Cardenal Robert Sarah: Hemos venido a Medjugorje para renovar nuestra fe en Jesucristo

Cardenal Robert Sarah: Hemos venido a Medjugorje para renovar nuestra fe en Jesucristo

3 de agosto de 2021 0 Por admin

Fuente: medjugorje.hr


El 32º Festival Internacional de Oración, el Mladifest, comenzó con la salida de los representantes de los países presentes en Medjugorje con banderas. Numerosos jóvenes de todo el mundo también llegaron a Medjugorje este año. En la víspera del comienzo de la Santa Misa a las 7 pm, el párroco de Medjugorje, P. Marinko Šakota, saludó a los jóvenes y presentó a los países participantes en el encuentro de este año. El primer día del Mladifest en Medjugorje, hay jóvenes de: Estados Unidos, República Checa, Francia, Austria, México, Nicaragua, El Salvador, Polonia, Países Bajos, Rumania, Italia, Alemania, España, Eslovenia, Tierra Santa, Suiza, Hungría, Bosnia y Herzegovina, Croacia, Ucrania, Panamá, Venezuela, Eslovaquia…


Antes del comienzo de la Misa, el Nuncio Apostólico en Bosnia y Herzegovina, el Arzobispo Luigi Pezzuto, se dirigió a la audiencia, trayendo un mensaje del Papa Francisco, y su carta, dirigida a los miles de jóvenes que participan en el Mladifest, fue leída por jóvenes de la parroquia de Medjugorje.


La Misa solemne en concelebración con los Arzobispos, Obispos y otros 266 sacerdotes fue presidida por el Cardenal Robert Sarah, Prefecto Emérito de la Congregación para el Culto y Disciplina de los Sacramentos. Al comienzo de su homilía, el cardenal Sarah explicó por qué miles de personas vinieron a Medjugorje en estos días.

“Hemos venido aquí, a Medjugorje, para renovar nuestra fe en Jesucristo, nuestro Redentor, es decir, para establecer una relación auténtica y vital con Él, nuestro Señor y nuestro Dios, para que en la oración podamos responder a la pregunta crucial: ¿Cómo encontrar a Jesús y cómo comportarnos en su presencia penetrante y soberana? En otras palabras, ¿estamos realmente buscando a Dios? O más precisamente, ¿cuál es el lugar de Dios en nuestras vidas? Hemos sentido la necesidad de venir a esta peregrinación, que es como los ejercicios espirituales, porque vivimos inmersos en un mundo que intenta vivir sin Dios, mientras queremos encontrarnos con el Señor; hemos venido a recargar nuestras pilas para que podamos vivir mejor en Su Presencia y para que podamos ser testigos del resplandor de la Verdad y Misericordia de Dios”, ha dicho el cardenal Sarah.

“¡Hoy, Cristo el Señor, nos llama a mirar hacia las alturas; realmente es muy importante recordar a los consumidores modernos que, comemos para vivir y no vivimos para comer! Jesús, que conoce el corazón humano, quiere responder a nuestros deseos más profundos, a nuestros anhelos más importantes, a esta hambre de Amor y a esta sed de Absoluto que nos atormenta”, ha destacado el cardenal Sarah.

“Jesús ve nuestra angustia ante el vacío de nuestra existencia abandonada a nosotros mismos, sin que el Buen Pastor nos conduzca y nos lleve a su tierra santa, como dice hoy el Salmo”

“El Señor, por lo tanto, nos invita a cruzar «a la otra orilla». Este es un símbolo importante: «cruzar a la otra orilla» significa abandonar el camino fácil y seguir el camino de Dios. «Cruzar a la otra orilla» significa más que eso: aceptar la sanación de la gran herida de nuestro tiempo: el individualismo y el hedonismo egocéntrico. El Papa Benedicto XVI habló sobre este tema de «salir de uno mismo».

Y el único remedio que puede curarnos de esta enfermedad mortal para nuestra alma es el Pan de Vida, la Santísima Eucaristía. Los padres griegos definieron la Eucaristía como «pharmacon tès zoes», «el remedio de la vida», dice el salmo de hoy: “el pan de los fuertes para nosotros los enfermos,” ha dicho el cardenal Sarah, que al final de su homilía invitó a “trabajar con valentía en la obra de Dios, buscando primero Su Reino”.

“Tengamos confianza en Él y tengamos la seguridad de que todo lo demás, es decir, Su gracia y felicidad eterna, nos será dado por añadidura. Que la Virgen de Medjugorje nos convierta y nos ayude a hacer la obra de Dios y nos bendiga a todos. Amén” son las palabras con las que el Cardenal Robert Sarah concluyó su homilía la primera noche del 32º Festival de Jóvenes de Medjugorje, seguida de la Adoración ante el Santísimo Sacramento.


Este año, a diferencia del año pasado, el Mladifest tiene un programa de la mañana y de la tarde (oración, canto con orquesta y coro internacional, catequesis, testimonios) y un programa de la noche (rosario, Eucaristía, adoración, oración con las velas, oración frente a la cruz,  el recital de la comunidad Cenacolo).


Fuente: Medjugorje.hr