encuentro con Dios el pasado se ilumina y se convierte en un tesoro de vida y de experiencia, y no me avergüenza decir que la fragilidad de mi padre fue mi universidad, mi escuela de vida, la que formó mi corazón para el saber hacer después. llegar a personas frágiles como él y, a veces, más que él».

“La llamada que viene de Dios te hace capaz de creer y hacer cosas que tú mismo nunca hubieras pensado o imaginado. No era fácil para mí explicar a mis superiores lo que sentía e igualmente no era fácil para ellos, lo sé muy bien, creer que lo que yo pedía realmente venía de Dios, lo he pedido varias veces, desde hace varios años, poder abrir una casa donde acoger a estos jóvenes, y en respuesta mis límites y mi pobreza quedaron justamente resaltados: no había estudiado, no estaba preparado… todo era verdad, pero dentro de mí se desató un volcán que nunca se apagaba y sentía que tenía que dar respuesta a ese Dios que me estaba enriqueciendo con un don que no era mío para devolver a los jóvenes.
No fue difícil esperar, más bien fue doloroso porque sentí que estaba perdiendo el tiempo, pero esperé con mucha confianza, paciencia y esperanza. Alguien me dijo: «Pero Elvira, ¿por qué no te vas de tu congregación, para que hagas lo que quieras?». Pero no tenía la intención de “hacer lo que yo quería”, era otra bien distinta lo que me estaba pasando. Por esto he esperado, rezado, sufrido, amado. Hubo momentos de tentación, en los que pensé: “¿Pero por qué, por qué no confían?”. Pero luego me dije: “Después de todo, ¿por qué deberían confiar en mí, que soy una pobre criatura?”. Ahora pienso un poco más y comprendo que toda esta espera ha sido una bendición, fueron los dolores del parto.

16 DE JULIO DE 1983: NACE LA COMUNIDAD CENACOLO

«Recuerdo bien ese día: era el 16 de julio de 1983, fiesta de la Virgen del Carmine, y yo había recibido las llaves para entrar en la casa y empezar. Cuando vi esa puerta exhalé un gran suspiro de alegría; ¡Recuerdo que las entrañas bailaban! Una plenitud de vida estalló repentinamente dentro de mí: era la alegría conquistada entre la larga espera y el momento en que el deseo se hacía realidad. Al ver en qué estado estaba la casa, los que me habían acompañado se pusieron las manos en el cabello: estaba en ruinas, sin puertas, sin ventanas, había que reparar el techo, no había camas, mesas, sillas, ollas, No tenía dinero… ¡nada! Miré sus rostros desconcertados pero ya «vi» todo lo que tenía que pasar, «vi» la casa como es hoy: ¡reconstruida, hermosa y llena de jóvenes! ¡Es asombroso cómo el Señor me ha sostenido, consolado y consolado! Estaba pensando en una casa grande para hacernos quedar al menos cincuenta «desesperados», pero al poco tiempo las habitaciones ya estaban abarrotadas, para mi inmenso asombro, y con la lucha dentro de mí por decidir qué hacer. La vida empujaba, los jóvenes seguían tocando puertas y luego abrimos otra casa, y luego otra, primero en Italia y luego en el extranjero, aquí y allá… ahora ya no los cuento».

CONFIAR EN LA «DIVINA PROVIDENCIA»

“Al principio experimentamos mucha pobreza porque no teníamos nada, sino la certeza de confiar en Dios. Descubrí que Dios que es Padre cuando yo era todavía un niño, y allí aprendí a confiar en Él cuando la pobreza era más cruda, en el sentido de que no había nada, ya menudo oía a mi madre repetir una letanía: «¡Santa Cruz de Dios, no nos desampares!». A nadie le gustaría sufrir y en cambio allí comprendí lo importante que es en la vida aprender a vivir la cruz, porque ella es nuestra madre y debemos acogerla y amarla para vivir bien todo lo demás. Quería también que los jóvenes que acogía pudieran no sólo oír hablar de Dios, sino ver su paternidad concreta. Entonces le dije a Dios: «¡Yo les doy la bienvenida, te doy mi vida entera, pero Tú les demuestras que eres Padre!». Y en todos estos años,

EL NOMBRE DE LA COMUNIDAD DEL CENÁCULO

«Quería que hubiera algo en el nombre que tuviera que ver con la Virgen. Entonces nos preguntamos: ¿dónde está María en la Biblia? Un lugar era el Cenáculo: allí estaba María con los apóstoles, encerrados y llenos de miedos tras la muerte de Jesús, como los jóvenes tímidos, temerosos y mudos de hoy. Pero esa maternal presencia suya los reúne y los hace orar, y entonces desciende el Espíritu Santo, la fuerza de Dios, y se transforman en valientes testigos. Por eso la llamamos Comunidad del Cenáculo, porque queremos que esta misma transformación se lleve a cabo hoy en el corazón de los jóvenes que acogemos. Nos gusta definirnos como una comunidad de pecadores públicos, pecadores amados y salvados por el Señor, que hoy queremos revelar al mundo la infinita y grande misericordia de Dios.Este es nuestro mensaje.


Fuente: medjugorje tutti giorni