Breve Historia

Breve Historia

16 de junio de 2022 0 Por admin

“¡Mirad!, ahí está” ; y mirando en esa dirección vieron a una mujer joven, de ojos azules y pelo castaño, sosteniendo en su brazos algo que no veían…


LA PRIMERA SEMANA

PRIMER DÍA (24 DE JUNIO DE 1981)

La historia se desarrolla en Medjugorje, uno de los pueblos pertenecientes al municipio de Citluk en Bosnia-Herzegovina, en la antigua Yugoslavia comunista. Medjugorje es un nombre eslavo que significa “entre montañas”, y es descriptivo del lugar donde está enclavada la pequeña aldea, al estar rodeado por ellas.

En la tarde del 24 de junio de 1981, el día de San Juan Bautista, dos amigas, Mirjana Dragicevic, de 15 años, e Ivanka Ivankovic, de 16 años, caminaban detrás de las casas de Bijakovici, a un kilómetro de la parroquia de Medjugorje.

Mientras caminaban por la ladera del monte, Ivanka levantó la vista y le dijo algo a su amiga Mirjana: “Mirjana, creo que la Gospa (Virgen en croata) está en la colina”. Mirjana no le hizo ningun caso, tomando sus palabras como algo absurdo que no merecía su atención, y siguió caminando, dejando a su amiga un poco detrás.

Después de un corto paseo Mirjana se encontró con otras dos chicas amigas suyas, Milka Pavlovic (de 12 años), y su amiga Vicka Ivankovic (17 años), que estaban buscándolas. Mirjana volvió con Milka y Vicka a buscar a Ivanka, que se había quedado retrasada, sola en la colina del monte.

Cuando las tres chicas se encontraron con Ivanka, ella señaló con la mano y les dijo: “¡Mirad!, ahí está” ; y mirando en esa dirección vieron a una mujer joven, de ojos azules y pelo castaño, sosteniendo en su brazos algo que no veían.

Llevaba un vestido largo azul ligero y un velo blanco le cubría la cabeza, los hombros y espalda. La mujer, de una belleza indescriptible, no pisaba el suelo, flotaba un metro por encima de él, y sus pies estaban cubiertos por una pequeña nube blanca.

Se sentían sorprendidas y bastante confundidas ante aquello que veían, no sabían qué hacer o qué pensar, y se quedaron allí, simplemente mirándola.

Poco después dos chicos del pueblo que estaban recogiendo manzanas por allí se reunieron con las chicas: Ivan Dragicevic (16 años) e Ivan Ivankovic (20 años), todos ellos vieron a la Virgen, y mientras la miraban desconcertados, Ella les hizo señas con una mano para que se acercaran, pero no tuvieron el valor suficiente para hacerlo en este momento; ya estaba oscureciendo, se hacía tarde y se fueron a sus casas.

Esa noche, en casa, les contaron a sus familias y a algunos amigos lo que había sucedido, la mayoría de los familiares y amigos que les escucharon pensaron que eran simplemente cosas de chicos, una simple invención, como Vicka, una de las videntes, comentó más tarde sobre esa noche: “En su lugar, yo tampoco me lo habría creído”.

SEGUNDO DÍA. (25 DE JUNIO)

Esa tarde, después de terminar con el trabajo del día, un pequeño grupo de familiares acompañó a los niños al mismo lugar.

Dos de los niños que vieron a la Virgen el primer día, Ivan Ivankovic y Milka, no pudieron ir este segundo día, sin embargo, la hermana mayor de Milka, llamada Marija (16 años), y otro niño llamado Jacob Colo (10 años), se unieron a ellos en este segundo día.

Estaban en la misma colina del día anterior, y de nuevo Nuestra Señora se apareció y los llamó con su mano para que ascendieran por la colina, y lo hicieron tan rápido que sus parientes adultos se quedaron atrás; según los testigos de ese primer dia, los seis chicos subieron tan rápido que “parecía volar sobre las piedras, como si tuvieran alas en los pies,” una velocidad imposible de seguir.

En la parte superior de la colina, se arrodillaron delante de la Virgen, y comenzaron a orar de manera simultánea siete Padrenuestros, Avemarías, Gloria, y el Credo.

Fué la primera vez que oyeron su voz, cuando Ella los acompañó en la oración del Padre Nuestro y el Gloria, pero se quedó en silencio cuando los niños rezaban el Ave María; su voz, según dijeron, era “indescriptible, como una melodía de un instrumento que nunca han oído”.

Después de la oración, algunos de los chicos se atrevieron a hablar con ella; la primera fue Ivanka, que le preguntó si podía ver a su madre, que había fallecido dos meses antes, la Virgen la respondió que podría verla, pero no en ese momento, y le dijo que no tenía de que preocuparse porque su madre estaba con Ella; Mirjana le pidió a la Virgen alguna señal para que su familia y amigos les creyeran, la Virgen se limitó a sonreír.

Los niños preguntaron si iban a verla al día siguiente, y Ella dijo que si asintiendo; después de esto, se despidió de los niños: “Id en la paz de Dios” y se fue.

Los familiares y amigos que acompañaban a los niños estaban asombrados por lo que vieron ese día, por la forma en que los niños habían subido la falda de la montaña, y cuando llegaron arriba, encontrarlos de rodillas; no respondiendo a sus palabras, gritos o empujones, no se inmutaban. Movían sus labios, como si hablaran, pero sin hacer ruido, y agitaban la cabeza, como asintiendo, sus caras estaban “radiantes” y sus sonrisas se mezclaban con lágrimas de alegría.

La noticia de este acontecimiento se extendió como un reguero de pólvora por el valle de Medjugorje. Muchos vecinos se fueron a la cama esa noche esperando acompañar a los niños al día siguiente a la colina.

TERCER DÍA. (26 DE DE JUNIO)

El tercer día amaneció tormentoso, y en las familias de los niños también se notaba algo nublado, algo de tensión por el temor a lo que las autoridades comunistas harían cuando se enteraran, además estaban impactados porque, ahora sí, estaban convencidos de que los niños estaban diciendo la verdad, y era una verdad que no podía dejar indiferente a nadie.

La abuela de Vicka, una mujer piadosa y sabia, le aconsejó que llevara consigo una botella de agua bendita, y cuando viera a la aparición la rociara con ella para asegurarse de su procedencia.

Esa tarde, alrededor de las seis, los seis niños del primer día, junto con los dos que se les añadieron la segunda, se dirigieron hacia la colina. Cuando llegaron, se encontraron varios cientos de personas esperandolos, prácticamente todos los vecinos del valle estaban allí.

Al ver a la multitud, los niños se asustaron un poco, pero la aparición comenzó pronto. Vieron una luz brillante, potente, lució tres veces, y nuevamente, los seis niños que estaban allí el día anterior subieron la colina rápidamente, pero no los dos que no estuvieron el segundo día, Milka y otro chico que también se llamaba Ivan, estos dos nunca más vieron a la Virgen.

Todas las personas allí reunidas vieron las luces, y cuando alcanzaron a los niños en lo alto de la colina, los encontraron ausentes, inmutables, con sus caras extremadamente felices, y sólo escucharon sus voces cuando, simultáneamente y sin previo aviso, comenzaron a orar.

En un momento dado, antes de que llegaran los vecinos y familiares, Vicka tomó el agua bendita y roció a la imagen con ella, diciéndola: “Si eres nuestra Madre, quédate con nosotros. Si no lo eres, vete y déjanos en paz”. Los niños dijeron que la Virgen se limitó a sonreír.

Ese día los niños le hicieron varias preguntas a la Virgen, Mirjana la preguntó quién era, “Yo soy la Virgen María”, respondió.

Ivanka preguntó por qué había venido, ella respondió:. “He venido porque hay muchos creyentes verdaderos aquí y quiero estar con vosotros para convertir y reconciliar al mundo entero”.

La preguntaron: “¿Por qué te apareces a nosotros?, no somos mejores que otros..” y Ella respondió: “Yo no siempre elijo a los mejores..”

“¿Vas a volver?” .. “Sí, a este mismo lugar”.

Cuando la aparición terminó los niños estaban rodeados por una multitud, y todos comenzaron a descender la colina de vuelta a sus hogares; cuál sería su sorpresa cuando encontraron a Marija llorando sin consuelo en un pequeño claro entre los arbustos.

Al parecer, Marija tuvo otra aparición mientras bajaba la colina, la Virgen se le apareció de nuevo, pero de una manera muy diferente a como lo había hecho minutos antes ante todos los niños.

Nuestra Señora iba vestida de negro y lloraba, estaba triste.

Marija, apenada, La preguntó por qué lloraba, y la Virgen María la contestó con uno de sus mensajes más importantes, uno de sus mensajes centrales: “Paz, paz y solo paz” y después repitió dos veces: “La paz debe reinar entre el hombre y Dios, y entre todos los hombres”.

El lugar donde ocurrió está marcado con una cruz de madera en la subida a la colina del monte Podbrdo, entre las esculturas que representan el primer y segundo misterios gozosos del Rosario.

El párroco de Medjugorje, Padre Jozo Zovko, regresó al pueblo en este día. Había pasado una semana fuera para asistir a diversas obligaciones y cuando regresó, Medjugorje no tenía nada que ver con el pueblo tranquilo y sereno que había dejado seis días antes.

El Padre Jozo escucho lo que la gente del pueblo le contó sobre los acontecimiento, y más tarde encontró a los niños y hablo con ellos separadamente. Al principio, el Padre Jozo Zovko, no les creyó y les dijo que fueran prudentes, tratandoles, eso sí, con calma y respeto. Cuando el padre Jozo comenzó a preocuparse seriamente fue esa tarde, cuando vio a los coches de la policía llegar a Medjugorje, pensó en ese momento que los comunistas, enemigos de la iglesia, estaban tramando algo con esos niños para hacerla daño.

En este tercer día se establecieron tres características de las apariciones de Medjugorje que se mantendrían durante las apariciones posteriores: los seis videntes, las apariencias en grupo o individuales, y los mensajes de la Virgen dirigidos no sólo a los videntes, sino a toda la humanidad.

Esa noche Medjugorje ya no era un pueblo más de Bosnia-Herzegovina, anónimo y tranquilo, su nombre y lo que allí estaba pasando se extendió por todas las regiones vecinas.

CUARTO DÍA. (27 DE JUNIO)

En este día comenzaron los problemas serios para los niños y sus familias. Los niños fueron retenidos por las autoridades locales y trasladados a la estación de policía del municipio, situada en Citluk, para ser interrogados.

Fueron sometidos a un “largo y meticuloso” interrogatorio” en busca de asustarlos y encontrar contradicciones, mentiras en sus testimonios, pero los chicos respondieron en todo momento “con sencillez y sin contradicciones”.

Una vez finalizado el interrogatorio por parte de las autoridades políticas comunistas y policiales, los chicos fueron llevados a la consulta del médico, con el objeto de que fueran declarados mentalmente no aptos. Este fue la primera de la innumerable cantidad de pruebas y análisis que pasarían durante todos estos años.

Los niños fueron declarados “perfectamente sanos y equilibrados”.

Después de esto los niños regresaron a sus hogares, para alivio de sus familias. Algunos familiares pensaron en prohibir a los niños volver a ir a la colina esa tarde, preocupados por los comunistas, pero no hubo manera de convencerles, además, más de un millar de personas les esperaban en la colina.

Esa tarde, alrededor de la misma hora, vieron de nuevo los tres latidos de luz, y después de orar, la Virgen María habló con ellos y los niños hicieron bastantes preguntas, entre ellas, La preguntaron: ¿qué espera de los sacerdotes?, la Virgen respondió: “Ellos tienen que perseverar con firmeza en la fe y cuidar de la fe de la gente.”

Cuando volvían a casa descendiendo la montaña, volvieron a verla al pie del monte Podbrdo, en esta ocasión la Virgen les dijo: “No temáis nada” y se despidio “Adiós mis ángeles vayan en la paz de Dios”.

QUINTO DÍA. (28 DE JUNIO)

En este día las autoridades locales tomaron conciencia de que lo que estaba ocurriendo en Medjugorje tenia que ser eliminado.

Era domingo, y alrededor de quince mil personas inundaban Medjugorje, una muchedumbre absolutamente inusual que sobrepasaba la capacidad de las autoridades locales para controlar los acontecimientos.

Conociendo como conocían a la dictadura comunista a la que estaban sometidos, la gente del pueblo sabía que todo esto que estaba pasando tendría consecuencias, por ello, había una sensación de miedo mezclado con esperanza estaba en el ambiente, mientras la multitud se encaminaba al monte en silencio.

Después de la misa de la mañana, el Padre Jozo habló con cada uno de los niños individualmente, grabando todas las conversaciones; preguntó todos los detalles tratando de encontrar alguna inconsistencia o contradicción en sus testimonios, pero después de varias horas, terminó por sentirse algo confuso, no sabia que pensar, a los niños se les veía muy felices, como si realmente creyeran lo que decían y dijeran la verdad. ¿Cómo encontrar una solución a este asunto antes de que se pusiera realmente serio?, estaba muy preocupado.

De acuerdo con las notas que el hermano Ljudevit Rupcic, ayudante del padre Jozo, dejó sobre este día, el domingo por la tarde la multitud era demasiado grande y algunos voluntarios locales rodearon a los niños y les ayudaron a llegar hasta la colina, cuando llegaron, se arrodillaron y rezaron con la gente, y sucedió de nuevo que los tres latidos de luz brillaron y la Virgen se les apareció.

La Virgen rezó con ellos, acompañándolos en el Padre Nuestro y el Gloria, y permaneciendo en silencio durante el Ave María, luego los niños hicieron algunas preguntas a la Virgen, como porque no se aparecía en la iglesia parroquial y dejaba que todo el mundo la viera, para que así creyeran, “Dichosos los que no han visto y creen” respondió; también preguntaron:“Querida Gospa ¿Qué deseas de estas personas que están aquí reunidas? , Ella miró a la gente allí reunida, sonrió y dijo: “¡Que crean como si hubieran visto!”. .

A continuación la aparición terminó con la despedida de la Gospa: “¡Id en paz de Dios!”

SEXTO DÍA. (29 DE JUNIO)

El lunes 29 de Junio por la mañana, festividad de San Pedro y San Pablo, los videntes fueron detenidos y trasladados a Mostar para ser examinados por el equipo del hospital neuropsiquiátrico liderado por el Dr. Mulija Dzuda.

Buscando atemorizar a los niños, procuraron hacer del examen una experiencia lo más desagradable posible, realizando parte del mismo en el depósito de cadáveres.

La conclusión de los médicos encabezados por el Dr. Dzudza, un musulmán, fue que los niños eran mentalmente sanos, incluso el doctor se permitió escribir en su informe médico lo siguiente: “Los niños no son los que están locos, sino los que los trajeron aquí”.

Las noticias sobre Medjugorje ya aparecían incluso en la prensa local, lo cual suponía un verdadero desafío para un régimen de gobierno oficialmente ateo.

Los niños volvieron a sus casas alrededor de las 2:00 PM, mientras que una gran multitud cubria la montaña y oraba sin descando, bajo el implacable sol y la mirada severa de los militares y policias que el gobierno ya habia desplegado en Medjugorje.

Los niños fueron por la tarde a la colina acompañados por algunos familiares, y la Gospa apareció precedida por tres destellos de luz.

La Virgen dio a los videntes un mensaje: “Hay un solo Dios, una sola fe. Creed fuertemente y confiad”; luego respondió a las preguntas de los niños, estos preguntaron qué esperaba de ellos, Ella contestó: “Que tengais una fe sólida y mantengais la confianza”, tambien quisieron que les dijera si iban a ser capaces de soportar la presión y persecución a la que ya empezaban a estar sometidos, Ella respondió: “Ustedes, mis ángeles, no teman, serán capaces de soportarlo todo, deben creer y tener confianza en mí…”

Entre la multitud había una doctora enviada por las autoridades para observar el evento, su nombre era Drinka Glamuzina. Ella se acercó a Vicka y la preguntó si podía tocar a la Virgen. Vicka se lo preguntó a la Virgen, y ella respondió: “Siempre ha habido Judas que no creen, pero puede hacerlo”, entonces Vicka tomó su mano y la dirigió hacia Ella, cuando tocó a la Virgen, dio un paso atrás inmediatamente y desapareció entre la multitud. Vicka mas tarde declaró que la doctora fue esa noche a su casa, y la dijo que había sentido algo cuando tocó a la Virgen, una sensación extraña, como de hormigueo, parecía conmocionada.

SEPTIMO DÍA. (30 DE JUNIO)

Los acontecimientos que tiene lugar en Medjugorje preocupan al gobierno comunista, el cual comienza a tomar medidas.

Queda prohibido acercarse a la montaña, la cual queda protegida por algunos aldeanos, bajo la amenaza de que si permitían a alguien acercarse perderían sus hogares y tierras, todo lo que tenían, condenandoles a la pobreza absoluta.

Las autoridades preparan una trampa para mantener a los niños alejados de la montaña, para ello deciden utilizar a dos señoras del pueblo, que ofrecieron a los niños llevarles en coche con la excusa de aliviarlos de la carga de la multitud que había en Medjugorje.

Partieron de Bijakovici por la mañana, cuando ya tanto sus casas como la montaña estaban llenos de gente.

Los niños se sintieron aliviados desapareciendo durante unas horas, en la furgoneta no iba Iván, que estaba atrapado en su casa debido a la multitud que la rodeaba.

El viaje se alarga más de lo esperado, y en un momento dado los niños se dan cuenta de que no van a estar a tiempo para cuando ocurra la aparición en el monte; consiguen convencer a las señoras de que detengan el coche, era la hora a la que habitualmente ocurrían las apariciones y se encuentran en el otro lado de la montaña.

Llegado el momento, los cinco niños caen en éxtasis allí mismo, en la cuneta, y la aparición tiene lugar.

Los únicos testigos de esta aparición son las dos mujeres, que declararon haber visto tres luces potentes, antes de que los niños se arrodillaran y rezaran siete veces el Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Mirjana le preguntó a la Virgen si era posible tener las apariciones en otro lugar a partir de entonces, y Ella respondió que no le importaba, entonces la preguntaron si se aparecería en la iglesia en lugar de la colina, y la Virgen contestó que lo haría.

Y esta es la historia de los primeros siete días de las apariciones de Medjugorje, en las próximas semanas, el acoso y la persecución de las autoridades a los niños fue en aumento, y se les prohibió acercarse a la colina y a la iglesia, entre otra cosas.

HASTA NUESTROS DÍAS

LOS AÑOS 80 Y 90

Las apariciones continuaron de manera semi-clandestina, en la iglesia, en sus casas y en otros lugares.

El 12 de agosto de 1981, el ejército se desplegó en Medjugorje como si se tratara de una guerra. Llegaron helicópteros, camiones llenos de soldados con perros que patrullaban día y noche la montaña y sus alrededores y se pusieron controles de paso en las entradas al pueblo. Pero esto no consiguió mitigar el testimonio y el compromiso de los chicos, que seguían teniendo apariciones allá donde se encontrasen, ya fuera en los campos, en otras colinas, en sus propios hogares, o donde fuera.

Algo importante durante los primeros años de las apariciones, desde el primer dia en que la Virgen se presentó a los niños, sus palabras fueron de forma especialmente insistente una fuerte llamada a la oración y el ayuno por la intención de la paz.

Durante estos años el padre Jozo comenzó a acoger a los peregrinos en la iglesia, permitiéndoles participar en el Rosario y en la celebración de la Eucaristía. Los niños también rezaban allí su Rosario. Durante este período, alguna vez, la Virgen se apareció en la iglesia. Incluso, el mismo padre Jozo, una vez mientras rezaba el Rosario en la iglesia, vio a la Virgen. Estaba rezando cuando de pronto interrumpió la oración, y espontáneamente empezó a entonar un canto popular: “Lijepa si, lijepa Djevo Mario” (Oh, qué bella eres, Santísima Virgen María”. Toda la iglesia pudo percibir que algo extraordinario, fuera de lo común le ocurría. Luego declaró que la había visto.

A partir del 15 de enero de 1982, los niños vieron a la Virgen en una capilla lateral de la iglesia de Santiago, y a partir de abril de 1985, los niños dejaron de usar el entorno de la iglesia como lugar de las apariciones y comenzaron a tener lugar en una sala de la casa parroquial, esto fué debido a a la prohibición del obispo.

Desde el principio de las apariciones hasta hoy, sólo ha habido cinco días en los que ninguno de los niños ha visto a la Virgen.

La Virgen ha prometido comunicar a cada uno de los videntes diez secretos. Hasta el día de hoy, tres de los videntes, Ivanka, Mirjana y Jackov han recibido sus diez secretos, y no reciben ya la aparición cotidiana, sino que una vez al año ven a la Santísima Virgen. En cambio, Vicka, Marija e Ivan, que sólo recibieron nueve secretos, continúan viéndola diariamente. Según Mirjana, que fue la primera en recibir los diez secretos, dichos secretos serán revelados al mundo por un franciscano, el P. Petar Ljubicic. Diez días antes del cumplimiento del secreto, la vidente y el franciscano ayunarán a pan y agua. El séptimo día, es decir tres días antes de su realización, Mirjana le revelará el secreto al franciscano, quien lo anunciará al mundo.

En julio de 1981, la Virgen prometió igualmente dejar un signo indestructible y visible sobre la colina de las apariciones.

El 25 de cada mes, la Virgen da a Marija un mensaje destinado al mundo entero. Ella lo escribe y se lo transmite a un franciscano de la parroquia de Santiago Apóstol. Posteriormente es traducido y publicado en distintos idiomas.

Desde 1987, la Virgen se le apareció a Mirjana el día dos de cada mes y ora con ella por los no creyentes. Esta aparición estaba abierta a todos. A veces la Santísima Virgen daba allí un mensaje público. El 18 de Marzo del año 2020, la Virgen anunció a Mirjana que nuevamente se suspendían las apariciones del día 2 de cada mes, y continuarían, para ella, Mirjana, el día de su cumpleaños.

En estos años, comenzaron a celebrarse los Festivales de la Juventud Medjugorje, un encuentro anual de testimonio y oración, que siempre se celebra la primera semana de agosto. No han sido nunca cancelados por la guerra o por cualquier otro motivo.


AÑO 2000 EN ADELANTE

Medjugorje es un evento de fama mundial dentro de la Iglesia Católica. El hecho de que algunos videntes den testimonio de una experiencia mística cada día durante tantos años, se junta con los miles de testimonios de conversiones, vocaciones y otros frutos evangélicos, la vuelta a la práctica de los sacramentos, etc. que se han producido entre los peregrinos de Medjugorje, que hace crecer el fenómeno.

El Vaticano formó en 2007 un comité para investigar el fenómeno de Medjugorje, que se inició el trabajo de campo y el estudio en 2008 y después de varios años terminado su informe en 2014. El informe de la comisión en sí no es una decisión. La decisión debe ser tomada por el Santo Padre de acuerdo con los informes recibidos.

El 31 de Marzo del año 2018, el Papa Francisco, nombró Visitador Apostólico, para el Area Pastoral en Medjugorje, a Mons. Henryk Hoser, sacerdote de la Sociedad del Apostolado Católico y arzobispo-obispo emérito de Varsovia-Praga (Polonia). Mientras tanto, los fieles católicos puede hacer una peregrinación a Medjugorje con toda tranquilidad, como tantos otros lugares del mundo, dejando a trabajar en paz y confianza que debe ocupar la investigación, y dejando peregrinación con el apoyo de la Iglesia que desean hacerlo libremente.

Las apariciones son importantes, pero lo que es realmente importante son el resto de las cosas que sucede todos los días allí, la experiencia de la gente que peregrina allí en cualquier época del año. Son más de dos millones de peregrinos anuales.

Mientras tanto, los videntes siguen con sus vidas, los frutos se multiplican y los ataques de los medios de comunicación vienen de todas partes, desde medios católicos o no católicos, sin ningún tipo de interés o de respeto por la verdadera posición de la Iglesia ante Medjugorje o ante los innumerables testimonios de personas que afirman haber entrado o vuelto a la Iglesia debido a Medjugorje.

Cada año en el Festival de la juventud, más de 60.000 jóvenes peregrinos de más de sesenta diferentes países se reúnen en Medjugorje. La Eucaristía es concelebrada por más de seiscientos sacerdotes cada día y es posible ver cada noche más de doscientos sacerdotes confesando alrededor de la parroquia.


LOS FRANCISCANOS EN BOSNIA- HERZEGOVINA

LA ORDEN FRANCISCANA

Aquellos que estén familiarizados con la historia de la orden franciscana, conocerán que desde los tiempos de San Francisco, ha habido momentos de desacuerdo entre los franciscanos y sus obispos. Esto es lo que ocurre a lo largo de la historia cada vez que una gran renovación barre la Iglesia, y San Francisco no fue una excepción; la sencillez, la pobreza y la austeridad de los franciscanos fue un soplo de frescura y cambio ante la vida de riqueza y comodidades que disfrutaba el clero secular de la época, e hizo que la gente sencilla se sintiera atraída por ellos.

Muchos acudieron en masa a seguir a los franciscanos, hubo incluso quienes abandonaron sus parroquias locales para acercarse a los conventos franciscanos.

Este tipo de hechos produjeron problemas a los obispos locales, que tuvieron que escuchar las quejas de su clero secular con respecto a sus parroquias vacías y la pérdida financiera que suponía la perdida de fieles.

Aunque la mayoría de los obispos celebraron la renovación espiritual provocada por los franciscanos, algunos obispos se resistieron, e incluso presionaron para que abandonaran sus diócesis.


BOSNIA-HERZEGOVINA

HASTA 1350

Antes del siglo 14, la región de Bosnia estaba habitada en su mayoría por paganos y herejes (principalmente Bogomilistas). En 1339, con el decreto de supresión de la herejía de Bogomil en su mano, misioneros franciscanos entraron en Bosnia, con la esperanza de establecer el cristianismo en la región.

Los franciscanos tuvieron un éxito inmediato, y en cuestión de cuatro años, ya se había convertido hasta el rey Bogmil mismo, se habían establecido treinta y seis conventos en toda la región, y había ganado una gran aceptación entre las personas del lugar.

Los franciscanos se ganaron una gran reputación por su perseverancia, que incluso hizo que el Obispo Stadler comentara lo siguiente: «Probablemente no haya un país en el mundo, que tenga más que agradecer a los franciscanos, que Bosnia-Herzegovina. Los hijos de San Francisco se enfrentaron al mayor sufrimiento , la muerte y el destierro para conseguir mantener la fe católica en Bosnia. vivían para Bosnia y murieron por ella hasta que finalmente, llegaron días mejores a estas tierras, una vez más, gracias a ellos».

1350 – 1800

El éxito de los franciscanos pronto fue eclipsado por los invasores musulmanes, que invadieron Bosnia por primera vez en 1398; bajo la dominación musulmana, los cristianos de la región fueron sometidos a la opresión y la persecución del estado islámico, a veces incluso al martirio.

Debido a esto, muchos de los fieles huyeron a las regiones vecinas, solo algunos grupos de cristianos aguantaron en la región, los cuales, unidos a sus padres franciscanos, tuvieron éxito en la preservación de la fe en aquellas tierras.

1881

El control musulmán de la región finalmente es vencido, y Bosnia quedó bajo el control del Imperio austrohúngaro.

Los austriacos fueron los primeros en darse cuenta de que si querían controlar el catolicismo en Herzegovina, debían marginar el poder de los franciscanos (hasta este momento, los franciscanos habían sido los únicos sacerdotes de la región).

Los esfuerzos de los austriacos en este sentido sin embargo no dieron resultado, ya que la gente estaba muy unida a los franciscanos; ante esta situación, los austriacos decidieron poner en marcha una nueva táctica: fomentar se creara una diócesis en la región, para limitar la propagación de la fe y fervor de los fracniscanos, y que el poder temporal pudiera influir en la designación de párrocos y Obispo.

En Junio de 1981 comienzan las Apariciones.

EL PÁRROCO DURANTE LAS PRIMERAS APARICIONES EN MEDJUGORJE

El padre Jozo es una figura muy importante para entender los acontecimientos ocurridos en Medjugorje, los hechos aquí descritos están basados en datos históricos y en su propio testimonio. Su testimonio es el de un hombre de Dios, probado incluso con la cárcel y la tortura, pero aún así tiene la validez y la credibilidad que cada cual considere darle, al tratarse únicamente de un testimonio personal.

El padre Jozo Zovko fue asignado como párroco a la parroquia de Medjugorje el 11 de noviembre de 1980, a los 39 años de edad, y llevando ya 13 años como ministro de Jesucristo. Vino procedente de la parroquia de Posusje,situada al Noreste de Herzegovina. El padre tenía espiritualidad carismática y cuando llegó se encontró con un pueblo de ferviente tradicionalismo y profunda fe.

En el comienzo de las apariciones no se encontraba en Medjugorje, ocupado en algunas de sus obligaciones fuera de la parroquia, dirigiendo un retiro para las monjas de kloštar ivanić del 17 al 24 de de junio, en el norte de Croacia, desplazándose después fue a Zagreb para asistir a una reunión de la Renovación Carismática y finalmente hizo una visita a su antigua parroquia de Posusje, por la que sentía un profundo afecto y, como él mismo reconoció en alguna ocasión, algo de nostalgia. Durante estos días no pudo comunicarse por teléfono con la parroquia de Santiago de Medjugorje debido a una una tormenta eléctrica que afectó a las líneas telefónicas.

El Padre Jozo volvió a Medjugorje el 26 de junio, el tercer día de las apariciones. Al llegar notó más gente y coches de lo habitual por las calles, algo extraño, pero tan pronto como llegó a la iglesia de Santiago, se encontró con las monjas que le esperaban expectantes: «¿Dónde estaba usted?», le preguntaron, «¡Nuestra Señora se apareció a seis niños aquí!» . El Padre Jozo se sorprendió ante lo que le decían: «Dios mío, ¿Qué ocurre? ¿Qué están diciendo? .

Mientras estaba hablando con las monjas a las puertas de la iglesia de Santiago, los seis niños llegaron a la iglesia y comenzaron a hablar con él, abrazándolo, les llevó a la iglesia y tuvo una conversación con ellos.

El padre Jozo no conocía personalmente a los niños, llevaba poco tiempo como párroco de Medjugorje, sólo recordaba a Ivanka porque unas pocas semanas antes había oficiado el entierro y funeral de su madre.

Los niños querían compartir lo que es estaba ocurriendo y su inmensa alegría con él, pero el padre Jozo no quiso formarse una opinión prematura, lo primero que pensó es que todo el asunto podría ser una estrategia de las autoridades comunistas para desacreditar a la Iglesia Católica u otro tipo de manipulación.

El domingo 28, dijo en su homilía de la misa dominical: «Tenemos un Dios revelado aquí, con nosotros, en el Sacramento. No dejéis que vuestra curiosidad os haga buscar a Dios en otras partes, en la montaña».

Durante varios días, ayudado por uno de sus dos ayudantes, el padre Zrinko, interrogó a los niños, juntos y por separado. Después de los interrogatorios no consiguió formarse una opinión definitiva, no sabía qué pensar, los niños parecía decir la verdad, no se parecía una invención o mentira, sus testimonios eran consistentes, y parecían muy felices. Según sus propias palabras, su conclusión fue: «Tenemos que ser prudentes. Si se trata de Dios, Él estará a la altura y se mostrará claramente, pero si no es de Dios, tiene que ser detenido a tiempo..».

PADRE JOZO ANTE UNA DRAMÁTICA PERSECUCIÓN

En los dos primeros días de julio se produjo un cambio dramático en su percepción de lo que estaba ocurriendo, ocurrieron dos cosas que cambiaron su postura para siempre.

El 1 de julio el Padre Jozo estaba orando solo en la iglesia, mientras que todo el pueblo estaba en el Podbrdo, movidos por la curiosidad.

Muy preocupado por la situación, pedía a Dios que le ayudara a discernir qué pensar y cómo actuar ante la situación que tenía en su parroquia; fue en ese momento cuando pudo escuchar claramente una voz que le dijo: «Sal y protege a los niños, yo te diré después que hacer».

En ese momento se dirigió a la puerta central de la iglesia, la abrió y se encontró allí a los seis videntes, que le dijeron:»La policía nos persigue, ayúdenos»; sin vacilar, ocultó los niños a una habitación no utilizada dentro de la rectoría y se sentó fuera de la iglesia bajo un ciprés; unos minutos más tarde tres hombres de la milicia le preguntaron si había visto a los niños; él contestó que sí que los había visto; los policías, pensaron que les quería decir que les había visto corriendo delante de él y siguieron persiguiendolos hacia Bijacovicy, un pueblo adyacente a Medjugorje.

Esta situación dio la oportunidad a los niños de estar en la parroquia el siguiente día siguiente y rezar el rosario; la iglesia estaba llena de gente rezando, y durante el rezo del rosario la Virgen se apareció a los niños, pero algo especial ocurrió, esta vez el Padre Jozo también la vio.

Unos días más tarde, la policía y los oficiales de la Liga Comunista ordenaron al Padre Jozo suspender todas las misas, sacramentos o actividades y cerrar la iglesia de Santiago. El padre Jozo se negó a hacerlo, y presentó su caso en la Comisión de Asuntos Religiosos en Sarajevo, pero no fue muy bien recibido, el presidente de la comisión no quiso escuchar nada, e incluso le gritó, acusándole de que los hechos que ocurrían en Medjugorje eran más políticos que religiosos, que su verdadero objetivo era la promoción del nacionalismo croata y que los cerebros que estaban detrás de estos incidentes debían ser procesados. La Comisión de asuntos religiosos estaba al servicio del partido comunista, como era práctica habitual en todas dictaduras comunistas.

El 11 de agosto de 1981, el Padre Jozo y sus dos asistentes fueron convocados por la policía comunista en su sede en Mostar y recibieron una advertencia final para que dejaran de celebrar la misa vespertina, cerraran la iglesia y acabaran con las multitudes que oraban en la Colina de las Apariciones.

El Padre Jozo respondió que continuaría celebrando misa, siempre y cuando la gente siguiera viniendo a la iglesia. Su determinación se tomó como un delito por parte de las autoridades, siendo detenido el 17 de Agosto. Fué acusado de conspiración para derrocar la constitución comunista.

El juicio de Padre Jozo comenzó y terminó en el mismo día, el 21 de octubre de 1981, fue declarado culpable de sedición, delito que podría haber incluso acarreado una condena a muerte.

En la mañana del día siguiente se dictó sentencia, siendo condenado a una pena reducida de tres años y medio de prisión.

DESPUES DE LA PRISIÓN

Cuando fue liberado de la prisión, el 18 de febrero de 1983, la primera persona a la que el Padre Jozo visitó fue a su obispo.

El padre Jozo y el obispo tuvieron una larga conversación, según el testimonio del padre, el obispo justificó sus acciones afirmando que había sido «imposible» para él haber actuado de otra manera, amenazado como estaba por la policía y la agencia de inteligencia comunista. Mencionó también la presión que los sacerdotes diocesanos habían hecho sobre él recomendándole no apoyar a Medjugorje, reconociendo que algunos de sus sacerdotes diocesanos le habían escrito una carta reprochándole su apoyo a las apariciones. Estos sacerdotes diocesanos estaban en contra de Medjugorje y la razón principal era que temían que los franciscanos ganaran más prestigio del que ya tenian entre la gente del pueblo debido a las mismas.

El obispo Zanic le dijo al padre Jozo que, en esta situación, amenazado por las autoridades por un lado, e incluso por sus propios sacerdotes, por otro, se vio obligado a pensar y actuar como lo hizo. Según el padre Jozo, sus palabras fueron: «¿Cómo pude haber actuado de otra manera? ..[].. Yo no quería ir a la cárcel por Medjugorje..[]..ni tampoco deseaba, después de ser obispo, pasar a ser vicario o pastor asistente de una aldea pequeña», diciendo esto último en referencia a la presión ejercida por los sacerdotes diocesanos de su diócesis. Temía a la agencia de seguridad e inteligencia, ya que podían encarcelarlo y torturarlo como hicieron con el padre Jozo, y a sus propios sacerdotes porque él era nuevo en el puesto y en la diócesis y le habían amenazado con causar problemas e incluso algún tipo de boicot si continuaba apoyando Medjugorje.

Ante esta situación el obispo solo tenía dos opciones, abdicar y aceptar lo que el destino le deparara con el sacrificio correspondiente, o rechazar Medjugorje, y decidió lo segundo.

El obispo Zanic se retiró en 1993 y fue sucedido por su ayudante, monseñor Ratko Peric. El nuevo obispo siempre ha tenido una opinión negativa sobre Medjugorje.

El Padre Jozo fue acusado varias veces por el sucesor del obispo Zanic, el obispo Peric de desobediencia; preguntado sobre esta cuestión, el Padre Jozo explicó que no sentía que había sido desobediente al obispo.

«No he sido desobediente, cuando el obispo me prohibió ir a Medjugorje o hacer otras cosas, respeté su decisión y dejé de ir a Medjugorje o de hacer lo que indicaba, porque nunca actuaría en su contra. Pero, sinceramente, hay una cosa a la que no puedo renunciar, y es dejar de hablar de la Virgen. Si tengo que elegir entre la cárcel o anunciar, ser perseguido o anunciar , estar en silencio o dar testimonio, he decidido darlo. ¿El obispo y yo? muchas personas se sorprenderían de saber que nunca hemos hablado personalmente, nunca ha tenido ningún interés en conocer mi experiencia u opinión sobre Medjugorje.»

«He sido sacerdote durante más de 42 años (en el momento de la entrevista, en 2009) y amo a la iglesia católica. He dedicado toda mi vida a ella».

«Me alejé de Medjugorje cuando él me pidió que lo hiciera, yo respeto a mi obispo, y nunca diría nada en contra de él; He optado por no juzgarlo».

«El obispo no tiene por que aceptar Medjugorje, o aceptarme a mí si él piensa que estoy molestando a su concepto de la Iglesia; he aceptado todo esto, nunca me presenté más en Medjugorje porque no quería hacer nada en contra de su voluntad».

«Sin embargo, el obispo ha decidido que Medjugorje no podía ni ser mencionado en su diócesis; no lo decidió después de estudiar lo que sucede allí, simplemente lo decidió. No voy a juzgarlo, pero, de la misma forma que ellos pueden elegir entre decir sí o no, yo sólo puedo elegir una cosa. Esa es mi decisión y no lo siento, no puedo arrepentirme de ella».

El 9 de febrero de 2009, una declaración de la iglesia anunció que el Padre Jozo, con el conocimiento y aprobación de sus superiores franciscanos, sería trasladado por solicitud propia al convento de Badija, citando razones de salud.

El 14 de Julio del 2020, fue nombrado como nuevo Obispo de Mostar, Monseñor Petar Palic.


EL APOSTOL DE LA REINA DE LA PAZ, PADRE SLAVKO BARBARIC.

Fr. Slavko Barbaric nació el 11 de marzo de 1946, en la familia de Marko y Lucija Stojic en Dragicina (parroquia Cerin). Cursó los estudios de primaria durante ocho años en Cerin, y los de secundaria en Dubrovnik. Ingresó en la orden franciscana en Humac el 14 de julio de 1965. Hizo sus votos perpetuos el 17 de septiembre de 1971. Fue ordenado sacerdote el 19 de diciembre de 1971. Estudió en Sarajevo, Graz y Friburgo. Terminó sus estudios en Graz (Austria) logrando una maestría. Después de 5 años de actividad pastoral en la provincia de Herzegovina, en la parroquia de Capljina, el año 1978 continuó sus estudios en Friburgo, donde obtuvo el doctorado en Pedagogía Religiosa y el título de Psicoterapeuta.

Como sacerdote franciscano trabajó en Capljina desde 1973 hasta 1978. De la primavera del 1982 a septiembre de 1984 trabajó en Mostar como catequista de estudiantes, dirigió seminarios de oración para religiosas en Bijelo Polje, cerca de Mostar. Debido al trabajo fecundo con los jóvenes y los cursos de oración que los estudiantes aceptaban extraordinariamente, el régimen comunista de aquel momento comenzó a perseguir a Fr. Slavko. En esos momentos difíciles, el Excelentísimo Cardenal Franjo Kuharic, protegió en su actividad a Fr. Slavko Barbaric.

Por su conocimiento de los principales idiomas europeos, además de las obligaciones en las parroquias en las cuales trabajó, Fr. Slavko Barbaric trabajó incansablemente con los peregrinos de Medjugorje desde su regreso de los estudios en el año 1982. Fue trasladado oficialmente a Medjugorje el año 1983, a petición del Obispo Zanic. El año 1985 fue trasladado a la parroquia Blagaj, y en el año 1988 lo fue a la parroquia de Humac, lugar en el que ejerció como Capellán y profesor auxiliar de seminaristas.

Al inicio de la guerra de los Balcanes, en Bosnia-Herzegovina, cuando todos los sacerdotes antiguos se fueron a Tucepe como refugiados con la autorización verbal de Fr. Drago Tolj, provincial en aquel momento, Fr. Slavko permaneció en Medjugorje.

Desde el inicio de su actividad en Medjugorje comenzó a dedicarse a su trabajo literario, escribiendo libros de contenido espiritual: Oren con el corazón, Dame tu corazón herido, Celebren la Misa con el corazón, En la escuela del amor, Adoren a Mi Hijo con el corazón, Con Jesús y María en el Gólgota hacia la Resurrección, Oren juntos con el corazón gozoso, Madre, guíanos a la paz, Sígueme con el corazón, Conversaciones y Ayunen con el corazón. Los libros de Fr. Slavko Barbaric han sido traducidos a veinte idiomas y publicados más de 20 millones de ejemplares en todo el mundo. También escribió artículos en diversas revistas. Fue redactor jefe del Boletín de San Francisco en Capljina, colaboró en las revistas Tradición Católica, Vocero de la Paz y en la radioemisora “Mir” de Medjugorje. Junto con su trabajo de escritor, habló incansablemente a los peregrinos, dirigió las Adoraciones Eucarísticas, las oraciones ante la Cruz, el rezo del Rosario en el Podbrdo y la devoción del Vía Crucis en el Krizevac, lugar en el que terminó su vida terrenal. Dirigió encuentros anuales para sacerdotes y jóvenes, en la casa provincial “Domus Pacis” dirigió seminarios de ayuno y oración. Debido a los grandes daños provocados por la guerra fundó y dirigió una institución para la educación y el cuidado llamada la “Aldea de la Madre” en la cual actualmente viven más de 60 personas (huérfanos de guerra, niños de padres separados, madres solteras, ancianos abandonados y niños enfermos). Si alguien quería a los niños era justamente Fr. Slavko. Y los pequeños también lo amaban: siempre estaba alrededor de ellos y él siempre supo reunirlos en torno a él – tal como Jesús! Su formación y educación psicoterapéutica le permitieron el trabajo con los adictos de la comunidad “Cenáculo” que fundó Sor Elvira y especialmente en la casa de Medjugorje, el “Campo de la Vida”. La ayuda de los benefactores de todo el mundo procuró encauzarla en dos fondos: el “Fondo para los hijos de los caídos en la guerra de liberación de la patria” y el “Fondo de amigos de jóvenes con talento” – para ayudar a jóvenes estudiantes.

Es dícil destacar de manera especial algo de la vida de este gran hombre poco común sin olvidar injustamente lo demás. Sin embargo, si lo intentáramos, eso sería seguramente el período de su vida en Medjugorje. Fr. Slavko Barbaric viajó por todo el mundo difundiendo el mensaje de paz y de reconciliación. Fue el alma y el corazón del movimiento de paz que nació en Medjugorje. Estaba dotado de grandes cualidades: conocimiento de idiomas, facilidad en la comunicación con la gente, formación, simplicidad, preocupación y cuidado por el necesitado, energía inagotable, diligencia, y sobre todo devoción, humildad y amor. Esa fue justamente la esencia de su vida: con la oración y el ayuno llevar las almas a Dios a través de María – la Reina de la Paz.

Fr. Slavko Barbaric falleció el 24 de noviembre de 2000 a las 15,30 horas. Después de haber terminado la oración del Vía Crucis, que habitualmente dirigía cada viernes en el Krizevac con los fieles de la parroquia y los peregrinos, repentinamente sintió dolor, se sentó en una piedra, cayó al suelo, perdió el conocimiento y entregó su alma al Señor.


https://www.gospachile.cl

Para pedir oraciones, escribir a esclavituddeamor@gmail.com

o ingrese al chat : Gospa Chile Oración

APOSTOLADO VIRTUAL REGNUM DEI